Cuba espera la llegada del derrame petrolero de EE.UU.

Teme que la contaminación afecte sus costas. Solicitó apoyo logístico al gobierno venezolano

Las autoridades cubanas están preparándose con la ayuda de expertos de Venezuela para la posible llegada a sus costas de la “marea negra” que continúa expandiéndose en el Golfo de México, según afirmaron ayer altas autoridades de la isla.

El jefe de la Defensa Civil de Cuba, el general Ramón Pardo, dijo a periodistas en La Habana que actualmente trabajan en la isla expertos de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) enviados por el presidente Hugo Chávez ante la amenaza del derrame.
“Ellos son especialistas. Llevan más de 100 años explotando petróleo. Nosotros no llevamos tanto”, dijo Pardo, citado por la agencia Prensa Latina, en declaraciones durante el VIII Congreso Internacional sobre Desastres organizado en la capital cubana.
El desastre en el Golfo de México se inició con la explosión y el hundimiento a finales de abril de una plataforma petrolera gestionada por la empresa British Petroleum (BP), que además dejó 11 muertos. La expansión de la marea negra continúa, en lo que es considerada la mayor catástrofe medioambiental en la historia de Estados Unidos.

Tamaño
En el mismo congreso en La Habana, el viceministro cubano de las Fuerzas Armadas, el general Ramón Espinosa, afirmó que en el pasado Cuba ha tenido que enfrentar problemas causados por buques petroleros frente a sus costas, pero nunca de la magnitud del actual accidente.
“Cuba está tomando las medidas a su alcance”, dijo a la prensa. “Estamos informándonos para hacer todo lo que esté a nuestro alcance, recibir el apoyo de los que tienen más experiencia en esto. Sería una desgracia para Cuba, pero nos preparamos para enfrentarla”, añadió.
En mayo, el presidente cubano, Raúl Castro, encabezó una sesión ampliada de su Consejo de Seguridad Nacional en la que se trataron entre otros asuntos “las misiones de prevención para proteger al país de secuelas de accidentes como el de la marea negra que hoy se desplaza en el Golfo de México”.

La Mañana Neuquén