Debate caliente y aprobación holgada

La Cámara de Diputados convirtió en ley el acuerdo del Gobierno con Repsol

A las cuatro de la madrugada de ayer, el Congreso ratificó el convenio con la petrolera española por la expropiación del 51 por ciento de YPF. El oficialismo y aliados reunieron 135 votos, contra 59 en contra y 42 abstenciones.

La Cámara de Diputados de la Nación convirtió en ley, a las cuatro de la madrugada de ayer, el acuerdo de entendimiento entre el gobierno nacional y Repsol. El Frente para la Victoria reunió 135 votos positivos, con el apoyo del Movimiento Popular Neuquino, Nuevo Encuentro, el bloque que integran Facundo Moyano y Omar Plaini (Cultura, Educación y Trabajo), el PJ La Pampa y el Frente Cívico por Santiago. También votaron a favor el dirigente gremial de la UOM y representante de Tierra del Fuego Oscar Martínez, la dirigente social y ex aliada de Raúl Castells, Ramona Pucheta, y el Movimiento Popular Fueguino. Por su parte, la UCR, el frente de izquierda, el FAP, Unidad Popular y el resto de los integrantes de Unen se pronunciaron en contra con 59 votos. El PRO, el Frente Renovador y el bloque Trabajo y Dignidad de Mario Das Neves –42 legisladores– se abstuvieron. Hermes Binner (PS) estuvo ausente a la hora de la votación.

A partir de este acuerdo, el Estado nacional abonará por la recuperación de la petrolera 5000 millones de dólares en títulos públicos a largo plazo y pondrá fin a un proceso iniciado hace dos años, cuando el Congreso declaró de interés público la producción de hidrocarburos en el país. El acuerdo debía estar aprobado antes del 1° de mayo. Por su parte, la petrolera Repsol ya convalidó el acuerdo en su junta de directores.

“La verdad es que a nosotros nos parece una irresponsabilidad muy grande que la oposición no acompañe este acuerdo amistoso celebrado con Repsol. No es responsable votar negativamente. Tampoco es responsable abstenerse. El déficit energético del que hablan todos, y les encanta mirar para atrás, yo los invito a mirar al futuro y a trabajar por el futuro. Cuando llegamos no andaba nada. Ustedes también gobernaron en el año 2000 y a fines de los ’90. ¡No andaba nada en este país!”, sostuvo Juliana Di Tullio, presidenta del bloque del FpV.

Las palabras de Di Tullio fueron en respuesta a Mario Negri, presidente del bloque de la UCR, quien habló antes que ella. “Perdimos el autoabastecimiento. Pero ahora viene el futuro, muchachos. Hay que cambiar el criterio rentista porque eso no es vivir con lo nuestro. Eso fue en otro momento, en un mundo no globalizado. Por querer decir que vivimos con lo nuestro, vamos a terminar con lo puesto, nada más. Eso es lo que nos está sucediendo”, manifestó Negri casi al final de la sesión que duró más de 15 horas.

El debate transcurrió con relativa calma. La diputada Elisa Carrió no pudo con su genio y arrancó su alocución con una denuncia. Acusó al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, de haber participado “del vaciamiento de YPF”. La legisladora, llena de papeles en su banca, tuvo que pedirle ayuda a uno de sus compañeros. “Fernandito, ayudame con tantos papeles que no puedo”, sostuvo. Había aludido a Fernando Sánchez, también diputado de la Coalición Cívica Unen. Luego de formular su denuncia, Carrió adelantó que se presentaría en la Justicia. Nancy Parrilli, la hermana de Oscar Parrilli, salió al cruce. Carrió también mantuvo un duelo dialéctico con Graciela Camaño (Frente Renovador), quien la acusó de decir “mentiras”.

Si bien la sesión fue extensa, pocos legisladores aprovecharon el tiempo de sus exposiciones para reflexionar sobre la actualidad de YPF, una vez que el Estado recuperó su manejo con la expropiación del 51 por ciento de las acciones.

Un dato que había sido aportado por los funcionarios del equipo económico tras su paso por el Congreso indica que el año pasado la petrolera comenzó a frenar el drenaje de divisas. A partir de la expropiación, la compañía le permitió al Estado ahorrarse 1200 millones de dólares en la importación de gas, como consecuencia directa del aumento de la producción. A su vez, dejaron de remitirse más de 2000 millones de dólares anuales a España en concepto de utilidades.

Por otro lado, las reservas probadas treparon un 11 por ciento. Otro dato relevante es que el índice de reemplazo de reservas fue del 158 por ciento. “Aquí se ha dicho que la Argentina posee la reserva más importante del mundo de shale después de China y de los Estados Unidos. Eso está en Vaca Muerta. El futuro es inmenso para la Argentina y demanda una enorme responsabilidad. Repito, demanda una enorme responsabilidad, cosa que no se ha visto hoy (por ayer) en este Parlamento por parte de la oposición”, concluyó Di Tullio.

Página/12