Serie Web // e: transición y soberanía energética

Nos enseñaron que E=Energía. Pero no nos dijeron qué tipo de Energía ni para quién estaba orientada. Hoy en todo el mundo su producción genera conflictos y el consumo energético reproduce las desigualdades propias del actual sistema económico. A esto se suma la desmedida quema de combustibles fósiles que alimenta la peor crisis que hoy afrontamos: el cambio climático. Pero de las entrañas a la crítica de este sistema surgen en distintos territorios otras formas de producir, gestionar y consumir la Energía. De eso se trata E, la narración de una serie de experiencias que construyen su propio devenir haciendo un camino soberano hacia ese horizonte que es la transición energética.

//comodoro rivadavia

Comodoro Rivadavia es una ciudad construida sobre un yacimiento hidrocarburífero. Su centenaria historia, recorrida de la mano con la explotación petrolera, muestra que los únicos derrames son de hidrocarburos. Las desigualdades que aparecen en este territorio están latentes, a partir de una industria que ordena la vida de quienes lo habitan. En esas condiciones, Comodoro pareciera ser una metáfora del mundo, en donde los impactos de la combustión de combustibles fósiles está llegando a un punto crítico para el ambiente, y ha generado profundas desigualdades e impactos sociales. ¿Cómo pensar un nuevo modelo energético desde un lugar marcado por el petróleo?

//armstrong

En Armstrong, Provincia de Santa Fe, una cooperativa eléctrica decidió tomar en sus manos la producción de electricidad y a través de una alianza con organismos del Estado, construyó su propio parque eólico e instaló sistemas de autoproducción en veinte casas de la localidad. Este proceso de generación distribuida, acerca los centros de producción con los de consumo de energía, así como lleva a nivel local la decisión de qué energía se produce y para qué.

//cutral có

En Cutral Co, un laboratorio del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) realiza mediciones de aerogeneradores de baja potencia al mismo tiempo que ha impulsado la instalación de estos “molinos” en zonas rurales alejadas de las redes eléctricas que cubren las zonas urbanas. La falta de un impulso público más sistemático, sumado a las dificultades de apropiación por parte de las comunidades locales hacen que estos programas aún sean muy reducidos. Sin embargo este proceso muestra que se puede realizar una producción de energía limpia, controlada por el Estado, que llega a poblaciones históricamente marginadas.

//uruguay

Uruguay inició hace una década una verdadera revolución energética, transformando casi la totalidad de su sistema eléctrico en uno basado principalmente en eólicas e hidroeléctricas. Sin embargo dicho proceso significó el ingreso de diversas empresas privadas que transformaron en un negocio el sistema de generación eléctrica, antes monopolizado por la empresa estatal UTE. ¿La transición energética solo es un recambio de fuentes?

//magallanes

Magallanes, la región más austral de Chile, es un territorio marcado por el frío extremo que demanda un alto consumo de energía. Por eso la discusión energética es clave para poder vivir en condiciones dignas. ¿Cómo se disputa la democratización de la energía en un país donde el debate está cooptado por grandes empresas? Las experiencias ciudadanas de Punta Arenas y Puerto Natales apuestan por tomar el debate energético en sus manos.

//río  turbio

La cuenca carbonífera de Río Turbio es el único lugar del país donde se extrae este mineral. Sus habitantes están cruzados por la actividad minera, motor de la economía de la zona. Sin embargo los límites impuestos por el cambio climático y la responsabilidad que tiene el carbón en ese proceso ponen en entredicho la explotación. La situación de los mineros de Río Turbio nos invita a pensar una transición energética que no solo sea ambientalmente sustentable, sino que también sea justa, y no deje a miles de familias en la calle.

e // Serie Web
Realización y Producción: Observatorio Petrolero Sur y VacaBonsai Colectivo Audiovisual

 

Esta publicación es financiada con recursos de la Fundación Rosa Luxemburgo con fondos del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ). El contenido de la publicación es responsabilidad exclusiva de OPSur, y no refleja necesariamente una posición de la FRL.

También cuenta con fondos de la Fondation Un Monde Par Tous

 

 

Artículos relacionados