Bariloche: “Una agresión que sigue impune casi dos años después”

El 18 de julio de 2012, Mauro Velázquez fue agredido cuando intentaba ordenar el tránsito en una de las 46 marchas de Bariloche contra la megaminería. “Si bien la visión no se encuentra hoy afectada, Mauro debe realizar un tratamiento dental y controles periódicos de los tornillos que le colocaron en la operación para recomponer la mandíbula”, indicaron sus compañeros

foto54661a428

Por Asamblea de Bariloche contra la Megaminería

A casi dos años de la brutal agresión que sufrió nuestro compañero Mauro Velázquez el 18 de julio de 2012, cuando intentaba ordenar el tránsito en una de las 46 marchas de Bariloche contra la megaminería contaminante en defensa del agua y la vida, y a pocos días de que el Superior Tribunal de Justicia de la provincia deba resolver si se sobresee o no al escribano Adolfo Ernesto Repetur, la asamblea de Bariloche contra la megamineria desea recordar a la opinión pública, que Repetur conducía la camioneta que se abalanzó sobre una joven participante de la marcha que tenía a su pequeño hijo en brazos. Luego descendió de la camioneta y retuvo a Mauro, mientras que el agresor, quien según fuentes judiciales (diario Rio Negro del 7/9/2013) sería Gustavo Ampuero, que aún se encuentra prófugo, le propinó una patada de karate que le originó una múltiple fractura de mandíbula y le comprometió su visión.

Si bien la visión no se encuentra hoy afectada, Mauro debe realizar un tratamiento dental y controles periódicos de los tornillos que le colocaron en la operación para recomponer la mandíbula.

No se tuvieron en cuenta, al ameritar el caso, las consecuencias inmediatas y futuras de la cobarde agresión, el sufrimiento físico y moral de Mauro, el tratamiento de por vida que tendrá que afrontar, los interminables gastos médicos, la angustia de su familia, los momentos injustamente vividos como consecuencia simplemente de manifestarse pacíficamente, haciendo uso de derechos que son garantizados gracias a vivir en democracia. Nada de esto hubiera ocurrido de no haber entre nosotros inadaptados que actúan impunemente violando los derechos de los demás.

Para nosotros es incomprensible que el agresor Ampuero, y Repetur, partícipe necesario y cómplice de ese intento de asesinato, estén libres. El hecho de que Ampuero esté dos años prófugo parece explicarse únicamente por complicidad de sectores de poder con este personaje,

Recordando este violento incidente reclamamos, además, a los automovilistas, un mínimo de tolerancia, ya que nuestra manifestación es un reclamo en favor de toda la comunidad, y en defensa del agua que es un bien de la vida.

Exigimos a las autoridades que corresponda que hagan justicia y no dejen otro caso más de asesinato o intento de asesinato impune en esta provincia.

Puerta E