Obama insta a la UE a desarrollar el 'fracking' y comprar más gas americano

Los Estados Unidos y la Unión Europea van a poner a sus ministros de energía a trabajar para “acelerar” el proceso que permita a los Veintiocho reducir su dependencia energética de Rusia, a la que en estos momentos compra una tercera parte de sus importaciones de gas y petróleo.

Obama, junto a Barroso y Van Rompuy, en un momento de la cumbre

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha esbozado dos posibilidades: que Europa explote sus propias fuentes energéticas, en una clara referencia a la extracción de gas por fragmentación hidráulica (fracking) y que aumente sus importaciones de gas de EEUU.

“Es útil que Europa mire sus propios activos energéticos, así como la forma en la que los EEUU pueden ofrecer activos energéticos adicionales”, ha asegurado Obama durante la rueda de prensa celebrada tras su encuentro hoy en Bruselas con Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, y José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea.

“La cuestión es si nuestros ministros de energía son capaces de encontrar vías en las que podamos acelerar este proceso de diversificación. Y eso es algo con lo que nosotros estamos muy comprometidos. Creemos que puede ser bueno para Europa. Y creemos que puede ser bueno para EEUU”, afirmó Obama.

Esta decisión llega en un momento especialmente tenso entre Occidente y Rusia, después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, decidiera anexionarse la región autónoma ucraniana de Crimea. Los 28 no consiguen ponerse de acuerdo en qué sanciones económicas a corto plazo hay que adoptar para represaliar a Moscú, pero sí han instado a la Comisión Europea a trabajar en una propuesta para diversificar las compras de gas. Además, la UE y EEUU se encuentran negociando un acuerdo de libre comercio para liberalizar sus intercambios comerciales, reducir aranceles y unificar criterios y regulaciones.

“Este evento [la crisis ucraniana] ha destacado la necesidad de Europa de mirar cómo podría diversificar sus fuentes de energía”, afirmó Obama. Sin embargo, el presidente de EEUU advirtió de que este proceso “no va a ocurrir de la noche a la mañana”, por lo que se refirió a la “necesidad de moverse con urgencia”. De hecho, el G7 instó el lunes a celebrar una reunión de ministros de energía y la semana que viene tendrá lugar otra reunión en Bruselas entre John Kerry, secretario de Estado, y Catherine Ashton, responsable de relaciones exteriores de la UE. Obama ha advertido de que el proceso no va a ser fácil, ni el de aumentar las exportaciones, ni el de extraer gas esquisto mediante fragmentación hidráulica. Sobre este último, la UE debe tomar decisiones difíciles al respecto: “No existen fuertes de energía libres, ideales y baratas. Cada fuente de energía tiene sus inconvenientes. Europa colectivamente […] debe encontrar fuentes adicionales para diversificar y acelerar su independencia energética. Los EEUU como fuente de energía es una posibilidad y nosotros hemos sido bendecidos con recursos increíbles.

Pero también hemos tomado nuestras decisiones y afrontado las dificultades y desafíos del desarrollo de energía”. Y sobre las compras de gas natural a EEUU, Obama también advirtió de que el proceso no depende enteramente de la voluntad de los gobiernos: “Nosotros ya autorizamos diariamente la exportación de tanto gas natural como el que Europa consume al día. Pero este va al mercado abierto. No está etiquetado directamente [para la UE]”. Sin embargo, reconoció que el acuerdo comercial entre la UE y los EEUU podría ser beneficioso para este intercambio comercial: “Una vez tengamos el acuerdo comercial con la UE, las licencias de exportación para gas natural estadounidense licuado para Europa serán mucho más fáciles”, afirmó Obama

Expansión.com