Secretaría Legal y Técnica ya redactó el decreto para expropiar acciones de YPF

El secretario Legal y Técnico de la Presidencia terminó de ajustar el decreto que dispone la expropiación de acciones de la petrolera que hoy esta en más de la española Repsol y los argentinos Eskenazi. Cristina medita la decisión final, mientras mantiene al máximo la embestida contra la compañía

La Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia ya tiene redactado el decreto para expropiar acciones de YPF, afirmó a LPO una fuente que conoció de primera mano ese paso administrativo. La información acaso indica que Cristina Kirchner se inclina por ingresar en la compañía, mas que por decretar una nacionalización de todo el petróleo argentino.

De todas maneras, funcionarios de primera línea confirmaron a LPO que la decisión final no está tomada y la Presidenta continúa evaluando pros y contras de los distintos cursos de acción que le proponen sus funcionarios para dirimir la pelea con la petrolera que hoy controlan Repsol y los Eskenazi.

Este medio reveló en su momento que una de las opciones que manejaba el gobierno era comprar el 57% de acciones que está en manos de Repsol a través de un “Joint venture” entre el gobierno nacional, las provincias petroleras y un grupo de empresarios argentinos, entre los que se menciona a los Bulgheroni, Cristóbal López y Techint.

Es que como anticipó LPO, la idea de intervenir la compañía presenta una endeblez jurídica demasiado alta, mientras que la propuesta del viceministro de Economía, Axel Kiciloff, de nacionalizar el petróleo se contradice con la cláusula constitucional incorporada en la reforma de 1994 que coloca ese recurso bajo la soberanía de las provincias.

Sin embargo, no habría que sacar conclusiones apresuradas. Se trata en todos los casos de problemas jurídicos que el Gobierno si existe la decisión política podría optar por enfrentar.

Lo concreto es que el funcionario más influyente de este gobierno, el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, ya tiene en un cajón de su escritorio el decreto que dispone la expropiación de acciones de la petrolera. El arma está martillada, se verá si la Presidenta opta por apretar ese gatillo.

La Política Online

Cristina designó a Kicillof líder de la batalla

Por Rodolfo Barros | Perfil

“Hay que hacerse amigo de Axel Kicillof” es la frase más repetida en la última semana entre los ejecutivos de las empresas energéticas líderes. Es que el vice ministro de Economía es la figura del Gobierno designado por la Presidenta Cristina Kirchner para liderar la batalla que lanzó contra YPF. La designación terminó de explicitarse el miércoles pasado cuando el especialista en los estudios de Karl Marx salió de la reunión que mantuvo en la sede de YPF con el titular de Repsol, António Brufau.

Sus acompañantes, Roberto Baratta, director por el Estado en la mesa de decisiones de YPF y mano derecha del Ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Energía, Daniel Cámeron dieron un paso atrás y dejaron que Kicillof rechace en nombre del Gobierno la propuesta de capitalizar la empresa en lugar de aportar dividendos a un fondo para inversiones. Kicillof también lideró encuentros con otras firmas del sector.

Baratta dejó hace diez díasde atender los llamados de los petroleros con los que negociaba el esquema de subsidios, precios congelados y diferenciados armados por De Vido. Cammeron los sigue recibiendo en su despacho pero sin poder alguno. Los pedidos de audiencia con Kicillof que realizan los empresarios fueron contestados con promesas de cumplirse pronto. Pero sin fechas concretas.

Kicillof estudia el sector energético desde hace meses. Es que a principios de 2011, las peleas entre De Vido y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se agudizaron. La interna puede sintetizarse así: Moreno calculaba que la falta de dólares y el déficit crecerían motorizados por las importaciones de energía de De Vido. Cuando De Vido le decía a la Presidenta que necesitaría dos barcos de gas, Moreno retrucaba con el doble. Y la Presidenta puso a Kicillof a auditar a ambos.

Los números se acercaron más a las sumas de Moreno que a las de De Vido, razón que explica el asenso del Secretario de Comercio y el recorte de poderes de Planificación.

Moreno aceptó a Kicillof, al que llama Alec. Pero el joven economista se convirtió en una amenaza para el liderazgo de Moreno. Es que el ex gerente de Aerolíneas goza de la mayor confianza de Cristina: en las dos horas que demandó la reunión con Brufau, Kicillof llamó a la Presidenta cuatro veces para consultarla. Moreno no logra tanta fluidez.

Algunos leen que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia que depende de la Secretaría de Comercio no avanzó contra YPF con medidas más fuertes que decirle a la empresa que cumpla con el abastecimiento. La táctica de Moreno sería la de dejar sólo a Kicillof en la avanzada en la que también se juega su asenso al puesto que ocupa Hernán Lorenzino, de viaje en Caracas con De Vido para arreglar deudas por el gasoil. Kicillof no niega tener un plan integral para el sector y los empresarios creen que se conocerá con la resolución del conflicto YPF.

Perfil