Apoyo casi unánime en el Senado para expropiar YPF

La UCR, el FAP y parte del PJ disidente resolvieron votar a favor del proyecto del Gobierno l Ya se emitió dictamen y se aprobará el miércoles próximo l Las acciones de la compañía se derrumbaron ayer un 28,7 por ciento

Por Gabriel Sued  | LA NACION

El proyecto de ley enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo, que declara de interés público el autoabastecimiento de hidrocarburos y determina la expropiación del 51% de las acciones de YPF, obtuvo ayer despacho favorable de comisión en el Senado y será debatido en el recinto el miércoles próximo, cuando se prevé que será aprobado casi por unanimidad.

Luego de un primer día de debate acalorado, los principales bloques de la oposición anunciaron que, aunque plantearán modificaciones en particular, votarán en general a favor del dictamen emitido por las comisiones de Presupuesto y Hacienda, de Asuntos Constitucionales, y de Minería, Energía y Combustibles.

El texto lleva la firma de 18 oficialistas y de los senadores Carlos Verna (PJ-La Pampa) y Samuel Cabanchik (ex Coalición Cívica), que firmaron en disidencia parcial. Al respaldo del Frente para la Victoria y de sus aliados se sumarán, en la votación en general, la UCR , que cuenta con 14 senadores; el Frente Amplio Progresista (FAP), con un bloque de cuatro, y, por lo menos, un sector del Peronismo Federal.

Los únicos que anticiparon que no acompañarán la iniciativa son María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica, y los peronistas disidentes Juan Carlos Romero, Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre. El proyecto podría alcanzar así el apoyo de más de dos tercios de los miembros de la Cámara alta. Un escenario similar se vislumbra en Diputados.

El avance legislativo coincidió con otro día negro para la compañía en la Bolsa de Comercio, donde la acción cayó el 28,7%. En Nueva York, la baja llegó al 32,7%.

En el dictamen no se introdujeron cambios respecto del proyecto del Poder Ejecutivo. A lo largo de 19 artículos, se propone declarar de interés público y prioritario de la Argentina el autoabastecimiento de hidrocarburos, así como la explotación, industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburos, y expropiar el 51% de las acciones de YPF que hoy controla la empresa española Repsol. De aprobarse la iniciativa, el 51% de la porción expropiada quedará en manos del Estado nacional y el 49 restante será propiedad de las diez provincias petroleras. Se propone, además, la creación de un consejo federal de hidrocarburos, para coordinar las acciones del Estado nacional y de las provincias.

Justo antes de que se firmara el dictamen, el senador Aníbal Fernández, presidente de la Comisión de Presupuesto, avisó que durante el tratamiento del proyecto en el recinto se incorporará la expropiación del 51% de YPF Gas, dedicada al gas envasado, que también tiene como accionista mayoritaria a Repsol. La decisión se tomó luego de que funcionarios de la intervención de YPF, resuelta por un decreto de la presidenta Cristina Kirchner, descubrieron que YPF Gas no era una firma controlada de la compañía principal sino una sociedad anónima independiente.

“Las fuerzas políticas nacionales que tienen historia y compromiso con los intereses del país están adhiriendo en términos generales”, se regocijó el presidente del bloque kirchnerista, Miguel Angel Pichetto, al finalizar el debate en comisión. El día estuvo dedicado a las exposiciones de los ex secretarios de Energía Daniel Montamat y Jorge Lapeña; del historiador Nicolás Gadano, y del consultor Gualter Chebli. Todos ellos advirtieron a los senadores que la mera expropiación de YPF no es suficiente para resolver la crisis energética que atraviesa el país.

En ese punto también hicieron hincapié los radicales, que, luego de largas deliberaciones, resolvieron que votarán, en ambas cámaras, a favor del proyecto en general, pero que presentarán un bloque de disidencias para marcar distancia de la iniciativa del oficialismo.

“Tenemos enormes diferencias y una sola coincidencia, que, en línea con la postura histórica del partido, es la necesidad de que el Estado recupere el control de un recurso estratégico como son los hidrocarburos”, explicó el jefe del bloque radical en la Cámara alta, Luis Naidenoff, acompañado de Ernesto Sanz y Gerardo Morales.

Durante el debate en el recinto, la UCR propondrá una auditoría integral de las áreas de exploración y de explotación y que la expropiación del 51% no apunte sólo a Repsol, sino, en partes iguales, a todos los accionistas de la compañía. Entre ellos, al grupo Petersen (de la familia Eskenazi), que, con la anuencia del gobierno nacional, adquirió el 25% de las acciones de YPF en 2008, a pagar con los dividendos que distribuyera la propia petrolera.

La UCR planteará además el establecimiento de un plazo de 60 días para llegar a un acuerdo sobre el precio a pagar a los accionistas expropiados, la participación de los trabajadores en el 10% de los dividendos que no se reinviertan y la obligación de que la nueva YPF sea auditada por la Auditoría General de la Nación (AGN).

Esto último será también uno de los reclamos del FAP, que pedirá además que todas las provincias, y no sólo las petroleras, participen de las utilidades de YPF.

Previsión de votos

65
A favor
El FPV y aliados, más la UCR, el FAP y algunos peronistas disidentes, votarán en general la expropiación.

4
En contra
Estenssoro (CC) dijo que votará en contra o se abstendrá. Romero. Rodríguez Saá y Negre (PJ disidente) rechazan la iniciativa.

3
En duda
Son peronistas que no anticiparon cómo votarán, entre ellos Menem.

La Nación

Pueden ser opositores, pero no comen vidrio

El despacho fue acompañado por Carlos Verna (PJ-La Pampa) y Samuel Cabanchik (Probafe-Capital Federal), pero el radicalismo y el FAP definieron que el próximo miércoles votarán el proyecto en general en el recinto

Por Sebastián Abrevaya | Página/12

El Senado dio ayer el primer paso para la expropiación del 51 por ciento de la empresa YPF y la declaración de interés público nacional del autoabastecimiento de hidrocarburos. Con el impulso del kirchnerismo y el acompañamiento (en disidencia parcial) de otros dos senadores, las comisiones de Presupuesto y Hacienda, Asuntos Constitucionales y Minería, Energía y Combustibles firmaron el dictamen propuesto por el Gobierno, que será tratado el próximo miércoles en el recinto de la Cámara alta. La firma se realizó luego de las exposiciones de los ex secretarios de Energía Jorge Lapeña y Daniel Montamat, el geólogo Gualter Chelbi y el historiador Nicolás Gadano; y luego también de las respectivas preguntas de los senadores. Casi sobre el final, el senador Aníbal Fernández anticipó que además será expropiada la empresa YPF Gas, propiedad de Repsol. El martes, el oficialismo había adelantado que buscará convertir el proyecto en ley el 3 de mayo.

“El debate ha sido muy importante, muy rico. Creo que la presencia de los funcionarios nacionales y también de especialistas permite conformar una opinión, una visión sobre el tema”, señaló el jefe de la bancada kirchnerista, Miguel Pichetto, al concluir el plenario de comisiones. En la jornada de ayer, tanto las exposiciones de los especialistas como las preguntas de los senadores tuvieron un tono mucho más tranquilo que el del martes, cuando los protagonistas fueron el viceministro de Economía, Axel Kicillof, y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. Los invitados fueron convocados dentro de una extensa lista solicitada por la senadora de la Coalición Cívica, María Eugenia Estenssoro, que incluía también a los gobernadores de la Organización Federal de los Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi), que no concurrieron.

Ayer por la tarde, el kirchnerismo ya había conseguido estampar 20 firmas en el dictamen, de las cuales cuatro valen doble y una triple, ya que un mismo senador puede integrar más de una comisión.

La oposición, en cambio, blanqueó ayer su postura respecto del proyecto kirchnerista luego de dos días de intenso debate interno. Si bien por fuera del oficialismo sólo firmaron el dictamen los senadores Carlos Verna (PJ-La Pampa) y Samuel Cabanchik (Probafe-Capital Federal), prácticamente todos los bloques anticiparon su voto a favor en general durante el tratamiento en el recinto la semana próxima. Con los 33 votos del oficialismo y cuatro de sus cinco aliados habituales era suficiente para aprobar la ley, pero desde el Frente para la Victoria querían conseguir otros acompañamientos para mostrar un consenso mayoritario en un tema de tanta envergadura.

“Las fuerzas políticas nacionales, que tienen historia y compromiso con el interés del país están adhiriendo, en términos generales, al proyecto que ha enviado la Presidenta”, señaló ayer Pichetto, en un dardo sutil pero certero para el PRO de Mauricio Macri, la única fuerza política que se manifestó abiertamente en contra de la nacionalización.

“El problema energético excede a la cuestión puntual de la expropiación del 51 por ciento del paquete de Repsol. Nosotros tenemos nuestra mirada y vamos a presentar un proyecto alternativo. No obstante ello, sí quiero anticipar que como partido tomamos la decisión de acompañar en general la nacionalización de YPF”, explicó Luis Naidenoff, titular de la bancada radical, que tiene 14 integrantes. Los radicales se mostraron muy críticos de la política oficial, pero buscaron un equilibrio para no quedar asociados a posturas antipopulares como sucedió con la estatización de las AFJP y Aerolíneas Argentinas.

El Frente Amplio Progresista, encabezado por Hermes Binner, adoptó una postura similar. Sus cuatro senadores votarán a favor en general, mientras que plantearán algunas disidencias en particular. El senador socialista, Rubén Giustiniani, insistió ayer en su reclamo de incorporar a todas las provincias, y no sólo a las petroleras, en el nuevo paquete accionario de la compañía. Según la redacción original, se expropiará el 51 por ciento de las acciones de YPF que están en manos de Repsol, y sobre ese porcentaje, el 51 por ciento quedará para el Estado nacional y el 49 restante sólo para las provincias petroleras. Obviamente, los senadores de las provincias petroleras ya manifestaron su rechazo al reclamo de Giustiniani.

El Peronismo Federal se reunirá recién la semana que viene para debatir el tema, pero no hay una postura unificada en el heterogéneo interbloque de siete miembros. La chubutense Graciela Di Perna y la salteña Sonia Escudero, por ejemplo, dijeron que podrían votar a favor en general.

Los que sí anticiparon su voto negativo son Estenssoro, de la Coalición Cívica, y el ex gobernador salteño Juan Carlos Romero. En este escenario, y con la suma de varios senadores independientes, fuentes parlamentarias calculaban ayer que superarán 60 votos a favor. El ex presidente Carlos Menem tampoco apareció ayer por el Senado y su posición de cara al próximo miércoles es desconocida.

Cuando concluía el plenario, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Aníbal Fernández, deslizó una sorpresiva información: “El bloque del Frente para la Victoria presentará en el dictamen una incorporación de otra expropiación: la de otra empresa de gas de propiedad de Repsol”. La novedad era desconocida por los propios senadores del kirchnerismo, que se enteraron posteriormente que se trata de YPF Gas, una empresa comercializadora de Gas Licuado de Petróleo (GLP) y de garrafas de gas envasado (ver aparte). Para no modificar el dictamen, que ya había comenzado a circular para su firma, la incorporación en el texto de YPF Gas se realizará directamente en el recinto, el próximo miércoles.

A pesar del acompañamiento de otras fuerzas, la sesión tendrá momentos de fuertes discusiones, ya que los opositores mantienen sus críticas a la política energética llevada adelante en los últimos ocho años por el kirchnerismo y a la forma con la que se lleva adelante el proceso de expropiación. Desde el radicalismo machacarán con la responsabilidad del peronismo en la privatización de los ’90.

Página/12