El Gobierno denunció a cinco petroleras inglesas por la exploración en Malvinas

Tal como lo había adelantado la semana pasada Timerman, la Argentina acusó a las compañías y además solicitó que informen sobre sus actividades en las islas

Una semana después de que el canciller Héctor Timerman anunciara que la Argentina pensaba emprender “acciones administrativas, civiles y penales” contra cinco empresas de capitales británicos que participan de la exploración petrolera en la zona de las Islas Malvinas, el Palacio San Martín presentó ayer su primera denuncia formal, con dos notas dirigidas a las bolsas de valores de Nueva York y de Londres. En paralelo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner renovó el reclamo de su Gobierno para que Inglaterra “cumpla las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU)”, que instan a ambos países a negociar la soberanía del archipiélago del Atlántico Sur.

Por su parte, el gobierno de David Cameron, replicó que la Argentina no ejerce la soberanía en la zona en disputa, por lo que hay seguridad jurídica.

En su primera acusación contra empresas por la exploración “ilegal” en Malvinas, el Ministerio de Relaciones Exteriores informó que se pidió a ambas bolsas que “exijan” a las compañías involucradas “que informen respecto de tales actividades ilícitas, así como cuantifiquen los riesgos derivados de éstas”. El comunicado añadió: “De tal manera, estarán en condiciones de evaluar si corresponde continuar cotizando sus títulos”.

Las empresas señaladas por la Cancillería son Argos Resources Limited; Borders & Southern Petroleum PLC; Desire Petroleum PLC; Falkland Oil and Gas Limited y Rockhopper Exploration PLC. El Gobierno las acusó de “estar ilegítimamente realizando tareas de exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina, exponiéndose a sanciones administrativas, civiles y penales”.

Ambas misivas, dirigidas a Christopher Gibson “titular de la bolsa de valores de Londres” y a Duncan Niederauer “director ejecutivo del mercado de valores en Wall Street” incluyeron, además, un listado de empresas vinculadas directa o indirectamente a las compañías petroleras mencionadas, y otro con las compañías “que han manifestado interés en invertir en ellas”.

En el marco de la escalada del diferendo diplomático entre la Argentina e Inglaterra y a apenas 11 días de cumplirse el 30´ aniversario de la guerra de Malvinas, el Gobierno inició el “plan” de judicialización y denuncias administrativas y comerciales “en el país y en el exterior”, solicitado por Cristina Kirchner, no sólo contra empresas petroleras que operan en la zona circundante a las islas sino también a las firmas que les brinden “apoyo logístico, financiero y asesoría en general”.

Además de profundizar esa estrategia, la Presidenta continuó ayer ratificando su denuncia contra Londres por la “militarización” del Atlántico Sur, presentada ante la ONU el mes pasado. “Tenemos la necesidad de darle una mano a la paz”, pidió la jefa de Estado, en un breve acto realizado en la residencia presidencial de Olivos para anunciar la apertura del denominado Informe Rattenbach, cuya desclasificación había solicitado el pasado 8 de febrero, en el que se investigó la responsabilidad que tuvieron los militares argentinos en el conflicto bélico de 1982. El informe fue subido anoche al sitio web de Presidencia.

Cronista.com