Provincias buscan certezas

Tras queja de España, cita con ministros y gobernadores. El «modelo» y una lupa sobre las acciones

Por Pablo Ibáñez | Ámbito Financiero

Luego del torbellino de rumores y proyectos apócrifos, la Casa Rosada retomará la agenda YPF con las provincias. Lo hará en dos etapas: una cita, hoy, con ministros de los territorios petroleros y una cumbre, a priori convocada para mañana, con los gobernadores.

Julio De Vido será el delegado K: encabezará, o delegará en Roberto Baratta, el encuentro con los ministros y reunirá a los mandatarios. Hasta anoche, no estaba definido si Cristina de Kirchner volverá, como el jueves pasado, a sentarse con los jefes provinciales.

En aquel turno, los gobernadores abandonaron Balcarce 50 con más incógnitas que certezas: la Presidente los recibió 20 minutos, les pidió evitar filtraciones a la prensa »cuanto más herméticos seamos, mejor nos va a ir», les dijo y los convocó para esta semana.

Les avisó, además, que el proyecto que había circulado toda la tarde no era el oficial. «No es nuestro» descolocó a sus huéspedes que esperaban que les muestre un borrador que, además, suponían transitaría siquiera parcialmente la línea del texto difundido.

Aquellas intrigas no se disiparon. En Gobierno y en algunas provincias desconfían que la embestida de España -un funcionario consideró destempladas las declaraciones de Antoni Brufau que usó el verbo «sermonear»- desactive los planes K de avanzar sobre YPF.

Es cierto, pero eso se transmitió el mismo jueves, que la Casa Rosada explora la variante de una negociación con Repsol que sea dura pero sin forzar una crisis. Un viejo truco: deslizar una opción de máxima, extrema, para que luego cualquier medida parezca moderada.

En ese contexto, Baratta -que es subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación y estuvo en la reunión de la semana pasada con los gobernadores- hará una primera aproximación al tema YPF con los ministros con cobertura en la cuestión petrolera.

Por disposición de la Casa Rosada, De Vido y Baratta hacen un seguimiento municioso del desempeño de YPF en cada una de las provincias. A partir de esos sondeos, se acordó con los gobernadores la quita de concesiones. Es clave en una eventual negociación con Repsol.

Con los gobernadores, que serán recibidos por el ministro de Planificación y -quizá- por la Presidente, se completará el menú de temas a analizar. En principio son dos pero tiene un punto en común: los gobernadores buscan certezas sobre qué pretende hacer la Casa Rosada con YPF.

– El esquema de delegar en las provincias la embestida sobre YPF se repetirá ante la sospecha de que existió una operación «bursátil y mediática» para hacer subir las acciones de la compañía el mismo día que se esperaba un anuncio presidencial de «expropiación». Sobre esa cuestión charlaron, la semana pasada, gobernadores y ministros. El viernes lo blanqueó el santacruceño Daniel Peralta. Esta semana, los gobernadores propondrán una investigación sobre los vaivenes de los papeles de la petrolera.

– Los gobernadores esperan señales de la Casa Rosada sobre con qué «modelo» se ejecutará el desembarco en YPF. Volvió a sonar en estas horas la versión de la participación privada. Se invocan, para esa alternativa, dos nombres: Bridas y Cristóbal López.

– En las últimas horas se incorporó, lateralmente, un tercer ítem: al tema podría agregarse un capítulo referido a la minería. Hasta ahora el Gobierno mantuvo una postura de mayor condescendencia con la actividad minera que con la petrolera. Ese matiz, según trascendió, podría empezar a diluirse.

Ámbito Financiero