Golfo de México: la plataforma petrolera no había superado un control de seguridad

Ayer representantes de la empresa comparecieron ante el tribunal y dijeron saber que la plataforma tenía problemas. BP obtuvo el derecho de explotación pagando €26 millones, dinero que nunca fue destinado a Luisiana

Aseguran que la plataforma Deepwater Horizon no superó una de las tantas pruebas de seguridad a las que fue sometida por los técnicos de BP el pasado 20 de abril, antes de que una burbuja de gas provocara la explosión causando la muerte de 11 personas.

La petrolera proporcionó un informe en el que admite sus ingenieros sabían que había zonas de la tubería de extracción con “una presión inusual”, según el representante por California Henry Waxman.

La tubería del oleoducto sigue vertiendo al mar más de 800.000 litros de crudo al día a pesar de las intenciones de BP de taparla con una estructura de acero y cemento, al tiempo que en los EEUU continúan investigando el desastre ecológico.

Ayer el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes interrogó a representantes de BP, Transocean y Haliburton, y uno de sus miembros reveló que la compañía sabía que la plataforma sufría varios problemas técnicos antes de su explosión.

BP obtuvo el derecho de explotar petróleo pagando al gobierno norteamericano 26 millones de euros, dinero que no fue destinado al estado de Luisiana, zona que hoy en día pelea a diario para evitar un mayor desastre ecológico

La petrolera demostró ante esta situación que en ningún momento previó un vertido accidental de crudo, al tiempo que salieron a la luz informes que demuestran que BP no pasó las pruebas. El intento por poner una campana de sellado sobre una de las dos fugas que siguen abiertas es uno de los tantos que muestran la gran debilidad de BP, que aún sigue sin saber cómo solucionar el desastre.

Infobae

Temen que la ola de huracanes arrastre petróleo a México

Las autoridades salieron a advertir que el fenómeno climatológico que inicia en junio podría agravar la catástrofe ambiental desatada por el derrame en el Golfo de México

La Dirección de Meteorología Marítima de la Secretaría de Marina (Semar) evaluó que las mayores posibilidades de impacto en las costas estarían en los estados de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y, en menor medida, en la península de Yucatán.

De acuerdo al diario español El Mundo, la marea negra, causada por el accidente ocurrido en la plataforma de British Petroleum (BP), se encuentra a 920 kilómetros al nordeste de las costas de Tamaulipas y 790 al norte de las de Yucatán.

Hasta el momento, cayeron sobre las aguas del Golfo 11 millones de barriles de crudo, que han formado una mancha de 290 kilómetros de largo por 277 de ancho.

La Marina mexicana destacó que “el momento las corrientes costeras con comportamiento estacional han sido favorables” para este país y se han llevado el crudo hacia las costas de Estados Unidos.

No obstante, precisó que si el derrame no se controla, la mancha podría llegar a México “debido a que, durante los meses de octubre a febrero (de 2011), el patrón de corrientes se revierte”, algo que podría afectar principalmente a “los humedales y la pesca ribereña mexicana”.

Infobae

El derrame de petróleo en EEUU motiva una oleada de demandas

Cerca de 100 demandas ya han sido presentadas en toda la región del Golfo, y el desastre, que según los abogados se convertirá en la demanda colectiva más grande de la historia de Estados Unidos, involucra miles de millones de dólares en posibles responsabilidades.

Las compañías relacionadas con el derrame de crudo en el Golfo de México se enfrentan a una oleada de demandas, mientras que las acciones legales debido al desastre se multiplican a mayor velocidad de la que fluye el crudo desde el pozo submarino roto de BP Plc.

Cerca de 100 demandas ya han sido presentadas en toda la región del Golfo, y el desastre, que según los abogados se convertirá en la demanda colectiva más grande de la historia de Estados Unidos, involucra miles de millones de dólares en posibles responsabilidades.

“Esto no es sólo un desastre ambiental, esto es un desastre legal”, dijo el miércoles el fiscal general de Alabama, Troy King, a reporteros.

Zygmunt J.B. Plater, que presidió un grupo legal para la comisión especial de Alaska tras el derrame del Exxon Valdez en la zona en 1989, dijo: “Parece claro que esto va a eclipsar al pago del Exxon Valdez”.

“El impacto en términos económicos va a ser medible y va a ser mayor”, afirmó Plater, un profesor de derecho en Boston College, que agregó que la población y el nivel de inversión en las costas del Golfo hacen parecer ínfimos aquellos que estuvieron en riesgo en Alaska hace más de 20 años.

BP es la más expuesta al pago de potenciales daños en el caso. El gigante petrolero con base en Londres es propietario del pozo submarino roto que está lanzando crudo a una tasa no verificada de unos 5.000 barriles (795.000 litros) por día.

La mancha de crudo resultante amenaza playas, caletas pesqueras y refugios de vida salvaje -y estilos de vida- en toda la costa del Golfo.

Otras compañías involucradas incluyen a Transocean Ltd., propietaria de la planta de perforación Deepwater Horizon operada por BP, y Halliburton Co., que entrega una variedad de servicios a la plataforma y estuvo involucrada en la cementación del pozo para estabilizar sus paredes.

Las familias de los 11 empleados que murieron en la explosión de la plataforma Deepwater Horizon el 20 de abril han presentado reclamos por muertes injustas, y las personas que resultaron heridas también han emprendido medidas legales.

Las compañías también se enfrentan a demandas de pescadores, restaurantes, compañías de turismo, hoteles y propietarios de propiedades en arriendo.

Los estados de la Costa del Golfo también podrían demandar, al igual que los municipios, por pérdida de impuestos, y las compañías navieras igual, si el tráfico hacia los grandes puertos o el río Misisipi se ve interrumpido.

“Estamos hablando de la estructura económica completa de cinco estados y todos su negocios complementarios”, dijo Tim Howard, un abogado de Tallahassee que presentó la semana pasada la primera demanda colectiva en Florida por el derrame.

“Estamos hablando quizás de unos 500.000 millones de dólares aquí”, agregó. “Es por eso por lo que no se juega o fastidias con algo tóxico”, sostuvo.

Las acciones de BP han caído desde el accidente, perdiendo cerca de 30.000 millones de dólares de su valor de mercado.

La compañía ha dicho en reiteradas oportunidades que asume la responsabilidad del derrame de crudo y que pagará cualquier reclamo de daño legítimos. El presidente ejecutivo de BP Tony Hayward ha dicho que eso incluye la interrupción de actividades de negocios.

“ALGUNAS ALERTAS”

BP declinó comentar el miércoles la cantidad de demandas que afronta actualmente relacionadas al derrame.

Pero actuó la semana para consolidar lo que entonces describió como “al menos 70 demandas” en un tribunal de Houston, el centro petrolero de Estados Unidos que también sirve como centro de mando para los equipos que dirigen los esfuerzos de limpieza del derrame.

En su presentación ante un panel judicial que decidirá qué tribunal es el mejor para las audiencias del caso, BP también tomó la inusual medida de pedir que la jueza Lynn Hughes de Houston, designada al estrado federal por el ex presidente Ronald Reagan, gestione la multimillonaria demanda.

“Es algo inusual que los acusados en un litigio masivo soliciten a un panel judicial que les envíen a un tribunal particular con un juez en particular”, dijo Brent Coon, un abogado que lideró las acciones civiles contra BP después de la explosión del 2005 en su refinería de Texas City, en la que murieron 15 trabajadores.

“Ciertamente motiva algunas alertas para algunas personas”, agregó Coon, cuya firma representa a un sobreviviente de la explosión en la plataforma de BP que demanda a la firma, a Transocean y Halliburton, entre otros. “El plan de BP es decir que es transparente, cuando de hecho no lo es. Decir que acepta la responsabilidad, cuando en realidad está apuntando el dedo hacia otros”, afirmó.

Una demanda presentada contra BP por uno de sus propios accionistas, que reclama que la compañía ayudó a provocar el derrame del Golfo al poner las ganancias por delante de la seguridad, fue retirada el martes por el demandante sin una explicación de los abogados.

Sin embargo, la medida ofrece poco descanso a BP.

“La cantidad de casos va a aumentar dramáticamente”, dijo Robert Gordon, un abogado de la firma de Nueva York Weitz & Luxenberg, que representa a 500 pescadores comerciales de la zona del Golfo en el litigio por el derrame. (Swissinfo)

MDZ