Para el CEO de Repsol, "hay que hablar y no imponer ni discursear"

Brufau lo dijo en su primera declaración a la prensa después de sus gestiones por YPF

En medio de las fuertes tensiones generadas por las intenciones del Gobierno de aumentar su participación en YPF, la mayor petrolera del país, el CEO de Repsol, la empresa española que posee la mayor parte del paquete accionario, sostuvo ayer que la disputa debe solucionarse por medio del diálogo con el Gobierno. “Siempre hay que hablar y no imponer ni discursear”, dijo Antonio Brufau.

Fue tres días después de su encuentro con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y con el viceministro de Economía, Axel Kicillof. Los funcionarios lo recibieron el mismo día en que el gobierno español, del presidente Mariano Rajoy, advirtió que tomaría duras reprimendas contra la Argentina si la administración de Cristina Kirchner adquiría de manera hostil las acciones de Repsol en YPF.

“El camino es hablar, hablar, hablar… porque si alguien no está de acuerdo con algo, hay que hablar”, dijo Brufau, en un breve contacto con Radio Mitre, en un aeropuerto, a minutos de abordar un vuelo en España.

El CEO de Repsol explicó que prefería no hacer declaraciones porque era conveniente mantener las gestiones en reserva. “Yo creo que nuestro trabajo tiene que ser más privado, intentando hacer las cosas bien, intentando hablar con quien tengamos que hablar”, sostuvo Brufau.

Sin resultados
El directivo de Repsol viajó la semana pasada a la Argentina para interiorizarse de los planes de la Casa Rosada y para proteger los intereses de la compañía ante el proyecto reestatizador que se analiza en los despachos oficiales.

Brufau se volvió a España convencido de que nada le quedaba ya por hacer en la Argentina. De Vido y Kicillof habían cortado en seco su propuesta de aumentar las inversiones. Le explicaron que el plan era otro, que el Estado expropiaría el 25 por ciento que hoy les pertenece a los Eskenazi y que avanzaría sobre parte de las acciones de Repsol, que totalizan casi el 58 por ciento de YPF.

Ayer, el CEO de la empresa española insistió en evitar las filtraciones. “Las cosas hay que hacerlas en los despachos, y hablando yo siempre he creído que la gente se entiende”, sostuvo, en sintonía con el tono conciliador que cobraron las negociaciones con el Gobierno durante las últimas horas.

Nueva negociación
Ahora se habla en el Gobierno de una posible negociación con Repsol por el capital accionario de la empresa, pero en un porcentaje que podría ser de alrededor del 30 por ciento y bajo condiciones consensuadas. La Casa Rosada considera que YPF valía hace tres meses 18.000 millones de dólares. Pero luego de que el Gobierno la culpó de no invertir y de la caída en la producción, con quita de áreas de explotación provinciales, Balcarce 50 estima que el precio de YPF cayó a 10.000 millones.

Todo comenzó a reacomodarse luego de la fuerte presión de España y la Unión Europea en los últimos días. Y es por ello que ayer el ministro de Industria español, José Manuel Soria, aseguró que “en las últimas 48 horas parece que las cosas se encauzan”.

El canciller José Manuel García Margallo había advertido anteayer que “cualquier agresión” de la Argentina contra Repsol “podría significar la ruptura económica y fraternal” entre ambos países.

La Nación