Obama compara el impacto del vertido en la sociedad norteamericana con el del 11-S

Asegura que “cambiará la forma de pensar sobre el medio ambiente”.- El mandatario visita hoy por cuarta vez la región.- BP vuelve a desplomarse en la Bolsa de Londres

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado hoy que el desastre ecológico en el golfo de México tendrá un impacto similiar en el país al que supuso el 11-S en el sentido de que marcará un antes y un después en la forma de pensar de los norteamericanos, en este caso en lo que se refiere al medio ambiente.

En una entrevista en la página web Politico, el mandatario ha señalado que, de la misma manera que los atentados del 11 de septiembre de 2001 mostraron las “vulnerabilidades” del sistema y modificaron la política exterior de la Casa Blanca, “el desastre [del golfo de México] va a cambiar nuestra forma de pensar sobre el medio ambiente y la energía en los años venideros”. Obama ha hecho estas declaraciones en el mismo día en el que viaja por cuarta vez al área costera afectada por el vertido. Al final de este viaje, de dos días, por Misisipi, Alabama y Florida, Obama ofrecerá mañana por la noche un mensaje televisado a la nación, en horario de máxima audiencia, para explicar sus medidas para paliar el desastre ecológico. Al día siguiente se reunirá en la Casa Blanca con el presidente de BP para exigirle la creación de un fondo especial para las compensaciones e indemnizaciones a los afectados.

“Uno de mis mayores retos es que logremos extraer las lecciones correctas de este desastre”, ha subrayado Obama, que ha añadido que, si bien no puede predecir si EE UU será capaz de cambiar el modelo económico basado en el petróleo en los próximos años, “lo que toca ahora es empezar a hacer esa transición”. “No sé qué nuevas fuentes de energía podremos explotar, qué tecnologías podrían hacer bajar el precio de las energías renovables”, ha afirmad, para agregar: “lo que sí podemos saber es que los combustibles fósiles se agotan; que cada vez será más caro acceder a ellos; y que van a suponer un coste medioambiental para nuestros hijos, para nuestros nietos; y nuestros bisnietos tendrán que encarar el problema”.

Mientras, las acciones de BP vuelven a desplomarse en los mercados. Hoy han caído un 10% en la Bolsa de Londres. El jueves pasado, sufrieron un retroceso del 12% en el parqué londinense, su nivel más bajo desde 1997. La compañía ha enviado hoy al Gobierno de Estados Unidos un nuevo plan para contener el vertido que permitiría recoger diariamente 50.000 barriles de crudo (más de 7,5 millones de litros diarios), frente a los 2,4 millones de litros que la empresa logra capturar ahora. La Casa Blanca dio el viernes pasado un plazo de 48 horas a BP para que ofreciera un plan más eficaz para la contención del vertido y la recolección del petróleo derramado desde el pasado 20 de abril. Según ha informado hoy un funcionario de la Casa Blanca, la firma ha respondido al ultimátum. “Ahora han bosquejado un método para contener más de 50.000 barriles de crudo por día hacia finales de junio, dos semanas antes de lo sugerido inicialmente”.

BP ha emitido un comunicado en el que señala que ya ha gastado 1.600 millones de dólares en sus intentos de frenar el derrame y que hacia finales de mes se pondrá en marcha un sistema “más permanente y flexible” de tuberías flotantes y se desarrollarán “planes para mejorar este sistema y también para ampliar las opciones para una contención adicional”. Estos planes permitirían la captura de más de 7,5 millones de litros diarios de crudo. Actualmente, BP está conteniendo unos 2,4 millones de litros diarios y algunos cálculos del Gobierno de Estados Unidos indican que del pozo abierto manan aproximadamente 7,9 millones de litros de petróleo cada día.

El País

_______

El vertido del Golfo es seis veces el del ‘Exxon’

YOLANDA MONGE

Si cada día se han vertido al mar más de seis millones de litros de crudo desde la explosión el 20 de abril de la plataforma Deepwater horizon hasta el 3 de junio -cuando se colocaba la campana de contención-, las matemáticas dicen que se han derramado más de 270 millones de litros en 45 días; más del doble de lo estimado al principio de la crisis. O lo que es lo mismo: entre cinco o seis veces la cantidad que derramó el petrolero Exxon Valdez (38.000 toneladas) en las costas de Alaska en 1989. El titular bien podría ser este: “En el golfo de México se ha producido un Exxon Valdez a la semana”. O, desde su inicio, tres veces un Prestige -derramó 77.000 toneladas de fuel frente al litoral gallego en 2002-.

No hay consenso entre los expertos sobre la cantidad exacta derramada por pozo subterráneo propiedad de BP. Solo en que ha sido muchísima. Un documento interno de la petrolera británica que citaba ayer el diario The Washington Post muestra que el 27 de abril la empresa diseñaba tres posibles escenarios. El más modesto aventuraba que sólo se estuviesen filtrando algo más de 160.000 litros al día; el más probable, 800.000; el peor, una fuga diaria de 2,2 millones de litros. Pues bien, solo el miércoles se desviaron del fondo a la superficie más de 2,5 millones de litros.

Las cifras son de suma importancia. No sólo para conocer el impacto ambiental, sino también para establecer la cuantía de las multas que deberá pagar BP por contaminar la región y para evaluar qué medios se necesitan para hacer frente al desastre.

En medio de esta guerra de cifras, la Casa Blanca anunciaba ayer que Barack Obama recibirá el miércoles al presidente de la petrolera BP, Carl-Henric Svanberg. Durante días, la Casa Blanca se ha mostrado reticente a reunirse con el consejero delegado de la empresa, Tony Hayward. Obama llegó a decir en televisión -sin citarle- que él hubiera despedido al responsable de tantos errores como los que se suponen que se han producido desde la explosión en la que murieron once personas. Ayer no se confirmaba que la invitación del presidente fuera extensiva a Hayward y que este fuera a estar en la reunión.

El primer ministro británico, David Cameron, salió en defensa de BP. Según un portavoz, Cameron ha transmitido a BP la importancia de que la petrolera británica sea una compañía fuerte y estable, ya que esto repercute “en el interés de todos”.

El País

_______

Obama quiere embargar a petrolera

El gobierno de Estados Unidos quiere que la británica British Petroleum pague la indemnización por el desastre ecológico generado tras el hundimiento de una plataforma de perforación off shore. El presidente norteamericano  visitará la zona afectada entre hoy y mañana, donde evaluará los daños para demandar a la empresa

Estados Unidos insistirá en la necesidad de que la petrolera británica British Petroleum (BP) abra una cuenta embargada para pagar las indemnizaciones relacionadas con la marea negra del Golfo de México, indicó el domingo el principal consejero de Barack Obama, quien entre hoy y mañana se referirá al desastre ecológico.
El mandatario estadounidense dará una conferencia de prensa cuando regrese del Golfo de México para comentar los detalles del derrame de petróleo en ese lugar.
La idea del gobierno de Estados Unidos es que la empresa British Petroleum abra una cuenta embargada para pagar las indemnizaciones.
“Queremos asegurarnos de que el dinero está embargado para responder a las demandas legítimas de indemnización que ya se han hecho y que van a seguir haciéndose por parte de las empresas y los particulares que fueron perjudicados en el Golfo”, dijo David Axelrod.
“Y queremos asegurarnos que el dinero se administre de manera independiente y que no habrá reticencias en el momento de indemnizar” a las víctimas, agregó.
El presidente estadounidense podría pedirle a los dirigentes de BP, que están convocados a una reunión en la Casa Blanca el miércoles, que depositen varios millones de dólares en una cuenta embargada para pagar las indemnizaciones.
El diario británico Times publicó el viernes que el pago de dividendos de BP para el segundo trimestre podría ser suspendido y embargado hasta que se determine el costo final de lo que tendría que pagar la petrolera británica por esta marea negra, causada tras la explosión el 20 de abril de una plataforma petrolera administrada por BP.

Discurso a la nación
En tanto, Obama dará un discurso a la nación luego de su visita al Golfo de México.
“El presidente irá al Golfo de México, a los estados que aún no visitó: Alabama, Misisipi y Florida. Cuando vuelva dará un discurso a la nación desde la Casa Blanca”, dijo Axelrod, quien adelantó que allí evaluará los daños producidos y el costo de su remediación.
“Estamos en algo así como un punto de inflexión en este asunto. Quiere presentar los pasos a dar a partir de ahora para salir de esta crisis”, afirmó.
Es relativamente poco común que los presidentes apelen a discursos televisados formales desde la Casa Blanca, decisión que marca la importancia que el Gobierno quiere darle a este tema ante el público.
Obama “quiere presentar los pasos a dar a partir de ahora para salir de esta crisis”, afirmó el consejero principal.

Críticas republicanas
Obama visitará el Golfo de México en medio de críticas por parte de sus adversarios republicanos. El gobernador de Alabama, Bob Riley, condenó ayer  la falta de liderazgo del gobierno estadounidense en su respuesta al derrame, considerado como la peor catástrofe ambiental en la historia de ese país.
Luego de su visita a las costas y su discurso a la nación, Obama se reunirá el miércoles con el presidente del grupo británico British Petroleum (BP), Carl-Henric Svanberg, y se espera que el director general de la petrolera, Tony Hayward, también asista a este encuentro en la Casa Blanca.
Con esta reunión, Obama pretende seguir ejerciendo presión sobre los dirigentes de BP con el objetivo de que la petrolera optimice su lucha por contener el derrame de petróleo.

La Mañana Neuquén

___________

British Petroleum deberá indemnizar a todos los afectados por el derrame

Barack Obama quiere que la firma responsable de la plataforma siniestrada cree un fondo de reparación para las empresas y privados que sufrieron las consecuencias del vertido de crudo en el Golfo de México, una catástrofe ambiental que afecta a toda la costa sudoeste de EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le exigirá el miércoles a British Petroleum (BP) que establezca un fondo para indemnizar a las empresas y privados dañados por el vertido de petróleo en el Golfo de México, luego de que mañana dirija un mensaje al país sobre el tema.

Según una publicación en internet difundida por la agencia de noticias Ansa, Obama oficializará el pedido durante el encuentro que tendrá el miércoles con el presidente de BP, Carl Henric Svanberg, y otros representantes del gigante petrolero británico.

El fondo, “administrado por un panel independiente establecido exclusivamente para este propósito”, será creado con una suma acumulada para pagar daños “bajo procedimientos justos, eficientes y transparentes”, dice el informe.

La Casa Blanca trata de asegurarse que sea BP, y no los contribuyentes norteamericanos, quien pague por la peor catástrofe ambiental de la historia de Estados Unidos. La empresa aún no ha logrado detener el vertido de crudo por las rotas tuberías, a 1.500 metros de profundidad.

El vertido comenzó el 20 de abril luego de estallar y hundirse la plataforma de perforación Deepwater Horizon, lo que causó la muerte de 11 trabajadores. Desde entonces, unos 40.000 barriles de petróleo se vierten a diario en las aguas, según cálculos de las autoridades norteamericanas.

Antes del reclamo a BP, Obama dirigirá un discurso de entre 10 y 15 minutos sobre la catástrofe, anunció ayer el vocero David Axelrod en una entrevista con el canal televisivo NBC que reportó la agencia DPA.

El mensaje del presidente a los norteamerticanos será emitido a las 20 (21 en Argentina) desde la Casa Blanca, poco después de su regreso desde la región afectada por el derrame de crudo, frente a la costa del sur.

Axelrod aseguró que la lucha contra la marea negra tiene máxima prioridad para el gobierno. “No es una crisis duradera, es casi como una epidemia”, lamentó.

ULTIMATUM

La Guardia Costera de Estados Unidos impuso a la empresa British Petroleum (BP) un ultimátum de 48 horas, que vence hoy, para que presente un nuevo plan para contener el derrame de crudo, en el Golfo de México.

El organismo le comunicó además a la empresa a través de una carta que su plan para contener el derrame de petróleo en el Golfo de México “no va suficientemente lejos”, consignó la agencia de noticias ANSA.

La carta fue enviada por el contralmirante James Watson, uno de los coordinadores de los esfuerzos para detener el derrame, a Doug Suttles, jefe operativo de la BP en Houston, en el estado norteamericano de Texas.

En la misiva, dada a conocer por la Casa Blanca, Watson le dijo a Suttles que el sistema de tapón embudo que la BP colocó sobre el pozo submarino averiado en el accidente del 20 de abril no está a la altura de las nuevas estimaciones de la pérdida.

“Está claro que se necesita urgentemente capacidad adicional”, advirtió Watson.

El pozo estaría derramando hasta 40.000 barriles diarios de petróleo, muy por encima de las evaluaciones previas de la empresa, según las últimas estimaciones federales.

Patagónico.net