Reformas a la Ley de Hidrocarburos: “Es la tendencia a profundizar el saqueo”

cta

 Reformas a la Ley de Hidrocarburos

“Es la tendencia a profundizar el saqueo”

El Secretario Adjunto de la CTA Nacional y Secretario General de la FeTERA, José Rigane, fue entrevistado por el programa radial “Ahora es cuando” que se emite los martes y jueves de 20 a 22  por radio FM Radio San Jorge 96.5 de Caleta Olivia. Durante la entrevista, Rigane fue consultado sobre los debates en torno a las reformas que se pretenden introducir a la actual Ley de Hidrocarburos. Política energética, soberanía y recursos naturales los ejes centrales del reportaje.

¿De qué se trata esta modificación a la Ley de Hidrocarburos?

La verdad que lo que se está discutiendo hoy con el nuevo proyecto de Ley  de Hidrocarburos, para nosotros, es la tendencia a profundizar el saqueo que puede durar 30, 50, 100 años más. Hay una discusión que no es de cara, es de espaldas al pueblo.

Cualquier modificación que se haga, en términos generales, va a ser superadora porque la que está vigente es una ley de la época de Onganía, de Krieguer Vasena. Así que cualquier modificación puede terminar siendo buena en términos generales.

Ahora, pareciera que explotar Vaca Muerta, extraer los hidrocarburos no convencionales tanto de petróleo como gas, parece que es la promesa de felicidad eterna. Esto me hace acordar un poco a la década del ´90  cuando se planteaba que la privatización nos ponía en la pista del despegue para ingresar al primer mundo, y así nos fue.

Hoy se está discutiendo entre el Gobierno nacional con la participación de YPF S. A y los gobiernos provinciales. Esta discusión que se está dando entre ellos, a espaldas del pueblo, es la discusión por quién se queda con la mayor tajada de la renta; es una discusión que se basa en la necesidad de recuperar el autoabastecimiento. Están dispuestos a llevar adelante inclusive contratos, acuerdos, concesiones al estilo de lo que se hizo con Chevron. Acuerdo que tiene cláusulas secretas que todavía el pueblo argentino desconoce, no ha tenido la suerte ni la oportunidad de saber de qué se trata.

Otro aspecto que uno podría mencionar en esta discusión es que pareciera que la decisión de ir sobre los hidrocarburos no convencionales y desarrollar el fracking como instrumento de obtención del petróleo y el gas, no tuviera ningún tipo de inconvenientes en el mundo. Se lo plantea como algo que se puede llevar a la práctica y entonces no se habla de la cantidad de millones de litros de agua que se necesitan por pozo, no se dice de la posibilidad de contaminación, no se habla de los sismos que esto produce como está sucediendo en alguno de los Estados de Estados Unidos; tampoco de la utilización del ingreso a presión de arena, químicos que son alrededor de 500 y que algunos ni siquiera se conocen sus componentes y que son los que provocan la contaminación del agua, de los animales, de los seres humanos. Nada de esto se dice, nada de esto se habla, y en todo caso esto se trata de disfrazar o de limpiar, a los efectos de tratar de que nadie conozca las consecuencias que puede originar.

Lo que se está discutiendo es sobre los recursos de nuestras provincias.

Como la propuesta del Gobierno de la nueva Ley tiene modificaciones y esas modificaciones establecen nuevos criterios de alcance nacional que podría ponerle límites a los procesos de edificación de las áreas petroleras y gasíferas, sobre todo límites a la renta que tienen las provincias, es por esta razón que se ha desarrollado este debate y esta confrontación entre cuatro paredes entre el Gobierno nacional, las provincias petroleras, los gobernadores de las provincias petroleras y la propia YPF S. A.

La idea es que el Gobierno nacional quiere suprimir determinadas modalidades contractuales, como es el tema de este procedimiento denominado “acarreo”, y que es un mecanismo donde las provincias pueden terminar captando porciones adicionales de renta, porque actúan como pequeños socios tanto de YPF como de los propios Grupos Multinacionales que desarrollan proyectos de exploración, de explotación y no necesitan desembolsar el capital.

Ahora, este esquema es el que el Gobierno nacional intenta ponerle fin y obviamente esto genera resistencias de distintas provincias; y por otro lado también hay una decisión de profundizar las condiciones que se van a establecer para el desarrollo de la explotación y de la exploración a gran escala de lo no convencional. Ustedes recuerden que para el acuerdo con Chevron se puso en marcha un Decreto, el 929, que establecía una serie de condiciones para que se llevara adelante ese acuerdo. Y ahora la idea es que van a establecer nuevas condiciones. Por ejemplo, una sería extender las concesiones a 35 años con una posibilidad de prórroga de 10 años más. Actualmente, la Ley de Hidrocarburos convencionales es por 25 años, y este tipo de concesiones sería por un plazo mucho más extendido. Además, con el desarrollo y la implementación de la técnica del fracking hay un escenario que es sumamente preocupante y donde evidentemente acá no se está discutiendo nada que tenga que ver con el medioambiente, ni con las situaciones de los pueblos originarios.

Después, la otra cuestión es que hay que entender que todas las concesiones terminan en el 2016, 2017 y en algunos casos, como las que fueron prorrogadas hasta el 2047 como fue con la Panamerican Energy por el propio Kirchner, o Loma de La Lata por De La Rúa. También en ese sentido significa una modificación de fondo. Cuando vino Chevron e hizo el acuerdo con la Argentina había que invertir 1.000 millones de dólares para poder hacer el desarrollo; ahora la exigencia va a ser mínima: 250 millones de dólares para acceder a lo que sería la posibilidad de pauta mínima de inversión.

 ¿La Ley de Hidrocarburos contempla algún resguardo en cuanto a lo ambiental?

No, esto último del medioambiente lo han dejado pasar, y tienen que entender que todo lo que se conoce a través de los trascendidos es a través de las publicaciones que están realizando algunos especialistas, que van tomando conocimiento de esta discusión y de estas propuestas; y también de los medios del establishment que van comunicando este debate. Y no hay un debate puesto de cara al pueblo, acá no se está resolviendo la soberanía en función de los intereses del pueblo argentino, acá no se está debatiendo para que la gente tenga acceso a la energía y pueda vivir con dignidad, que pueda acceder al agua, al gas y a la electricidad como una forma base de sustento digno.

No, acá lo que se está resolviendo son los beneficios para los Grupos Multinacionales que son los que están ávidos de ingresar a esta formación geológica para quedarse con nuestra riqueza, como lo hicieron en la década del ´90. Y también hay que decir que no en vano ha pasado por aquí la representación de Estados Unidos, la de Rusia y la de China. Estados Unidos viene con Chevron que es la representante más importante que tiene en el desarrollo del fracking en todo el mundo, y viene porque tienen la necesidad de quedarse con los recursos energéticos de todos los lugares que sean posibles.