Cruces por el destino de YPF

Massa había puesto en duda la llegada de inversiones para Vaca Muerta y adelantado que, de ser presidente, sacaría a Galuccio de YPF. Ayer, Urribarri y Capitanich defendieron la actual gestión y hablaron de una movida privatizadora.

Sergio Massa y Sergio Urribarri, con miradas opuestas sobre la gestión de YPF y su futuro.

El gobernador de Entre Ríos y precandidato del FpV, Sergio Urribarri, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, salieron al cruce del diputado y precandidato presidencial del Frente Renovador, Sergio Massa, quien en una reunión con empresarios petroleros había sugerido que en caso de llegar el año que viene a la Casa Rosada reemplazaría a Miguel Galuccio al frente de YPF y también criticó la política energética del gobierno nacional. Urribarri y Capitanich denunciaron un supuesto “proyecto privatizador” del ex intendente de Tigre y el intento de boicotear la llegada de inversiones externas al yacimiento no convencional de Vaca Muerta.

Para Urribarri, el dirigente del Frente Renovador está “nervioso” por “el avance en términos de acuerdos e inversiones que viene logrando la empresa” petrolera estatal. “Cuanto más avanza YPF, hay menos margen para el proyecto privatizador de Massa”, advirtió el entrerriano. “La de Massa es una actitud de boicot a los planes de inversión internacional que gestiona actualmente YPF para desarrollar sus proyectos energéticos que convertirán a la Argentina en una gran productora de hidrocarburos”, sostuvo el precandidato presidencial del Frente para la Victoria en un comunicado.

Los dichos del gobernador llegaron en respuesta al mensaje que dio Massa ante empresarios del sector energético en un almuerzo en el que relativizó el potencial de explotación de hidrocarburos de la Argentina y advirtió que “con 40 puntos de inflación y cepo” cambiario, el yacimiento neuquino de Vaca Muerta “es un espejismo”. Además, dejó caer el nombre del empresario Oscar Vicente para la conducción de la petrolera estatal en caso de llegar a la presidencia en 2015. Vicente es un empresario con trayectoria en el área durante más de tres décadas y con buena aceptación del establishment: actualmente dirige el grupo Oil Combustibles, de Cristóbal López, y antes de eso fue el responsable del área para la familia Perez Companc.

Las declaraciones de Massa, yendo no sólo contra una política del gobierno nacional sino contra una figura como Galuccio, que cuenta con la aprobación de algunos espacios opositores –ayer incluso fue elegido “CEO del año” en una votación entre empresarios organizada por El Cronista–, encontró respuesta en el oficialismo. “Hay una enorme expectativa en el ámbito petrolero mundial por la explotación del yacimiento de Vaca Muerta, pero también por otros yacimientos que están surgiendo y la exploración de nuestra cuenca off shore”, consideró Urribarri.

Además, el entrerriano, quien recomendó a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que pusiera a Galuccio al frente de YPF, señaló que “de ninguna manera se detendrá el destino de autoabastecimiento energético, que es una de las metas de la gestión de Miguel Galuccio que, justamente, vino a gerenciar la compañía, pero también a dar un horizonte de largo plazo a las innumerables inversiones que están en gatera para llegar a la Argentina”.

Más temprano, Capitanich había asegurado que las declaraciones de Massa ante los empresarios reflejan una defensa de “los intereses de las empresas privadas” del sector. “No cabe duda de que Sergio Massa tiene una orientación absolutamente definida respecto de los intereses que promueve y defiende. La decisión estratégica de nacionalizar YPF es muy importante” porque busca “garantizar la mayor autonomía hidrocarburífera”, dijo en su tradicional rueda de prensa matutina.

Esta no fue la primera vez que Massa se despega de Galuccio, un funcionario cuya labor fue elogiada públicamente por precandidatos opositores como Mauricio Macri y Ernesto Sanz. En julio, en ocasión de una visita a Neuquén, donde se encuentra el yacimiento de Vaca Muerta, el ex intendente de Tigre había criticado al presidente de YPF porque “eligió ser un funcionario político y no un técnico” y ya ahí anticipó su voluntad de removerlo en caso de llegar a la Casa Rosada. “Los cargos políticos duran el tiempo establecido para ese cargo y tengo entendido que Galuccio fue puesto por el Gobierno”, dijo.

Página/12