EEUU: BP no tenía un plan de contingencia

Mientras el derrame de petróleo en el Golfo de México sigue expandiéndose hacia las costas del sur estadounidense, una investigación periodística reveló que el Departamento del Interior autorizó la explotación de British Petroleum (BP), aun cuando no tenía un plan de contingencia en caso de una explosión en la plataforma marítima. La noticia se conoció al mismo tiempo que las autoridades norteamericanas informaban que la gigantesca mancha negra había alcanzado por primera vez tierra. Llegó a la playa de una pequeña isla desierta, que está a apenas 45 kilómetros de la costa de Luisiana.

La empresa BP intentó contrarrestar la alarma causada por la imagen de esa playa anunciando la llegada de una cúpula de acero gigante al lugar donde se hundió la plataforma Deepwater Horizon hace casi dos semanas. La construcción de 12 metros de altura y 113 toneladas debe taponar, a 1500 metros de profundidad, el principal orificio del yacimiento, de donde brota entre el 80 y el 85 por ciento del crudo derramado. Pero a pesar del optimismo de la empresa, el llamado tapón recién estará listo para sellar la fuga el fin de semana.

Para entonces el derrame estará en la costa o a sólo unos kilómetros. La presión para encontrar una forma de frenar un potencial desastre ecológico es cada vez más fuerte en Estados Unidos. Por eso, la denuncia del Post y AP no hizo más que avivar el clima de tensión. Según sendos informes, el Servicio de Control de Minerales (Minerals Management Service), organismo dependiente del Departamento del Interior, le concedió a la petrolera británica una “exclusión categórica” a los requisitos legales, dictados por la Iniciativa Nacional de Medio Ambiente. Esa ley obliga a las empresas a presentar planes de contingencia en caso de accidentes o derrames. En el momento del hundimiento de su plataforma, BP no tenía ningún plan de emergencia.

Página/12

Para los EEUU las empresas cometieron “grandes errores”

Así lo confirmó el secretario de Interior de los EEUU Ken Salazar, mientras que informó que no autorizará explotación de yacimientos hasta el momento. British Petroleum dijo que asumirá la factura de la limpieza

El secretario de Interior de los EEUU Ken Salazar confirmó ayer que las empresas implicadas en el derrame de crudo en el Golfo de México y que ya llegó a las costas de Louisana cometieron “grandes errores”.

El próximo 28 de mayo se realizará una reunión con expertos en el tema y será ahí cuando las empresas culpables del derrame se volverá a explorar crudo en la zona, “aunque los ya autorizados podrán seguir con su explotación de forma normal”, dijo Salazar.

En tanto, la petrolera British Petroleum comenzó ayer con la instalación de una caja metálica, especie de compuerta, de más de 100 toneladas sobre las fugas que arroja unos 800.000 litros diarios de petróleo. De funcionar, la caja podría recolectar hasta un 85% del vertido tóxico, según BP.

Las imágenes satelitales ya muestran como la mancha ya alcanzó una superficie similar al estado de Puerto Rico, al tiempo que BP anunció que asumirá la multimillonaria factura de la limpieza del residuo tóxico.

Infobae

Derrame de petróleo: director de BP se defiende

El derrame de petróleo causado por la plataforma Deepwater Horizon amenaza con crear un gran desastre ecológico en las costas del Golfo de México, pero también con dañar las arcas y la reputación de la petrolera British Petroleum (BP).

En una entrevista con el programa radial Today, de la BBC, el director ejecutivo de la compañía británica, Tony Hayward, defendió a la empresa y dijo que ésta es una batalla que van ganar.

Además, djo no saber cuál será el costo económico para BP, pero aseguró que la compañía emergerá fortalecida.

Este es un extracto del reportaje, donde Hayward comienza hablando de los esfuerzos para detener el vertido.

Esfuerzos en una “batalla” de tres frentes

La próxima intervención será introducir una embarcación de recolección en el fondo marino para canalizar la fuga hacia la superficie a través de una tubería. Esto es algo que nunca se ha hecho a 1.500 metros. Y definitivamente habrá desafíos mientras tratamos de implementarlo a fines de este jueves o el viernes. Y bombearlo durante el fin de semana.

Sobre la superficie tenemos unas 100 embarcaciones (…) es una infraestructura enorme. Miles de metros de mallas de contención lejos de la costa controlando el petróleo.

Y a lo largo de la costa, estamos preparados para defender las playas. Tenemos unos 4.000 voluntarios. Y también hemos contratado 1.200, quizá 1.500, barcos pesqueros para asegurarnos lo que mejor que podamos de que el petróleo no llegue a la costa.

Dice “lo mejor que podamos”. Porque no pueden impedir que llegue a la costa, ¿o pueden?

Pienso que el tiempo va a decir qué tan exitosos somos. Hasta ahora hemos sido exitosos. Hay una operación militar y lo estamos viendo como si fuera una batalla. Y tenemos tres frentes en los que luchar: debajo del mar, en la superficie, y en las costas.

Es una batalla en la que no tienen ninguna certeza de que vayan a ganar…

En última instancia vamos a ganar, porque en última instancia alguna intervención para detener el vertido va a detener el vertido. Por lo que en última instancia vamos a ganar.

Pero detener la fuga no es en realidad la batalla, porque ecologistas aseguran que el daño, para ese entonces, ya va a estar hecho…

Creo que claramente es la batalla, porque uno limita la escala del petróleo con el que hay que lidiar. Es indudablemente el primer y principal tema en el que hay que centrarse.

Reacción, costos y reputación

¿Acepta que reaccionaron tarde?

Creo que eso no es preciso. Tan rápido como ocurrió el incidente, antes de que se hundiera la plataforma, iniciamos esta actividad de respuesta. (…) Nos movilizamos inmediatamente para contener a lo que nos estamos enfrentando.

¿Acepta que esto es potencialmente el derrame más dañino de la historia?

Es claramente una situación muy seria. Y por eso estamos utilizando todos los recursos de BP, de la Guardia Costera y otras agencias federales, de la industria. Esto es un problema de la industria a la que la industria está respondiendo.

¿Qué efecto tendrá en su compañía? ¿Podrán hacerle frente al costo de la limpieza y a posibles demandas legales?

Claramente tenemos un gran desafío en nuestras manos, pero somos un compañía grande y estamos respondiendo, yo creo, absolutamente de la manera correcta.

¿Tiene alguna idea de cuánto puede costar?

Claramente depende de cuánto dure y de qué tan grande sea la limpieza, y las demandas por interrupciones de negocios. Y, obviamente, eso es imposible de decir en este momento.

¿Qué pasa con el daño a largo plazo para la reputación de BP?

La compañía no va a ser juzgada por un accidente que, francamente, no es nuestro, (…) claramente hubo un fallo en la plataforma, el asunto real es el fallo en el equipo de seguridad, que es propiedad, operado y mantenido por Transocean. Son absolutamente responsables por su seguridad y confiabilidad. Lo que estamos haciendo es responder ante un trágico accidente y, como dije, seremos juzgados por nuestra respuesta.

¿Y su empresa puede recuperarse?

Tengo la absoluta confianza de que BP se recuperará. Saldremos fortalecidos como consecuencia de esto, no más débiles.

BCC Mundo

Derrame de petróleo podría afectar a México, evalúan expertos

El derrame de petróleo en el Golfo de México podría afectar directamente al territorio mexicano debido a la proximidad de la temporada de huracanes, estiman hoy especialistas en la materia.

Consultado por la prensa, el director general de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege, señaló que por el momento la masa de crudo vertida al océano no representa “ningún tipo de riesgo”, siempre y cuando el problema sea contenido a tiempo, pues el venidero 15 de mayo comenzará la época de huracanes en esta zona geográfica.

Actualmente las corrientes marinas se mueven hacia el noroeste con daños evidentes para el sur de Estados Unidos, lo que es una situación grave desde el punto de vista ambiental; pero la presencia de un huracán sería “verdaderamente terrible para nuestro país”, apreció el funcionario.

El derrame provocado por la explosión y posterior hundimiento de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, perteneciente a la compañía British Petroleum, ocurrió el pasado 22 de abril en aguas territoriales de Estados Unidos, frente a las costas de Louisiana.

Desde entonces, refirió Luege, México mantiene un constante monitoreo de la mancha, a través de su Secretaría de Marina.

Organizaciones ambientalistas como Greenpeace señalan que el accidente pone en riesgo ecosistemas y una gran variedad de especies en peligro de extinción, incluido el atún de aleta azul, que se halla en estado crítico y está en plena temporada de apareamiento.

También el incidente podría dañar a cuatro especies de tortugas marinas que están a punto de empezar su temporada de desove, y seis especies de ballenas; igual pronóstico negativo hace la organización para delfines, manatíes, nutrias de río y rorcuales (una especie de ballena), observada en la vecindad del derrame.

Como promedio la región posee unos dos millones de hectáreas de humedales que sirven como hábitat para tres cuartas partes de todas las aves acuáticas que migran a través de Estados Unidos; entre ellas el pelícano marrón, ave insignia de Louisiana y diversas especies en riesgo de extensión, recordó Greenpeace.

Según los estimados de esa organización, el derrame podría acarrear importantes perjuicios a la actividad pesquera en la plataforma continental.

Prensa Latina