Los españoles casi habían liquidado YPF

Entrevista a Marcelo García del Nuevo Proyecto Energético Latinoamericano (NPEL)

Por Mario Hernández (especial para ARGENPRESS.info)

Mario Hernández (MH): Advertí a nuestros oyentes que este año íbamos a tener muchas comunicaciones con Marcelo. Creo que va a ser así porque el tema energético ha pasado a ser central en el marco de la crisis que se vive en nuestro país.

Estuve escuchando atentamente el discurso con el cual la Presidenta inauguró las sesiones legislativas el pasado 1º de marzo en lo atinente al problema energético donde sostuvo, refiriéndose a YPF, que en esta recuperación que hemos hecho en 2012 a la fecha, incrementamos en un 2.2 el gas natural, 2012 contra 2013, el petróleo un 3.4, de diciembre 2012 al mismo mes de 2013, el gas natural un 11.4 y 8.7 el petróleo, desde el 2002 que YPF no tenía un incremento en la producción de petróleo.

Luego en referencia al acuerdo con Repsol: “quiero mencionar especialmente el papel que desarrolló en la negociación el Ministro de Economía, Axel Kicillof y el Secretario Legal y Técnico, Dr. Zannini. La negociación fue entre el Estado nacional y Repsol y se logró un acuerdo por U$S 5.000 millones”.

Finalmente, en relación al tema de la energía dijo: en 2003 había autoabastecimiento argentino, teníamos 54% de pobreza, 25% de desocupación, no había una sola fábrica abierta, claro que teníamos que exportar gas, si no había nadie que tuviera trabajo, la gente no tenía nada para enchufar, ahora han comprado de todo, con un país que en 10 años acumula un crecimiento superior al 90% donde se abrieron más de 200.000 empresas, donde se redujo el desempleo, se incrementaron los salarios, se duplicó el parque automotor y el consumo de energía domiciliaria. Solo estamos importando el 9.4 de la oferta total de energía”.

Esto leí el domingo. Una síntesis del discurso presidencial en Página 12 y vos me enviaste un artículo tuyo que sostiene lo contrario. ¿Quién tiene razón, Cristina Fernández de Kirchner o Marcelo García?

Marcelo García (MG): En qué brete me metiste. Nosotros hemos hablado en varias oportunidades en relación al tema, fundamentalmente a partir de la expropiación de Repsol por YPF. Lo primero que hay que decir es que los números son incontrastables, son números, pueden falsearlos, pero además cada uno les da la interpretación que quiere.

MH: Como hacemos los sociólogos con las estadísticas.

MG: Exactamente. Es cierto que YPF, desde la expropiación de Repsol, ha recuperado sus niveles productivos respecto de la situación decreciente cuando era dirigida desde Madrid. No solo lo que dice la Presidenta en cuanto a una mayor producción, un 3% en petróleo y un 2% en gas, incluso hay datos que podría haber aprovechado mucho mejor. YPF es casi la única empresa que está explorando en Argentina. Todas las demás van a una baja considerable.

Lo que no dice es que el nivel de gas decreció un 5.5% entre 2012/13 contra el 2% que creció YPF, que no logró frenar la caída que se viene registrando en los últimos años tomando en cuenta al resto de las empresas.

Lo mismo pasa en el rubro petrolero. YPF crece el 3%, pero a nivel nacional, todas las cuencas y todas las provincias petroleras, cayeron un 2%. Ahí está el problema. No es cómo ha mejorado YPF en este último período a partir de la expropiación. Eso es cierto y sus planes de inversiones, exploración, perforación y producción son mejores, pero también hay que decir que lo que venían haciendo los españoles durante los últimos tiempos era poco menos o más que desastroso. Sería como comparar la economía argentina hoy con la de 2002. Si comparás con el fondo del mar siempre te va a dar para arriba porque no hay posibilidad de ir más abajo. Los españoles casi habían liquidado YPF.

Argentina está cada vez peor energéticamente

Mi artículo intenta ubicarnos en lo que ahora sí es una verdadera crisis energética porque en 2010 Argentina tuvo que importar energía por U$S 2.254 millones. En 2013 esa cifra se disparó a U$S 8.606 millones. Es cierto que hay una mayor actividad económica desde el 2003/4 que tuvo un pequeño sacudón con la crisis internacional en 2009/10 y ahora se mantiene relativamente estable, con algunos elementos a la baja, pero sigue habiendo una recuperación. Esto significa que Argentina necesita más energía para funcionar. No solo porque se vendieron mayor cantidad de aparatos de aire acondicionado sino porque hay un mayor nivel productivo que no solo se ve reflejado en el mayor consumo de energía sino también en el nivel de ocupación. El problema es cómo resolver esto, esta necesidad de consumo energético que tiene Argentina porque no se produce a nivel local.

YPF es la única empresa que tuvo niveles positivos en gas y petróleo respecto a 2012, todas las demás, absolutamente todas, produjeron menos, tanto gas como petróleo, aunque el gran problema argentino está centrado en el gas teniendo en cuenta que en los dos últimos años y fundamentalmente en 2013, se tuvo que empezar a importar petróleo. Argentina no lo hacía desde 1985. Se tuvieron que comprar U$S 255 millones que comparado con las compras de gas es muy poco.

Este es el problema fundamental que tiene Argentina en cuanto a materia energética y en medio no se puede dejar de mencionar todo lo que ha venido haciendo el gobierno, a mi modo de entender completamente equivocado, excepto la expropiación a Repsol, porque se le han dado cuanto incentivo y beneficio se les puede llegar a dar a las empresas petroleras y los niveles de producción no se recuperan.

MH: Quería volver sobre la felicitación al Ministro de Economía y al Secretario Legal y Técnico porque he visto críticas muy fuertes al acuerdo de pago por la expropiación de YPF a Repsol. También me gustaría que me aclararas las cifras porque estoy confundido. Me parece que no son solo U$S 5.000 millones porque hay una serie de cláusulas que elevarían esa cifra, no sé si al nivel planteado por el Proyecto de Resolución legislativo presentado por la bancada del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) que sostiene que se ha contraído una deuda del orden de los U$S 11.000 millones, pero me da la impresión que supera los U$S 5.000 millones que se mencionan públicamente. Digo esto porque Argentina se compromete a compensar, en caso que los bonos que se emitirán sufran una desvalorización, con otra emisión de títulos por U$S 1.000. Se fija también una tasa de interés del 8.75% muy por encima de los valores internacionales.

¿Es válido pagar U$S 5.000 millones por la expropiación parcial de YPF?

MG: Estuve escribiendo y revisando sobre el tema. Es cuestión desde dónde lo quieras mirar. Antes de sacar una conclusión si U$S 5.000 millones es poco o mucho hay que hacer el siguiente trayecto: en 1922 se fundó YPF por el General Mosconi, fue donde se plantó el primer mojón. De ahí hay que empezar la historia. Setenta años después, en 1992, el menemismo la privatizó junto a todos los que acompañaron esa decisión, peronistas, radicales, los propios kirchneristas, los diputados de Santa Cruz no se negaron a votar la privatización.

MH: Las provincias petroleras fueron las más interesadas en que se privatizara YPF.

MG: Porque recibieron el pago compensatorio de las regalías mal liquidadas que fueron de U$S 500/600/700/400 millones a cada una en ese momento.

En 1999 llega Repsol, después que YPF se transforma en S. A. y compra un poco más del 98% de las acciones y se queda con casi la totalidad de la empresa.

En 2008 nos anunciaron la argentinización con la llegada del Grupo Eskenazi de la mano del kirchnerismo.

MH: La burguesía nacional.

MG: Que fue presentado como un proceso de argentinización y se nos dijo que iba a haber beneficios con un mecanismo económico y de compra muy sencillo con el cual vos, yo, cualquiera se puede transformar en empresario fácilmente: compro una empresa y de las ganancias que obtengo la voy pagando. No invierto nada, no pongo un solo centavo.

En 2012 se expropia a Repsol. Ese fue un paso adelante después de un montón de errores que cometió éste y anteriores gobiernos. El problema es hacia dónde va. Hoy está demostrado que está sirviendo para recuperar a la empresa, pero no para resolver los problemas de fondo porque se privatiza una YPF que manejaba casi el 70% del mercado argentino y cuando se la expropia posee como máximo el 30% del mercado energético de hidrocarburos y combustibles en Argentina.

¿Cuál es la situación hoy? Este pago que plantea el gobierno a Repsol, si uno mira U$S 5.000 millones en relación a lo que pretendía Repsol, es más o menos la mitad. Se hablaba de U$S 10.000 millones. Desde ese lugar le estaríamos pagando la mitad. No estaría mal.

Ahora bien, el propio Kicillof, cuando habló en el Congreso al momento de la expropiación, dijo que el reclamo que había hecho la gerencia española en el CIADI era de U$S 10.500 millones y que el balance de la compañía a ese año había arrojado un valor de U$S 7.053 millones.

Lo estuvimos charlando con Martín Scalabrini Ortiz y para él Repsol al momento de la expropiación no valía más de U$S 2.100 millones.

Hay un informe muy interesante, “El informe Mosconi”, elaborado por Kicillof y De Vido al momento de la expropiación. Allí se detallan todas las tropelías que había venido haciendo la gerencia española, por ejemplo, entre 1999 y 2011 perdió el 39% de la producción de petróleo y el 45% de la producción de gas entre 2004 y 2011. Está escrito por Kicillof y De Vido.

En 1999 contaba con 2.768 millones de barriles equivalentes de petróleo como reservas. A 2011 se redujo a 977 millones. Se habían perdido en doce años el 64% de las reservas. Tengamos en cuenta que una empresa petrolera vale fundamentalmente por sus reservas, por lo que puede seguir produciendo en el futuro. Además, esas reservas se dilapidaron porque YPF las tenía también en el resto de Sudamérica, EE. UU. e Indonesia y fueron traspasadas o vendidas de YPF a Repsol.

Por otro lado, está el pasivo ambiental que dejó. Como su única intención era maximizar la rentabilidad, explotaba a cualquier precio y condición. Dicen Kicillof y De Vido: Repsol en los yacimientos argentinos, solo entre 2008/11 se habían detectado casi 2.000.000 de m3 de tierras contaminadas por la empresa española con un costo de remediación cercano a U$S 120 millones y un total de 4.500 derrames de petróleo en el lapso de cinco años.

Recapitulemos: U$S 5.000 millones siguen siendo la mitad de U$S 10.000 millones y las 2/3 partes de U$S 7.000 millones y más del doble de U$S 2.100 millones.

Cuando vas a pagar una propiedad, tenés que evaluar cómo está la casa, no lo que dice el catastro cuando la construyeron, puede estar mejor o peor, pero en el caso de YPF está demostrado que estaba mucho peor.

¿Es válido pagarle los U$S 5.000 millones? Yo creo que no y creo que la depreciación de la calidad de la empresa y además, el daño ambiental causado y no valuado, son elementos que quizá motiven el día de mañana un juicio a Repsol por parte del Estado argentino por los daños económicos y ambientales causados, pero no creo que suceda. Por algo Repsol apluade cuando le proponen este acuerdo.

Argenpress