Archivo de la etiqueta: Trabajadores

Absolvieron a petroleros de Las Heras

Por Red Eco

Así lo resolvió el tribunal de la Cámara Criminal Oral de Caleta Olivia. Los obreros petroleros Néstor Vibares, Martín Oñate y Jorge Armoa habían sido acusados por “coacción agravada” y “entorpecimiento de la actividad económica” por realizar un reclamo gremial frente a la empresa Bacsa en el año 2014, cuando integraban la comisión directiva del sindicato petrolero de Santa Cruz.

La empresa no se había presentado como querellante de manera directa. El principal acusador de los trabajadores fue el representante del Estado, el fiscal Ariel Candia, del Juzgado de Instrucción de Las Heras.
Tras conocerse la sentencia, los trabajadores plantearon: “está claro que esto no termina acá. Esto es un triunfo importante para todos los trabajadores, pero sabemos que hay muchos otros trabajadores que están en la misma situación. Por eso tenemos que seguir luchando y salir a defender a cada uno de los trabajadores que hoy injustamente está procesado por esta justicia que está totalmente al servicio del poder político”.

Pamela Fernández, integrante de Apel Santa Cruz, publicó un análisis del veredicto en Prensa Obrera, en el que resalta los siguientes puntos:
1) La acusación del fiscal mantuvo todo el tiempo en jaque al derecho de defensa de los imputados, impidió que pudieran conocer detalladamente las circunstancias de tiempo de la acusación. En virtud de ello, el Tribunal le reprochó al fiscal la falta de congruencia en la acusación fiscal, ya que sólo describe un reclamo de tipo laboral, y no un delito. El fiscal no sólo no cumplió con las garantías procesales que debe tener todo imputado de conocer de manera concreta cuál es el hecho que se le atribuye, sino además que una clara indeterminación del hecho atribuido obligaría a los juzgadores a correr el riesgo de asumir funciones acusatorias, invadiendo el campo de la acción penal, lo que bajo ningún aspecto puede ello ocurrir, debiéndose declarar la nulidad de la acusación por afectar el derecho de defensa en juicio.

2) A la hora de dar marco temporal a los hechos, el acusador aludió al inicio de las medidas de acción directa, pero este es un derecho legítimo de los trabajadores según el art. 14 bis de la Constitución Nacional Argentina, como señala el fallo, y no conductas ilícitas o violatorias del sistema penal. La medida de fuerza fue señalada de forma despectiva y criminosa en franco desconocimiento de las garantías constitucionales de segunda generación a los gremios o asociaciones sindicales (ley 14.786), señalaron los jueces.

3) El fallo señala con referencia al derecho de huelga: “Es francamente insólito que un Juez de la Constitución considere al derecho de huelga como un medio comisivo de un ilícito penal… Cómo pudo insertarse tal descripción de los hechos como integrantes de un plan criminal, es un dislate sin parangón que abonaron los funcionarios que integran el Ministerio Público Fiscal al traer a juicio hechos que notoriamente no encuadran en figuras penales y que eventualmente, pueden ser objeto de control administrativo por parte de la autoridad laboral y en el marco de aplicación de las leyes especiales (…) Surge prima facie que se hizo uso de la prisión preventiva para hacer cesar una huelga”.

Cabe recordar que existen antecedentes similares de criminalización de la protesta en la provincia de Santa Cruz. El caso más conocido es el de la persecución contra otros nueve obreros petroleros, incluso cuatro de ellos fueron condenados a cadena perpetua en 2014 en una causa nula, con testimonios falsos obtenidos bajo tortura, por haber participado en protestas durante el año 2006, hechos en los que murió el policía Sayago.

Fuentes: Indymedia Trabajadores / Prensa Obrera.

Vaca Muerta: ocho muertes por la flexibilización y la explotación laboral

YPF y Tecpetrol en la mira

nqn loma campana visita al yacimiento de YPF foto mati subat 05-12-2014

Por Marcelo García / El Extremo Sur

En 15 meses se produjeron ocho muertes de obreros petroleros en Vaca Muerta. Los fallecidos son la cara más trágica del voraz sistema de flexibilización y superexplotación laboral. Esa cantidad de trabajadores muertos en los yacimientos es casi la misma registrada en los cuatro años que van de 2014 a 2017, y en apenas 24 meses se produjo el 30% de accidentes fatales ocurridos desde 2011. Los yacimientos de YPF y Tecpetrol concentran el mayor índice de mortalidad laboral.

Sumados a la víctima fatal producida en Chubut en marzo, ya totalizan 9 los obreros fallecidos en menos de dos años. Esa cifra representa casi un tercio de los 30 decesos suscitados en nueve años.

Las muertes de los obreros Maximiliano Francisco Zappia (24 años) y Cristian Nicolás Baeza (34 años) muestran el avance voraz de los ritmos de la explotación laboral y la flexibilización de las condiciones de seguridad con que las compañías del sector buscan maximizar la rentabilidad.

Ambas víctimas trabajaban para la contratista PECOM en el yacimiento Fortín de Piedra -localizado en Vaca Muerta- que opera la petrolera Tecpetrol del Grupo Techint.

Tras los dos nuevos decesos se vuelve a hablar de “fallas humanas” y “negligencia” como si se tratara de inculpar a los propios obreros. Resulta llamativo que se sugiera que un trabajador no le otorga valor a su propia vida.

Sabrina Fagan, pareja del fallecido Cristian Baeza y madre de dos hijos, publicó en Facebook: “Que no se ponga en tela de juicio un solo momento la pericia de Cristian para con su trabajo, y de su entrega y gusto por lo que hacía. Por lo que más sabía hacer. Lamentablemente hay situaciones ridículas y absurdas, al punto de ser increíbles, que generan estás desgracias. Desgracias evitables e irreparables”.

Muertes obreras en Vaca Muerta: empresas, sindicato y Estado deslindan responsabilidades

El domingo Cristian Baeza, de 34 años, y Maximiliano Zappia, de 24, fallecieron al caer a una pileta de purga. Dos jóvenes trabajadores de la empresa de servicios petroleros PECOM, en el área Fortín de Piedra, el yacimiento estrella de Tecpetrol.

Por Mayra Pérez / La Izquierda Diario

Fortín de Piedra es hoy el área estrella de Vaca Muerta, la actividad extractiva actualmente se ubica en la margen norte del río Neuquén, pero el bloque también incluye al pueblo Sauzal Bonito y las tierras de la comunidad mapuce Wirkaleo, al sur de ese cauce.

A través de un comunicado oficial la empresa confirmó que “el deceso de ambos operarios sucedió mientras realizaban una recorrida por la planta CPF, en una pileta de purga, por causas que aún se tratan de establecer. El hecho fue comunicado a las autoridades correspondientes y está en marcha el proceso de investigación”.

Por su parte Guillermo Pereyra, titular del sindicato petrolero salió a abonar a que nuevamente la mirada esté puesta en los trabajadores, y no en quienes deben garantizar su seguridad. “No sabemos si fue una falla de la seguridad de la empresa o fue un descuido de los compañeros”, declaró el dirigente sindical.

A dos días de la visita de Macri a Vaca Muerta donde habló de “la revolución del empleo”, las consecuencias del ajuste y la flexibilización laboral muestran su cara más cruda. En el corazón de Vaca Muerta siguen muriendo obreros por la desidia patronal.

Se contabilizan un total de 8 muertes obreras en un año en Vaca Muerta. El acuerdo para aumentar la productividad que sellaron el Gobierno nacional, el neuquino, las petroleras y el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, tiene mucho que ver con la seguidilla de muertes evitables y hechos de inseguridad laboral en la industria petrolera.

Los ritmos de producción obligan a que no se garanticen las medidas de seguridad mínimas. Actualmente el esquema de trabajo es 12 horas diarias, 14 días de trabajo y 7 de descanso (14×7).

Desde La Izquierda Diario hablamos con Martín Álvarez Mullally, investigador del Observatorio Petrolero Sur para ahondar al respecto.

“Estamos consternados. Hay que seguir lamentando las muertes obreras porque sería muy terrible para nuestra sociedad que se vayan acostumbrando. En EE.UU. la muerte obrera desde que llegó la industria del fracking es alarmante. Y la sociedad norteamericana se ha ido acostumbrando a que el trabajo petrolero sea el trabajo más riesgoso” señaló en diálogo con este medio.

Sobre el análisis en cuanto a responsabilidades, el investigador petrolero afirma que “hay diferentes puntos de análisis y de responsabilidades. En principio sobre cuáles son los roles. Vemos que en todo este contexto cada vez que mueren obreros en accidentes en distintos yacimientos lo que termina ocurriendo es que las miradas se ponen en ellos. Incluso tal es el caso de trabajadores compañeros de Mauricio Segura, uno de los últimos obreros fallecidos, en este último año, fueron llevados a la justicia, incluso con una carátula muy grave que era homicidio, digamos algo que realmente decidieron dar marcha atrás y ahora terminaron los trabajadores haciendo un acuerdo de prejuicio y llevando a que hagan un año de cursos de seguridad”.

Además, señala con preocupación que “en los últimos accidentes ha estado la mirada puesta siempre en los trabajadores, las responsabilidades siempre son puestas a ellos. Se habla muy poco de las responsabilidades que tienen las empresas en materia de seguridad. Se habla muy poco las responsabilidades que tienen los Estados en materia de control y fiscalización y sobre todo qué responsabilidades tienen en los sindicatos, que tienen delegados en cada uno de los yacimientos y que son los que tienen que mirar y estar capacitados para poder marcar todas esas falencias.
Porque esta sería la mejor forma de cuidar a los trabajadores”.

Además, indicó que eso no ocurre “porque toda esta gente está dedicada a hacer negocios. El interés es la renta, los ojos están puestos sobre la renta. No sobre un tema tan central como es seguridad e higiene. Esto se traduce en políticas públicas concretas, una de las políticas públicas es la adenda, que fue un marco de flexibilización, de reducción de costos para las empresas, pero a costa de qué, de mayor riesgo para los trabajadores”.

Álvarez Mullally agregó que “lo mismo ocurre con el resto de las políticas que se van implementando y en épocas de precios volátiles, de cambios de reglas de juego en el sector, siempre que hay ajuste el ajuste va hacia los trabajadores o hacia seguridad e higiene. Son tiempos en lo que hay que estar mucho más atentos y si a las empresas no las fiscaliza el Estado, va a tener que ser el Estado el responsable de todo lo que vaya ocurriendo”.

“Es el Estado el que impulsó el desarrollo de este megaproyecto Vaca Muerta, que claramente toda esta estructura que requiere no estaba preparada, no lo tienen aceitado y no hay políticas públicas que sean destinadas de manera correcta hacia ese sector”, finalizó el investigador de OPSUR.

Mientras siguen circulando versiones e hipótesis de estas nuevas muertes obreras que muestran la desidia patronal, la única certeza es que no había seguridad. ¿Cómo no hay una malla de seguridad en una pileta que almacena los residuos del cóctel que se utiliza en el fracking, compuesto de agua, químicos y arenas silicias? Eso es lo que ni las empresas, sindicato y Estado quieren responder.

Vaca Muerta, la nueva tragedia argentina

Detrás de las extraordinarias reservas de gas y petróleo, de inversiones millonarias y del cambio de matriz energética, se multiplican las víctimas. Muchas más de las imaginadas. Un megaproyecto camino a transformarse en una pesadilla para varias generaciones.

Por Maxi Goldschmidt / Cítrica

¿Cuánto tiempo tardaremos en darnos cuenta? ¿Será muy tarde cuando eso ocurra? ¿Tanto nos gustan los espejitos de colores?

Vaca Muerta es eso: espejitos de colores.

La reserva de petróleo no convencional más grande de Argentina y la segunda de gas no convencional más grande del mundo es, o podría ser, una gran oportunidad para el país. Aunque todo hace indicar que, como casi siempre, será un negocio para pocos. Y lo que es peor: una tragedia para muchos.

LOS MUERTOS DE VACA MUERTA

Ariel Sajama tenía 41 años. Murió hace un mes a causa de una explosión en un pozo en el área Aguada del Chivato, en Neuquén, operada por la firma Medanito. Durante 2018, fueron cinco los obreros petroleros que se llevó el megaemprendimiento “que va a salvar al país”, según el presidente Mauricio Macri: Julio César Sánchez, Mauricio Segura y Miguel Ángel Chocola Fernández murieron aplastados; César Poo, por un politraumatismo de tórax producto de un golpe; Daniel Torres murió después de varios días de estar internado con quemaduras severas por un incendio.

Foto: Martín Alvarez Mullally

Además, hay varias causas abiertas que apuntan a los propios trabajadores o a sus compañeros como responsables. Los “accidentes”, cotidianos y que no trascienden por las presiones de la industria, están íntimamente relacionados con el acuerdo para aumentar la productividad que sellaron el Gobierno nacional, el neuquino, las petroleras y el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa.

“Los ritmos de producción obligan a que no se respeten las medidas de seguridad. Los accidentes son más comunes de lo que se cree”, dice un supervisor de YPF.

“Todo el tiempo hay capacitaciones pero después cuando llegamos a los pozos no cumplimos con nada. Los ritmos de producción obligan a que no se respeten las medidas de seguridad. Los accidentes son más comunes de lo que se cree”, dice un supervisor de YPF que, por supuesto, pide anonimato.

POZOS QUE NO VEN…

Nashira tiene siete años, pantalón rosa y una remera con muchas estrellas. “No podíamos dormir por el ruido, y mi hermanita lloraba porque le dolían los oídos”. La hija mayor de Estela Raninqueo y Adrián Jaramillo también quiere dar su testimonio. La familia vive en la Calle Ciega Nº 10 en el barrio Costa Este, en Allen, Río Negro. A 200 metros de una locación con varios pozos, y rodeados de torres de perforación que afectan a decenas de vecinos, algunos de los cuales prefieren no hablar: YPF ofreció firmar, a cambio de más de 20 mil pesos, un acuerdo de confidencialidad y que les impide protestar o reclamar judicialmente.

Foto: Martín Alvarez Mullally

Trabajan desde las 8 de la noche hasta las 6 de la mañana, porque a esa hora no hay controles. Es constante el zumbido de los motores, y lo más insoportable es el pi pi de los camiones cuando hacen marcha atrás”, cuenta Adrián, que es empleado rural y se angustia porque “mi hija Mailen se despierta llorando y me pide por favor que apaguemos el ruido”.

“Empezó a venir humo, olor a azufre y los obreros salían corriendo. A los pocos días aparecieron muchos pájaros muertos. Y nos dolía todo el tiempo la cabeza”

Durante dos años las obras estuvieron paradas. Fue tras la explosión de julio de 2015. “Empezó a venir humo, olor a azufre y los obreros salían corriendo. A los pocos días aparecieron muchos pájaros muertos. Y nos dolía todo el tiempo la cabeza”, cuenta Estela, con su hija menor en brazos. Se llama Jaqueline, tiene un año y cinco meses. “En diciembre convulsionó. No sabemos por qué, pero para nosotros es por las torres: nunca nos explicaron por qué fue la explosión ni qué es ese olor que sentimos y nos da dolor de cabeza y alergia”.

El de esta familia no es un caso aislado. Es uno entre tantos. Y la respuesta oficial, como durante años se escuchó respecto a los agrotóxicos, es que “no hay estudios” que demuestren que los daños a la salud están relacionados con esta industria. Pero es mentira. Ya hay estudios que demuestran los efectos del fracking.

Foto: Martín Alvarez Mullally

“Genera diferentes tipos de enfermedades y perjuicios a la salud de las personas expuestas a esa técnica, tanto los trabajadores como quienes viven cerca. Eso pasa en Argentina, donde a través de una cámara infrarroja pudimos ver muchos de los gases emitidos que no se pueden ver a simple vista pero que son altamente contaminantes. La técnica de fracking es una innovación dañina que afecta tanto a la salud pública como al cambio climático. Es urgente crear regulaciones para preservar a las personas y el ambiente frente al avance de la industria petrolera”, le dijo a Cítrica, desde Estados Unidos, Priscilla Villa, de la ONG Earthworks, que el año pasado tomó registro de las emisiones de la Estación Fernández Oro.

“Entre los problemas de salud asociados se encuentran: anomalías en el esperma, menor crecimiento fetal, enfermedad cardiovascular y patologías respiratorias”.

A pocos metros del yacimiento de mayor producción gasífera de Río Negro, viven decenas de familias. Además de estar expuestas a la contaminación y el olor constantes, tienen otro problema: el precio de la garrafa.

“Metano, benceno, tolueno, etilbenceno y xileno entre otros compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés). Son disruptores endocrinos, es decir que tienen la capacidad de interferir con las hormonas a bajos niveles de exposición. Entre los problemas de salud asociados se encuentran: anomalías en el esperma, menor crecimiento fetal, enfermedad cardiovascular y patologías respiratorias. Estas demostraciones vuelven a poner en alerta la situación de salud no solo de la gente que vive en el sector sino también de los trabajadores que se ven expuestos a estas emanaciones”, explica Martín Álvarez Mullally, en una nota publicada por Observatorio Petrolero Sur donde se puede ver el video de las emisiones de gases tomadas por la cámara infrarroja. 

Foto: Martín Alvarez Mullally

Tampoco fue muy difundida la historia de Rubén Ibáñez, a quien a menos de cien metros de su casa le instalaron un pozo de extracción de gas que explotó el 19 de marzo de 2014.

“Llamas de más de treinta metros, un olor terrible y al poco tiempo graves problemas respiratorios”, dice Rubén, que tiene una mancha en un pulmón y que para pedir el resultado de los estudios que le hicieron en el hospital de Allen tuvo que recurrir a la Justicia. Una fiscal ordenó el allanamiento al hospital y sólo encontró la tapa de su historia clínica: había sido robada o destruida.

Dina Migani es, además de Secretaria de Medio Ambiente de Río Negro, dueña con su familia de una empresa de productos químicos que trabaja con las petroleras.

Algunos médicos de Neuquén y Río Negro no se animan a hablar públicamente respecto a los efectos que puede producir vivir cerca de un pozo. Incluso, algunos que sí lo hicieron, luego recibieron presiones.

¿Cuáles son las políticas públicas de los estados nacional y provinciales para obtener más información, para prevenir, contener, para tratar a la cantidad de personas que sufren vómitos, dolores de cabeza y estómago, problemas respiratorios, pancreatitis, y porcentajes alarmantes de casos de leucemia y otras enfermedades?

FUNCIONARIOS, FUNCIONALES

El caso de Dina Migani es paradigmático: la “sociedad” entre funcionarios y empresarios en este caso es demasiado explícita: Migani es, además de Secretaria de Medio Ambiente de Río Negro, dueña con su familia de una empresa de productos químicos que trabaja con las petroleras.

Foto: Nube roja

“Ustedes no son periodistas. Son unos chantas. Quiero saber sus nombres y apellidos”, nos amenazó cuando la entrevistamos, luego de preguntarle por Quinpe, su empresa familiar con sede en Fernández Oro, justamente una ciudad que se opone al fracking. Migani, encargada de controlar los estudios de impacto ambiental previos al inicio de las perforaciones, como así también de fiscalizar que durante el funcionamiento de cada pozo se cumplan todas las normas, no pudo contestar cuántos pozos hay en la provincia.

Y consultada por los riesgos ambientales que puede ocasionar la industria hidrocarburífera, su respuesta automática fue: “Es mucho más contaminante la gente que no separa la basura”.

“A partir de que se descubrió Vaca Muerta, salieron funcionarios por radios a decir que nosotros no éramos originarios, que habíamos llegado hace poco”.

Además de haber sido denunciada por incompatibilidad de funciones, Migani fue cuestionada por diferentes organizaciones, como Greenpeace, FARN y Observatorio Petrolero Sur, debido a que la planta de tratamiento de residuos peligrosos de Catriel fue habilitada sin el consentimiento de la población y sin cumplir el debido proceso de Audiencia Pública.

En Neuquén, el actual secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara, no se queda atrás. Hace unos días fue testigo en un juicio “por usurpación” contra la comunidad Mapuche Campo Maripe.

Foto: Martín Alvarez Mullally

Lara, que en 2013 acusó a la comunidad de “no ser mapuche”, mandó a hacer un relevamiento histórico-antropológico para “terminar con el conflicto” pero al ver los resultados del mismo se negó a aceptarlos y difundirlos. E incluso dijo que no contaba con los mapas que demostraban la ocupación ancestral. Eso sí: los mapas luego llegaron a manos de las petroleras que operan en la zona.

MENTIRAS QUE TIEMBLAN

“Nos decían en la escuela ‘indios’; el intendente de Añelo, Darío Díaz, iba con mi hijo y nos conoce de siempre. (El ex gobernador de Neuquén) Sapag le entregó una placa a mi tía como primera pobladora de Añelo. La primera libreta de casamiento es de mi padre, y la segunda de mi abuelo. Y hasta apareció un mapa del Ejército de los años veinte que dice que el único poblador del lote en cuestión era mi abuelo. Pero de pronto, a partir de que se descubrió Vaca Muerta, salieron funcionarios por radios a decir que nosotros no éramos originarios, que habíamos llegado hace poco”. Albino Campo es ex lonco de una comunidad que se transformó en un dolor de cabeza para el Gobierno nacional, provincial y las petroleras: en septiembre del año pasado un fallo le ordenó a Patricia Bullrich abstenerse de intervenir allí, donde en junio de 2017, por orden del Ministerio de Seguridad, la Gendarmería ingresó de manera violenta, ocupó el territorio y mantuvo cercado durantes horas a varios integrantes de la comunidad.

“En dos años hicieron un desastre; había petróleo tirado por todos lados y piletas a cielo abierto con petróleo sin ningún tratamiento”.

Y hace apenas unas horas la justicia neuquina también les dio la razón, al absolver a seis integrantes de la comunidad acusados de “usurpar” sus propias tierras.

Campo Maripe, que sufre una persecución represiva y judicial por parte de gobiernos y petroleras desde hace años, reclama al menos 11 mil hectáreas que le corresponden y que vienen siendo perforadas sistemáticamente por diferentes empresas: YPF, Chevron, Pluspetrol, Tecpetrol, Shell y Apache. “En dos años hicieron un desastre; había petróleo tirado por todos lados y piletas a cielo abierto con petróleo sin ningún tratamiento”, dice Albino Campo, que señala hacia el sur: “Ese pozo de allá se descontroló y está todo el suelo quemado. Morían pájaros y animales, que ahora ya ni se ven por acá. Nos hicieron pozos por todos lados. Más de cuatrocientos. No podemos frenarlos porque dicen que el suelo es de la provincia. Y tampoco es que estamos en contra del progreso. Solo pedimos que no nos contaminen”.

Foto: Martín Alvarez Mullally

Una de las promesas corporativas y gubernamentales más escuchada en Neuquén, en tiempos en que el fracking aún no se había instalado, era que el riesgo de sismos era:

ce-ro.

El 7 de marzo pasado, Sauzal Bonito sufrió el sismo de mayor intensidad de su historia: 4,8 en la escala Richter. La tierra, en ese paraje, se mueve cada vez más seguido. Muy cerca se encuentra “Fortín de Piedra”, la explotación de gas no convencional de Tecpetrol, la empresa de Paolo Rocca que durante 2018 tuvo un crecimiento tan rápido y desproporcionado que sorprendió incluso a la industria.

“Hace tres años Tecpetrol está perforando muy cerca del río Neuquén. A los pocos meses, comenzaron las explosiones”.

Los techos bailan, todas las casas están rajadas, se desprenden rocas de las montañas. Son como explosiones abajo de la tierra, como una bomba que dura unos segundos. Miren si un día se cae la casa y me mata a un nieto”, se queja, angustiado, Celestino. Nació hace 71 años en esta zona pero nunca vivió algo similar.

Para la comunidad mapuche Wirkaleo no hay dudas. “Hace tres años Tecpetrol está perforando muy cerca del río Neuquén. A los pocos meses, comenzaron las explosiones. Desde la empresa nos dicen que ellos no tienen nada que ver y que es por una falla de la tierra. ¿Justo ahora que empezó todo esto?”.

Mientras funcionarios de Defensa Civil y del INPRES (Instituto Nacional de Prevención Sísmica) se limitaron a decir que “los temblores son algo esperable en la zona” y que tomarían medidas de prevención, no hay ningún plan de contingencia. Ni tampoco ambulancias ni un hospital cerca. El único bombero de la zona suplica que le den asesoramiento por si “pasa algo más grave”.

A fines de enero en las cercanías a Sauzal Bonito, según informó un centro de sismología chileno, se detectaron 38 sismos en un lapso de 36 horas. Y desde diciembre a fines de marzo, el número asciende a 82.

¿Estamos hablando de un negocio millonario porque no contempla la cantidad de vidas, tierra, agua, aire y biodiversidad que estamos perdiendo para siempre?

“No nos daban las manos para sacar a los chicos. Gritaban, lloraban, todos teníamos mucho miedo. Dormimos en carpas por miedo a los derrumbes”, cuenta Jobita, una de las abuelas que muestra la rajadura de su casa y dice: “Piensan que somos ignorantes, y que les vamos a creer que las perforaciones en la tierra no tienen nada que ver”.

LA TEORÍA (Y PRÁCTICA) DEL DERRAME…

…y de las explosiones, los sismos, los “accidentes” laborales, los basurales, los desechos tóxicos y altamente contaminantes, las enfermedades, las muertes y las grandes tragedias ambientales a la vuelta de la esquina.

Si Vaca Muerta es un negocio tan fantástico -algo que se pone cada vez más en duda entre diferentes economistas y voces autorizadas dentro de la industria- ¿no se podría invertir un poco en prevención, en cuidado, en remediación, en protección? ¿O justamente estamos hablando de un negocio millonario porque no contempla la cantidad de vidas, tierra, agua, aire y biodiversidad que estamos perdiendo para siempre? Y en ese caso, ¿se puede seguir hablando de Vaca Muerta como la gran oportunidad argentina?

La herida familiar detrás de las víctimas del petróleo

El trabajo en los yacimientos ocasionó la muerte de seis operarios entre 2018 y 2019. Laura Nacimiento, la esposa de Mauricio Segura, relata el dolor que se siente.

Por Laura Loncopan Berti / Río Negro

Eran las 6 de la mañana del jueves 1 de noviembre de 2018 en Plaza Huincul. Hacía tres meses que Mauricio Segura, de 35 años, trabajaba para la empresa Venver. Cumplía tareas en un pozo operado por YPF. A las 7:25, en Plottier, sonó el teléfono de Laura Nacimiento, su esposa: “Me dijeron que había tenido un accidente y que era grave”.

El legajo del Poder Judicial señala que el joven “se encontraba realizando izaje y retirado de vástago en maniobra de rotación o librado de herramienta en el campamento octágono fiscal” y que “en dichas circunstancias cae una válvula que impacta en la cabeza de la víctima, provocando traumatismo de cráneo con lesión ósea y encefálica que ocasionaron la muerte del joven operario casi en forma inmediata”.

“Era la primera vez que trabajaba en el rubro del petróleo, cuando yo lo conocí trabajaba en seguridad”, asegura Laura. Ella es auxiliar administrativa en el hospital de Plottier. Llevaban juntos cinco años y medio.

“Nosotros alquilábamos, yo sigo alquilando, y así como están las cosas ahora, los precios, los terrenos acá en Plottier, él me dijo que era la única oportunidad que íbamos a tener de avanzar. El objetivo que se había puesto Mauri era trabajar máximo tres años cosa de poder comprarnos un terreno y hacernos una casa”, agrega.

“Él siempre me decía que me quedara tranquila, que él estaba a cuatro ojos”, recuerda Laura sobre su esposo. (Foto: Florencia Salto)

La muerte de Mauricio se investiga como homicidio culposo. El miércoles pasado se le formularon cargos a sus compañeros (ver aparte). Dos días antes de esta audiencia, otro operario, que trabajaba en el yacimiento Aguada del Chivato, en Rincón de los Sauces, falleció. La autopsia indicó que sufrió un aplastamiento.

Ariel Sajama es la primera víctima del 2019, la quinta en la provincia contando los cuatro casos de 2018, y la de mayor edad: tenía 41 años. Hay tres de estas causas penales que están abiertas, y las otras dos la fiscalía las archivó, porque consideró que los operarios fueron responsables del accionar que terminó matándolos. Un sexto caso ocurrió en Catriel. (ver aparte)

La familia de Mauricio lo vio el 31 de octubre. El día anterior había sido el cumpleaños de su hijo más grande, de 8 años. Con Laura tiene un niño de 1 año y 6 meses. Todas las noches ella le muestra sus fotos en el teléfono.

“Todo es por tiempo, para optimizar tiempo, mientras más caños manden en menos tiempo, mejor, capaz que hacen los controles de las máquinas, de las herramientas, que cumplen con eso, pero con la mano de obra que es la que hace el hombre, eso no lo respetan, él había descansado en su último franco solamente tres días. Era un boca de pozo nuevo, no tenía el descanso que necesitaba y aparte el cuerpo con el tiempo se va acostumbrando a esa manera de trabajar, las tenía todas en contra”, afirma.

Ese 1 de noviembre había un tema en la agenda pública que involucraba a la industria: el derrame de hidrocarburos en Bandurria Sur por el cual el gobierno provincial multó a YPF. La tapa del diario anunciaba la autorización parcial para el plan de remediación.

El dolor quizás se parezca un poco a una mancha superficial que todo lo invade. Se apodera de cada rincón y la piel, por más lavados, queda percudida. “Mauri era una persona tan llena de vida, vos le preguntás a cualquiera que lo conozca y te va a decir siempre alegre, siempre tirando chistes. Él te decía: “Va a estar todo bien”. Cuando se quedaba sin trabajo yo me preocupaba. “Vos fumá amor”, me decía”, relata Laura. Llora por momentos pero sonríe cuando se acuerda cómo comenzaron la relación. “Yo lo había visto hace años”, cuenta. Ella vivía sola y él se arrimó.

El objetivo que se había puesto Mauri era trabajar máximo tres años cosa de poder comprarnos un terreno y hacernos una casa”

Laura Nacimiento, esposa del joven operario muerto el 1 de noviembre pasado.

Precisa que el único contacto que tuvo con la empresa fue cuando la llamaron para informarle del hecho y que nadie del sindicato se acercó. Habla sobre que los petroleros suelen estar mal vistos: “Esos negros con plata”.

“Lamentablemente mucha gente lo ve así, pero es gente que es ajena a lo que es el trabajo. Yo no voy a negar que hay familias que al papá petrolero lo usa, no sé, como caja registradora, lo usa para satisfacer las necesidades de las porquerías materiales que se les ocurre y no valoran a la persona. Hay muchas familias que lo único que buscan es ese trabajo para avanzar, porque lamentablemente Neuquén es una de las provincias más caras, en Plottier es todo caro. Hay gente como Mauri que se proyecta y por ahí no es valorado por el resto de la sociedad ¿no? “Si le gustaba la plata que se cague”. Mucha gente lo ve así, falta empatía”, manifiesta. Dice que no va a bajar los brazos hasta que logre justicia.

Durante la charla la mamá de Mauricio está presente en silencio. Frota la espalda de Laura cuando ella se quiebra. Se levanta y se va a la cocina cuando la conversación se le vuelve insoportable. Más tarde invita a conocer las plantas de su patio. Comenta que desde que pasó lo de su hijo las ha descuidado. “Se están muriendo”, menciona. Allí hay una mesa, con un mantel a cuadros, y recuerda que a él le gustaban las tortas fritas. Mauricio también está presente en silencio.

Los ojos de Laura son la ventana a su tristeza. Dos huequitos oscuros con un destello hondo profundo. El mismo día de la entrevista, a última hora, envía un mensaje: “Y no te terminé de decir hoy… que mientras pasa el tiempo todo se vuelve más difícil…porque el shock y la adrenalina del principio empiezan a bajar y gana lugar la desolación que deja la ausencia de Mauri, conscientemente me doy cuenta que ya no lo tengo más conmigo.”

El joven era padre de dos hijos, el más chico de 1 año y seis meses”. (Foto: Florencia Salto)
 Investigan un homicidio culposo

La fiscal Marisa Czakja le formuló cargos esta semana a dos compañeros de Mauricio Segura. Los acusó de homicidio culposo.

Planteó que la muerte del joven se debe al “obrar imprudente, negligente y antirreglamentario de los imputados, quienes no cumplieron con los procedimientos operativos (protocolo) para el librado de tapón”.

Czakja describió el hecho del siguiente modo: “En maniobra de bajado tubing para pescar y librar tapón, se levanta tubing más válvula de maniobra y se posiciona en cupla del tubing encuñado. Mientras se realizaba la conexión con llave hidráulica de tubing se produce la caída de la válvula de maniobra desde aproximadamente 11 metros, impactando al operario que manipulaba la llave, produciéndole traumatismo de cráneo y posterior deceso”.

Chubut: Un obrero petrolero murió electrocutado en el yacimiento Cerro Dragón

Por El Extremo Sur

Un operario de 53 años que trabajaba en la empresa contratista Pecom falleció como consecuencia de una descarga eléctrica, en la zona petrolera de Valle Martín, jurisdicción de Cerro Dragón, en cercanías de la localidad de Sarmiento.

La compañía, a través de un comunicado, informó: “PECOM lamenta informar que en el día de la fecha el colaborador Hugo Labra Rojas, de 53 años, falleció mientras realizaba tareas de mantenimiento eléctrico en la zona de valle Martín, provincia del Chubut”. El Trabajador se desempeñaba desde el año 2008 en la mencionada compañía.

En ese marco, agregó: “al tomar conocimiento del hecho, inmediatamente PECOM activó los protocolos de emergencia y brindó asistencia médica al trabajador”. “PECOM dio aviso a las autoridades competentes e inició una investigación interna con el objeto de determinar las causas del accidente”, sigue el texto enviado por la prestadora. “La empresa expresa sus condolencias y se ha puesto a disposición de la familia de su colaborador”.

La interpretación de Avila

El secretario general del Sindicato de Petroleros Privados, Jorge Ávila, aseguró en diálogo con La Tribuna, que el operario fallecido mientras realizaba tareas de mantenimiento eléctrico era “un profesional”, y tenía esposa, tres hijas y “esperaba el retiro”. Anticipó que el accidente reinstalará un relevamiento en torno a la seguridad y que el gremio espera el informe oficial de PECOM para entregarle a la familia.

“Vamos a esperar el informe que hace la empresa a la familia, que se tiene que enterar qué fue lo que pasó, de boca de los compañeros que estaban ahí en ese momento”, indicó Ávila.

El dirigente remarcó que una vez que la familia reciba el informe “trabajaremos sobre lo que pasó, para que nunca más nos vuelva a pasar”.

Ávila indicó que operario fallecido era “un profesional de la industria que llevaba 10 años en el servicio de mantenimiento eléctrico”, y que tenía “una esposa, tres hijas, y estaba esperando el retiro”.

Indicó que en cuanto a la actividad de la empresa, se tomó la decisión de parar la empresa completa, lo que seguirá mañana para que sus compañeros de trabajo puedan asistir al velatorio, en tanto que para el resto del Yacimiento seguirá operativo.

“A todos los que entran a trabajar les pido la reflexión, hay que cuidarse, porque todos tenemos una familia en casa y hay que volver, porque nada justifica que suceda nada extraño. Vamos a profundizar en aspectos de seguridad para los Trabajadores Petroleros”, finalizó el sindicalista.

Fuente: El Comodorense/La Tribuna

Por los petroleros muertos ponen en la mira el régimen laboral

El cambio de los diagramas de trabajo es clave para el sindicato. Buscan pasar del régimen de 14 días de campo por 7 de descanso a uno de 6 por 3. La región acumula, en los últimos 12 meses, más víctimas que toda la industria en su peor año.

Por Federico Aringoli / Río Negro

La adenda a los convenios colectivos de trabajo que regulan la actividad petrolera (el 644/12 y el 637/11) fue un punto de inflexión para el desarrollo de Vaca Muerta en la era del presidente Mauricio Macri. Logró ordenar las reglas laborales, contuvo el peso salarial de la industria y fue comunicado como un acuerdo de partes que se buscó extrapolar a otras industrias.

El convenio tuvo tanta repercusión que el senador Guillermo Pereyra recibió, el año pasdo, un premio Konex en representación de todos los firmantes.

Sin embargo la aplicación de los puntos firmados no tuvo pocos contratiempos, muchos de ellos fueron impulsados por el mismo sindicato que conduce Pereyra ya que el funcionamiento pleno demoró más de un año. Algunos de los planteos estaban directamente relacionados con la seguridad de los operarios .

La muerte de Ariel Marcelino Sajama (41) en el yacimiento Aguada de Chivato, ubicado al sur de Rincón de los Sauces y operado por Medanito, reactivó un debate que de manera informal se escucha desde febrero de 2017 cuando se firmó la adenda.

Dos datos

4.000
operarios fueron alcanzados inicialmente por la adenda. El número luego se multiplicó.
10%
del salario bruto quedó eximido de Ganancias. Fue parte de los puntos firmados en la adenda.

Es que se trata de la sexta muerte desde la aplicación del convenio. Si bien la mayoría ocurrió en áreas convencionales y al menos en dos de los casos se comprobó que se trató de errores humanos, lo cierto es que en los últimos 12 meses la Cuenca Neuquina registró más fatalidades que la sumatoria del peor año de la industria en el país.

Según el boletín estadístico del Instituto Argentino del Gas y el Petróleo (IAPG) entre 2011 y 2017 en todo el país la industria hidrocarburífera debió lamentar 21 fallecimientos en los yacimientos. La mayoría de ellos pertenecían a operadoras en forma directa o tercerizadas, pero todos del sector de exploración y producción.

El hermetismo en el sector es total. No hay especialistas que se arriesguen a analizar las condiciones de las operaciones tras una fatalidad. En estricto off aseguran que los índices de siniestralidad, en general, vienen descenso y que solo tienen mayor visibilidad por un incremento de la actividad.

El gobierno provincial no tiene estadísticas y tampoco habla del tema.

Antes de conocerse la muerte de Sajama, el propio intendente de Rincón, Marcelo Rucci, apuntó contra Exxon por tres hechos en el área Bajo del Choique. La compañía norteamericana puso en marcha un operativo para revisar sus procesos internos e incluso por estas horas directivos de la firma se reunían con el jefe comunal.

Rucci, que también integra el sindicato de Petroleros, criticó los tiempos que buscan imprimir las operadoras para reducir costos. “Los apuran para ganar tiempo”, aseguró.

Marcelo Rucci, intendente de Rincón de los Sauces y secretario Administrativo del Sindicato Petrolero. Foto:Juan Thomes

Parte de ese concepto se encuentra en el espíritu de la adenda. Entre los aspectos que señalados se incluyen el recorte del pago de las horas extras, la reducción de las dotaciones por equipos, las operaciones simultáneas, el montaje nocturno, las tareas con ráfagas de viento de hasta 60 km/h y la reformulación de los diagramas que pasaron de 1 día de trabajo por 1 de descanso a 2×1.

Las horas de descanso

Para el sindicato, que tras la muerte de Sajama lanzó un paro de 24 horas, existe una discusión central: las horas de descanso del personal. Actualmente la mayoría de las dotaciones se encuentran trabajando con un diagrama de 14 días de operaciones por siete de descanso. Reconocen que parte de los accidentes registrados pueden llegar por fallas humanas, pero apuntan a que se debe al cansancio de los obreros.

El modelo que prometió Pereyra a sus afiliados es el seis días de trabajo por tres de descanso. Este diagrama atiende dos cuestiones centrales. Por un lado acorta los días continuados de trabajo y por lo tanto mejora las condiciones de descanso y, por el otro, blinda las fuentes laborales con mano de obra local. Entienden que con tres días de descanso evitan la migración de operarios que trabajan en la región y viven en sus provincias.

Si prospera este planteo las operadoras deberán afrontar nuevos costos porque un diagrama “más corto” acarrea gastos en transporte y la creación de nuevos turnos. Una de las fuentes consultadas aseguró que para el sindicato puede ser una manera de recuperar parte de los puestos que se recortaron con la reducción de las rotaciones.

Otro de los puntos sobre los que se busca poner atención es la calidad de las empresas de servicio. Varias de las operadoras consultadas aseguran que existen casi dos extremos, firmas locales con excelentes estándares de calidad y otras que todavía funcionan con procedimientos muy rudimentarios.

El paro sindical no afecta la producción

Desde las 20 de ayer los sindicatos Petroleros Privados y Jerárquicos llevan adelante un paro de actividades por 24 horas que abarca a los yacimientos de Neuquén, Río Negro y La Pampa. Guillermo Pereyra aseguró ayer en la Mesa Vaca Muerta que por pedido explícito del gobernador Omar Gutiérrez la medida no tendrá afectación a la producción.

El sindicalista fue uno de los participantes de la primera reunión ejecutiva de la denominada Mesa Vaca Muerta encabezada por el secretario de Energía Gustavo Lopetegui. Pereyra se mostró muy ofuscado por los reiterados accidentes que afectaron a trabajadores de la Cuenca Neuquina y volvió a insistir con la necesidad de revisar los diagramas laborales.

Con críticas a medidas del gobierno nacional, como la aplicación de retenciones a la exportación, y el pedido a las operadoras para que refuercen los controles de seguridad confirmó la medida de fuerza. En el transcurso de la tarde se especulaba con una conciliación que nunca llegó.

La medida de fuerza fue lanzada el lunes tras conocerse el fallecimiento de Ariel Marcelino Sajama (41) en un yacimiento de Rincón de los Sauces.

Por esta situación el sindicato y la cámara de operadora resolvieron posponer también la negociación salarial que estaba prevista para la semana próxima. Pereyra pidió más tiempo.

Murió un operario petrolero en Rincón de los Sauces

El hecho ocurrió alrededor de las 14 en el yacimiento Aguada Chivato.

Pereyra criticó duramente a las empresas que no priorizan la seguridad de los trabajadores. (Foto: Juan Thomes)

Por Río Negro.- Un operario petrolero murió tras sufrir un accidente en un yacimiento del área Medanito, ubicada a unos 15 kilómetros de Rincón de los Sauces. El hecho sucedió alrededor de las 14 en Aguada Chivato.

De acuerdo a los datos que difundió la radio Estación Urbana de la localidad petrolera, la persona habría ingresado muerta a la clínica y maternidad de Rincón de los Sauces.

La información fue confirmada por el intendente de Rincón de los Sauces y secretario administrativo del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, Marcelo Rucci. Detalló que Ariel Marcelino Sajama de 41 años, era oriundo de Rincón de los Sauces y que hace siete meses que trabajaba para la empresa Clear.

Según relataron sus compañeros, el hecho se suscitó a raíz de una explosión de caja de cambio de bomba de ahogue (que llena un pozo de agua) que aparentemente estaba manipulando. “Se aceleró la bomba y explotó”, explicaron.

Agregaron que la ambulancia de la operadora trasladó inmediatamente al operario lesionado. En la clínica intentaron reanimarlo pero con resultados negativos.

Tras conocerse la noticia, Rucci recordó que hace sólo algunas horas pararon un equipo petrolero en La Invernada-Bajo del Choique por denuncias de maltrato hacia los empleados. Relató que en los últimos 20 días hubo tres accidentes en el que resultaron lesionada cuatro personas. Tres con quebraduras y un cuarto al que hubo que amputarle un dedo.

Cuestionó a las empresas que “quieren optimizar tiempos y recursos y apuran a los empleados” para que realicen las tareas.

Nota relacionada

La trágica lista de accidentes petroleros el año pasado

Petroleros paran por 24 horas por la muerte del operario de Rincón

“Soy un preso político de Cambiemos, ellos quieren eliminar a los gremios”

Daniel Ruiz habla desde la cárcel.Por Marcelo García / El Extremo Sur

Desde la cárcel de Marcos Paz, el ex delegado petrolero comodorense Daniel Ruiz se define como “un preso político de Cambiemos”, ya que es el único procesado y detenido dentro de un grupo de 118 imputados. En diálogo con El Extremo Sur, dijo que se busca “exportar los recursos naturales a costa del esfuerzo y la precarización de los petroleros”, propuso la estatización de los recursos naturales y aseguró que “la tregua que el sindicalismo le dio a este gobierno significó más despidos y pérdida de salario”.

Ruiz, quien se desempeñaba como trabajador y delegado petrolero en la empresa de equipos de torre SP de Comodoro Rivadavia, fue despedido hace un año y medio. Como integrante del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU) participó de las movilizaciones contra la Reforma Previsional realizadas en el Congreso en diciembre de 2017.

Desde el 12 de septiembre de 2018, Ruiz está detenido en el Penal de Marcos Paz por la presunta participación en el lanzamiento de fuegos artificiales con un “mortero casero”. La Justicia Federal lo acusa de “Intimidación pública y atentado a la autoridad agravado”. Esa acusación pesa también sobre Sebastián Romero -ex obrero y delegado de la fábrica automotriz General Motors en Rosario-, quien se encuentra en calidad de “prófugo”.

En diálogo exclusivo con El Extremo Sur, Ruiz denunció que de 118 imputados es el único procesado y detenido, acusando al gobierno de Mauricio Macri y la ministra de Seguridad Patricia Bullrich de perseguirlo a él, sus compañeros partidarios de izquierda y a su familia, autodefiniéndose como un “preso político” de Cambiemos.

A pocos días de cumplir 40 años de edad privado de su libertad, Ruiz sostuvo que “Hay unas políticas del Gobierno nacional en beneficio de algunas empresas multinacionales y no solo se han profundizado ese tipo de medidas sino que además la desocupación y la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores ha generado un aumento de la brecha de las ganancias empresarias y lo que cobran de bolsillo las familias trabajadoras; y esto se une con el acuerdo que el gobierno firmó con el FMI para aplicar el ajuste”.

“Tanto este gobierno como el anterior vienen anunciando que a partir de Vaca Muerta habrá un desarrollo para que fundamentalmente entre las divisas en dólares que ingresarían por las exportaciones, pero cuando uno analiza los datos descubre que los números son muy distintos. A pesar de las medidas que han beneficiado a las multinacionales la producción petrolera nacional solamente aumentó un 1,4% pero la importación de petróleo y combustibles aumentó un 5%, es por eso que la ecuación no cierra. Eso sucede porque toda la industria petrolera no está al servicio del país, sino solamente de algunas empresas pocas empresas productoras y algunas pocas refinadoras como Shell”, afirmó.

En lo que respecta a las perspectivas y múltiples anuncios que efectúa el macrismo sobre Vaca Muerta, expresó que “Es muy difícil que se logre el nivel de desarrollo que buscan y las empresas están pidiendo más nivel de competitividad, pero los gremios petroleros ya firmaron la adenda que significa una clara flexibilización laboral y aun así quieren más condiciones de explotación para bajar costos y aumentar sus ganancias, lo que termina siendo lo mismo que la reforma laboral que quiere implementar el gobierno a pedido del FMI”.

Para Ruiz, “Desde el gobierno y las multinacionales plantean que deben aumentar los niveles de competitividad aún más, de hecho hace unos días dijeron que las provincias no pueden incorporar ningún tipo de arancel a la producción e inclusive quieren unificarlos a la baja. Lo que están buscando es exportar los recursos naturales a costa del esfuerzo de los trabajadores y de la pérdida del patrimonio nacional, pero además quieren hacerlo aumentando los ritmos de trabajo a costa de accidentes y muertes como las que hemos visto en Vaca Muerta con el fallecimiento de los cinco obreros petroleros el año pasado. La súper explotación del trabajo del hombre se ve afectado con el riesgo de su vida y la baja de salarios solo para que se beneficien las multinacionales que se llevan miles de millones de dólares de nuestro país”.

Conocedor de la dureza que significa trabajar en un equipo de perforación petrolera, expresó que “La vida del obrero a las petroleras y el gobierno no le importa nada, eso es lo que quieren hacer con la reforma laboral que quieren aprobar en el Congreso de la Nación. Ya aprobaron la primera parte de la Ley Previsional a la que muchos nos opusimos y por la que yo estoy preso. Eso es solamente la primera parte, ya que le bajaron los salarios a los jubilados pero ahora vienen por la otra parte que es aumentar la edad jubilatoria. Todos sabemos que en el petróleo lo máximo que puede dar un obrero es 25 años de servicio con 50 años de edad. Si aumentan la edad jubilatoria vamos a tener más muertes en los yacimientos”.

El ex delegado petrolero de SP denunció que algunos gremialistas “terminan siendo cómplices de estas políticas, porque ellos tendrían que apelar a refundar una federación de trabajadores petroleros de todo el país, cosa a la que se niegan constantemente. A partir de ahí se deberían coordinar congresos de delegados y activistas para ver entre todos lo que nos pasó en los últimos cinco años porque la adenda se firmó en Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz, y así definir entre todos una política distinta para enfrentar la flexibilización laboral y la pérdida de salario”.

“Quieren eliminar a los gremios”

Trazando un paralelismo con lo acontecido en procesos anteriores con los sindicatos petroleros, Ruiz opinó que “Están buscando que como en el ’58 con (Arturo) Frondizi los trabajadores petroleros no tengan ningún gremio, ya que eso exigían las multinacionales en aquella época para que los trabajadores petroleros no estén afiliados solamente al SUPE. Como consecuencia de la lucha se creó el sindicato de petroleros privados de Chubut en el ’62. Creo que estamos en un momento donde hay que refundar muchas cosas para que no se vuelva a repetir la historia y debemos apuntar a la estatización completa de la industria petrolera bajo el control de los trabajadores, con mucha participación de los pueblos y los sectores de medio ambiente”.

La flexibilización laboral impuesta en las tres principales provincias petroleras del país (Neuquén, Chubut y Santa Cruz), es uno de los ejes que Ruiz considera que las empresas quieren instrumentar para bajar los costos productivos. “Hay algo que nuestros compañeros vienen viendo cada vez que viajan a Estados Unidos y otros países a capacitarse y es que por ejemplo en los equipos de torre de los yacimientos estadounidenses no hay jefe de turno, es el mismo maquinista el que cumple las dos funciones. Allá tienen los convenios de trabajo mucho más flexibilizados que acá y eso es lo que quieren trasladar. Al trasladar ese esquema de trabajo al país lo más probable es que queden obreros en la calle y eso es lo que estamos viendo con la estadísticas actuales”, reveló.

“Pero además de los despidos y la baja salarial, otra cosa que estamos viendo es que los trabajadores petroleros seguimos pagando impuesto a las Ganancias y de eso se han olvidado los sindicalistas, porque desde la Patagonia luchamos mucho para enfrentarla, inclusive hemos tenidos compañeros presos como los de Las Heras en Santa Cruz”, rememoró y apuntándole a la dirigencia sindical del sector señaló que “Acá se le dio una tregua a este gobierno y eso significó más despidos y pérdida de salario”.

Ruiz interpretó que “nuestros recursos naturales tendrían que estar al servicio de todos los habitantes del país para que no haya un solo argentino sin gas natural o para que haya combustibles baratos” y se dirigió a sus compañeros petroleros expresándoles que “nuestra historia desde que se fundó la ciudad de Comodoro Rivadavia fue de sacrificio y hubo muchas luchas con grandes procesos de resistencia como la gran huelga de 1917 en Chubut, cuando la Marina de Guerra corrió a tiros a los obreros, y hubo deportaciones y persecuciones a lo largo de toda nuestra historia. En honor a esta historia tenemos que seguir resistiendo y debemos poner un punto final a esta historia de saqueo de las multinacionales, para que todos los recursos naturales pasen a beneficiar a las familias de los trabajadores argentinos”.

Arranque parcial de la reforma laboral con dos proyectos de ley

Se trata del capítulo que se refiere al blanqueo y el Fondo de Cese Laboral. Aseguran contar con el apoyo de los sindicatos. Además, continuarán impulsando la reforma de convenios sectoriales.
(Foto: Twitter Dante Sica)
Por Alfonso de de Villalobos / Tiempo

El último día hábil de 2018 fue escenario de un cruce mediático entre el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y Héctor Daer, uno de los miembros del binomio que conduce la CGT.

El funcionario ratificó públicamente su intención de insistir en el impulso de la reforma laboral durante 2019 y, en forma inmediata, el dirigente sindical retrucó que la misma no lograría atravesar los debates en el Congreso nacional.

El miércoles se publicó en el Boletín Oficial el nombramiento de Fernando Prémoli al frente de la Secretaría de Empleo en reemplazo de Miguel Ángel Ponte. El cambio, más allá del avance del núcleo duro del PRO sobre los funcionarios del exministro Triaca, implica el desplazamiento de quien habría sido el autor y redactor del primer borrador del proyecto de ley de reforma laboral. Su salida, en los hechos, expresa un cambio de táctica del gobierno para intentar avanzar en su política de flexibilidad laboral.

De hecho, horas después, voceros de la cartera de Producción y Trabajo reconocieron a Tiempo que el Poder Ejecutivo ya tomó la decisión de apostar por la aprobación de uno de los tres proyectos en los que se había desgajado la versión original luego de que constatara su inviabilidad política a partir de las masivas protestas de diciembre de 2017.

Aquellos tres proyectos, a su turno, también fueron cajoneados durante 2018 como resultado de la inestabilidad económica y la crisis política que sufrió la gestión de Cambiemos, y la certeza de que, en ese contexto, no sólo no reunirían una mayoría legislativa para logra la aprobación sino que, además, podrían abonar a una mayor conflictividad social en un contexto de ajuste y pérdida de puestos de trabajo.

Ahora, el gobierno nacional busca la aprobación de uno de los proyectos mientras, por otro lado, insisten en la estrategia de revisar convenios sectoriales. Es allí donde se inscribe la promoción de los nuevos sindicatos aeronáuticos para las compañías low cost (ver página 13) así como el reciente acuerdo sellado en Mendoza con sindicatos petroleros.

Para el gobierno, la presentación del proyecto también tiene un propósito electoral. Es que, en un contexto de recesión y tasas de interés exorbitantes, avanzar en algún aspecto de la política de flexibilización laboral podría ser una vía para cauterizar las heridas en el frente empresarial, que fuera su base de sustentación en 2015 y 2017. Además de una señal de vitalidad de su política de reducción de los costos laborales.

El proyecto que impulsa promueve el blanqueo laboral y la creación del Fondo de Cese Laboral para reemplazar, en sectores puntuales, el régimen de indemnizaciones que establece la Ley de Contratos de Trabajo (LCT).

Desde la cartera de producción creen que podría pasar sin mayores resistencias de parte de la conducción de la CGT, lo que allanaría el camino para reunir voluntades entre la oposición del PJ.

Desde un primer momento, cuando se esbozó el proyecto original, el entonces triunvirato de la CGT se mostró favorable a los artículos que implican el blanqueo, aunque el gobierno pretendiera condicionarlo a la derogación de la denominada irrenunciabilidad de los derechos laborales.

Además, por sus características, el proyecto que habilitaría la creación de Fondos de Cese Laboral podría ser de interés de los sindicatos. Es que el modelo ya instaurado en la Construcción, que según estimaciones del Sindicato de Trabajadores de la Indsutria de la Construcción (SITRAIC) redunda en indemnizaciones equivalentes al 40% de lo que corresponde según la LCT, contempla la creación de un ente tripartito con participación sindical financiado con un 2,5% del volumen de las retenciones (entre un 8% y un 12% mensual de los salarios) que, además, podrían ser capitalizados en el mercado financiero. El proyecto de ley, por su parte, amplía el monto destinado al sustento del ente hasta un 8 por ciento.

Así las cosas, el gobierno aspira a culminar su mandato habiendo dado al menos un paso en su estrategia de contenido patronal. «

La paz social petrolera llegó a Mendoza

Cuando en 2017 el gobierno nacional anunció el acuerdo de flexibilización laboral para la explotación de hidrocarburos no convencionales en el yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén, el gobierno de Mendoza avisó que esas cláusulas ya se aplicaban en esa provincia.

En efecto, la reducción de personal por pozo; el no pago de las horas que demanda el traslado de los trabajadores hacia los emplazamientos; la actividad permanente a pesar de los fuertes vientos; o las tareas nocturnas en el campo ya formaban parte de la actividad petrolera cotidiana mendocina.

Lo que faltaba en Mendoza, y que sí tenía Neuquén, un acuerdo de paz social por el cual los sindicatos se comprometieran a no realizar medidas de fuerza, fue agregado formalmente el jueves pasado con la firma de un convenio en un acto encabezado por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y el gobernador de la provincia cuyana, Alfredo Cornejo.

El acuerdo tiene tres actores, pero sólo dos de ellos tomaron compromisos. Los sindicatos, representados por el de Personal Jerárquico, el de petroleros de YPF y el de estaciones de servicio, se comprometieron a evitar la realización de medidas de acción directa que puedan afectar directa o indirectamente la exploración y/o explotación de hidrocarburos en toda Mendoza. En tanto, el gobernador Cornejo aseguró: “Estamos dispuestos a bajar sustancialmente las pretensiones de regalías con tal de que haya inversiones”. El sector empresario no asumió compromisos de inversiones o de sostenimiento del empleo.