Huella de carbono: Advierten sobre impactos en la estructura productiva de países en desarrollo

La CEPAL alertó que la medición de gases a través de la huella de carbono, podría traer efectos en la producción y el consumo. En la inauguración de un encuentro sobre la vulnerabilidad del comercio internacional frente a la huella de carbono, la Secretaria Ejecutiva de ese organismo internacional, Alicia Bárcena, dijo que “esta realidad nos pone frente a un dilema mucho más profundo, ya que podría tener el riesgo de nivelar el campo de juego para actores que tienen muy distintas capacidades”.

Durante el seminario, que se desarrolló en Santiago de Chile, expertos de América Latina, Estados Unidos, Europa y Oceanía dialogaron sobre el uso de la huella de carbono en los circuitos comerciales, conocieron la visión de la región sobre este tema, y exploraron sus posibles impactos y oportunidades.

Según el informe que reproduce la agencia Télam, la huella de carbono es un indicador de la cantidad de gases de efecto invernadero generados en los procesos de producción y consumo de bienes y servicios y se ha tornado crecientemente en un factor de competitividad de los productos transados internacionalmente.

Algunos países desarrollados han anunciado iniciativas unilaterales para distinguir el comercio de bienes y servicios según su carga contaminante, como el etiquetado de carbono. Este etiquetado, que será implementado en Francia a partir de enero de 2011, indica la cantidad de emisiones de dióxido de carbono en el proceso de producción, transporte y eliminación de un producto.

La Unión Europea exigirá el etiquetado de carbono en 2012, con un mayor alcance que la disposición francesa. Actualmente está en proceso el reporte de emisiones de las líneas aéreas europeas, que debiera entrar en vigencia en 2012. El Congreso de Estados Unidos sigue tramitando el proyecto de ley “Acta de Energía Limpia y Seguridad 2009” que también limitaría el comercio de bienes y servicios basado en la huella del carbono.

La puesta en marcha de estas medidas unilaterales, si bien apunta a disminuir las emisiones de gases efecto invernadero, podría tener repercusiones económicas y comerciales en los países en desarrollo.

Al inaugurar la reunión, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL dijo que el cambio climático es un hecho irrefutable y que actualmente estamos frente a un momento histórico en las negociaciones internacionales para intentar controlar las emisiones de gases contaminantes.

Posteriormente José luís Samaniego, director de la División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos de la CEPAL , realizó una exposición en la cual presentó el estado actual de las emisiones en los países de América Latina y el Caribe y los desafíos que se presentan frente a la adopción de mediciones a través de la huella de carbono.

“Hoy la huella de carbono aplica a productos finales. Es posible que la competencia interna amplíe gradualmente el universo de aplicación a los productos intermedios y materias primas, lo que representaría una amenaza mayor para América Latina y el Caribe”, advirtió Samaniego. “Además del impacto de la huella de carbono, hay otras huellas como la del agua que también están creciendo en importancia y deben ser consideradas”, agregó.

“Por ello resultan esenciales mayores iniciativas de políticas provenientes de nuestra región”, dijo.

“Los países de la región debe incorporar la huella de carbono en su agenda de innovación no sólo para fortalecer su competitividad, sino además para anticiparse a eventuales sesgos proteccionistas en las políticas que sobre este tema se discutan en las economías industrializadas”, señaló por su parte Osvaldo Rosales, director de la División de Comercio Internacional e Integración de la CEPAL.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono se define como la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto). Los gases más peligrosos y más comunes son el dióxido de carbono (CO2) y el metano. El CO2 proviene de cuando quemamos combustibles fósiles y este se va a la atmósfera. Los fósiles son sustancias como el petróleo, el carbón o el gas natural creadas en el interior de la Tierra hace millones de año

El metano proviene del cultivo de arroz, de los basurales, las termitas lo producen, etc. Si este gas invernadero aumenta mucho de cantidad el planeta podría subir muchos grados de temperatura. Este puede quemarse y ser utilizado como combustible, compone el gas natural.

Elentrerios.com