El Banco Mundial vendió a Román su participación en la petrolera Roch

Nicolas Gandini.- La empresa Román deberá incorporar, en breve, una quinta solapa en la web institucional que describe las cuatro unidades de negocios del mayor jugador del mercado de logística del país. Al zócalo integrado por Transporte, Grúas, Servicios Portuarios e Ingeniería, tendrá que agregar la de Oil & Gas. Es que la compañía de origen nacional, fundada por Alfredo Román en 1961, desembarcará en la industria hidrocarburífera: acaba de adquirir el porcentaje accionario de Roch, la petrolera creada por el empresario Ricardo Chacra, que estaba en manos de la IFC, brazo financiero del Banco Mundial. Así lo confirmaron a El Inversor Online dos fuentes ligadas a la operación sin relación entre sí.

Román pasará a controlar cerca de un 32% del paquete accionario de Roch, una petrolera independiente, tal como se conoce en la jerga petrolera a las operadoras que no cuentan con el respaldo de un grupo multinacional, con activos en Tierra del Fuego, Santa Cruz, Mendoza y Neuquén. La operación puede ser interpretada desde distintos crisoles. Desplegando una lectura optimista, allegados a la productora destacaron que el desembarco del grupo local en el upstream de hidrocarburos -exploración y producción- viene aremediar una deuda histórica de la industria, la falta de empresarios nacionales que participen del negocio del oro negro, y contribuirá a incrementar las inversiones en la búsqueda y explotación de petróleo y gas.

Desde la otra vereda, algunas voces del sector advirtieron que la salida del Banco Mundial no hace más que confirmar el deterioro del frente externo de la Argentina, afectado por el cepo cambiario, la imposibilidad de girar divisas y las trabas a la importación. En rigor, la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) empezó hace tiempo a desacelerar el apalancamiento de proyectos hidrocarburíferos en la Argentina. De hecho, a fines de 2012 comunicó a varias petroleras que cerraba las líneas de crédito abiertas en el país. “¿De qué sirve tener como socio a una empresa con una importante espalda financiera que, sin embargo, no está dispuesta a acompañarte en proyectos de inversión?”, se preguntó un directivo de una petrolera neuquina que está al tanto de la operación.

Alfredo Román compró las acciones del Banco Mundial en Roch

Alfredo Román compró las acciones del Banco Mundial en Roch

La incorporación de Román, un grupo local que controla la mayor flota de camiones del país y está acostumbrado a operar en la economía vernácula, es, en ese sentido, un punto a favor. Si bien no trascendió el monto de la operación, se sabe que la compañía logística compró casi una tercera parte de Roch. Con el capital inyectado, obtuvo el 14% que estaba en poder de la IFC y permitió a Chacra cancelar un crédito millonario (alrededor de US$ 20 millones) con el organismo multilateral, por lo que adquirió un porcentaje adicional del paquete total de la petrolera. Se estima que, en total, controlará un 32% de la operadora.

Chacra es una rara avis en el upstream local. Petrolero desde hace más de tres décadas, cultor de un bajo perfil e ingeniero de profesión, es uno de los pocos empresarios que se animó a crear su propia compañía de hidrocarburos. Formado en la YPF estatal, en 1990 fundó una firma para brindar servicios a la industria petrolera. Pero resultó favorecido con la apertura del mercado, que le permitió sumar sus primeras concesiones. Desde el principio, se concentró en la explotación de áreas marginales, es decir, campos menores, alejados de los centros de cuenta o maduros, que no eran del interés de las grandes petroleras. Aunque luego fue ampliando su porfolio de activos con yacimientos en Tierra del Fuego, Santa Cruz (en 2009 se quedó con las áreas vendidas por Chevron), Mendoza y Neuquén.

La inclusión de Román como socio le permitirá afrontar con renovado financiamiento compromisos de inversión más de US$ 40 millones en todas sus campos petroleros. En la isla selló en julio la extensión por 10 años de concesiones en las que una UTE liderada por Roch (asociada con Apco Austral; Antrim Argentina; Roch; San Enrique Petrolera; DPG y Secra) deberá desembolsar US$ 54 millones. En tanto que en Santa Cruz, la petrolera encabeza un consorcio que asumió inversiones por más de US$ 30 millones. “En conjunto, en todas las áreas operadas por Roch se comprometieron desembolsos por alrededor de US$ 100 millones, de los cuales alrededor de 40 millones corresponden a la empresa. El resto deberá ser aportado por los socios”, explicaron allegados a la petrolera, que produce 500 metros cúbicos diarios (m3/d) de crudo y 1,75 millones de m3/d de gas, según datos del IAPG.

El Inversor