El atractivo negocio del petróleo

La expropiación de acciones de YPF en manos de Repsol no inhibió a petroleras nacionales e internacionales de mostrar su vocación de ampliar inversiones en las cuencas argentinas

Desde el sector privado comenzó a manifestarse el interés en aprovechar el nuevo esquema en el mercado de los hidrocarburos, a partir de la intervención estatal en YPF y una potencial nacionalización. La petrolera francesa Total, primer productor de gas en el país y uno de los principales actores del sector en el mundo, indicó que se encuentra en una posición “fuerte” y que aumentará su producción en Argentina. Para analizar esas inversiones, los directivos de la compañía se reunirán hoy con el ministro de Planificación, Julio De Vido, quien mañana parte para Brasilia para sentarse a negociar con las autoridades en materia energética.

El gobierno de Brasil respaldó la decisión argentina de expropiar la mayor parte del paquete accionario de Repsol en YPF, de manera de poder quedarse con el control de la compañía. “No creo que haya ningún problema fundamental en la relación con la Argentina”, aseguró Edison Lobao, ministro de Minas y Energía.

Por su parte, la empresa Andes Energía afirmó que está “preparada para seguir trabajando con YPF con el mismo espíritu”.

Los gobiernos de Brasil, Uruguay, Bolivia y Venezuela ya demostraron apoyo a la medida adoptada por Argentina. “Reconozco que los países tienen su soberanía y pueden reaccionar como bien entiendan”, manifestó ayer Lobao, quien recibirá mañana a De Vido para tratar la situación de Petrobras en el país, operatoria que, ya adelantó, no se verá afectada por la expropiación. La petrolera brasileña y su modelo de gestión, con un sesgo fuertemente inversor, es elogiado por la presidenta, Cristina Fernández.

Desde el sector privado, la empresa francesa Total, primera productora de gas del país, aseguró que pretende “seguir desarrollando y aumentando la producción”. Así lo manifestó el vicepresidente para América de la compañía, Ladislas Paszkiewicz. “Somos muy conscientes de las necesidades del país, sobre todo de la de poner más gas natural en el mercado.” Total Austral, filial local de Total, es la operadora de tres grandes yacimientos gasíferos del país, dos de ellos en la cuenca neuquina: Aguada Pichana y Aguada San Roque y el yacimiento offshore de Tierra del Fuego Carina Aries, donde está asociada con Pan American Energy y Wintershall.

Por su parte, la empresa Andes Energía envió una comunicación a la Bolsa de Buenos Aires donde indica que “el mercado argentino de petróleo y gas es una de las oportunidades de negocios más grandes que tiene el mundo hoy en día”. Esa compañía suscribió acuerdos de exploración y explotación con YPF, “que no se verán afectados”, indicó. “El directorio reconoce el deseo del Gobierno de incrementar la producción de petróleo y gas”, dijo Neil Bleasdale, titular de la firma. En la misma línea, la compañía inglesa President Petroleum manifestó que permanecía “totalmente comprometida con sus operaciones e inversiones en el país”.

En tanto, el ex director general de la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles de Brasil, Haroldo Lima, respaldó la estatización de YPF. “En la historia de la industria petrolera no hay país que haya conseguido desarrollar sus recursos hidrocarburíferos en función de los intereses nacionales sin tener por lo menos una gran petrolera. Y los países pobres sólo tienen una forma de tener una gran petrolera: creándola como estatal”, indicó. “En la Argentina el neoliberalismo creció más que en Brasil. Privatizaron diversas empresas y fueron también por Yacimientos Petrolíferos Fiscales. Sin su gran empresa de petróleo, la Argentina perdió peso en el sector, la producción fue cayendo y la Nación, en el estratégico sector hidrocarburíferos, pasó a ser irrelevante”, resaltó Lima, quien se desempeñó en el cargo durante la presidencia de Lula Da Silva.

Página/12