Ingeniero White: “20 de agosto, a doce años de un milagro”

Texto leído en el acto realizado en Ing. White.

“20 de agosto, a doce años de un milagro”

Asistimos hoy a una conmemoración colectiva que pretende fortalecer el recuerdo de un hecho que conmocionó a la opinión pública. Se cumplen doce años desde que una fuga de cloro proveniente de la planta Solvay Indupa desnudó la precaria situación de las condiciones de seguridad ambiental y laboral de esta empresa y otras que conforman el polo petroquímico de Bahía Blanca, tal como Profertil con sus reiterados escapes de amoníaco y Petrobras con su record de multas y clausuras siempre suspendidas por decisiones políticas.

Tras lo sucedido, la comunidad de Ingeniero White salió a las calles para exigir garantías para su salud y, literalmente, para su vida. Las fotografías de niños con máscaras antigases recorrieron medios argentinos multiplicando la comprensión de que dadas las características tóxicas de la fuga, de no ser por el viento que arrastró la nube de cloro hacia el mar, hubiera podido tratarse de una verdadera tragedia.

Esos niños de las fotografías que acompañaban a sus padres en las protestas y barricadas constituyen el símbolo más representativo al que se alude cuando se habla de “las futuras generaciones”. Y si bien se multiplican las historias de desarraigo y de injusticia provocadas por la ausencia de una política ambiental coherente e inclusiva que garantice controles reales a la actividad petroquímica en materia ambiental y laboral, hay un mensaje de esperanza que busca contagiar conciencia.

Transcurrieron doce años y esos niños hoy forman parte de una generación de jóvenes que se pliegan al grito de “NO al dragado” haciéndose eco de las recomendaciones de prestigiosos científicos que advirtieron sobre las irreversibles consecuencias implícitas en el proyecto de dragado hasta Puerto Cuatreros en Gral. Daniel Cerri.

Son los jóvenes que escuchan de sus padres las historias de cuando en Bahía Blanca se podía visitar el mar.

Son los jóvenes que hoy en sus lugares de estudio rebaten la pretendida consigna de que el impacto ambiental de un proyecto debe evaluarse recién después de su conveniencia económica.

Son los jóvenes que nunca vieron que el bendito “efecto derrame” del progreso económico llegue alguna vez al pueblo.

Son los jóvenes que saben de los miles de millones de dólares que por año factura el polo petroquímico de Bahía Blanca y que aún así las multinacionales continúan pagando una tasa ambiental irrisoria.

Son los jóvenes que se conmueven ante las duras historias de vida relatadas por los vecinos de Ingeniero White y sienten deseos de cambiar esa realidad.

Son los jóvenes que entienden que White, Cerri y Bahía forman un mismo ambiente.

Son los jóvenes que convocan masivas marchas musicales para exigir controles efectivos demostrando que desde la alegría también se puede generar conciencia, que no debemos dejar que el temor nos paralice.

 

Son los jóvenes que comprenden que la cultura que auspicia Profertil mata.

Son los jóvenes que se oponen enérgicamente a la creación de un segundo polo petroquímico seguros de que no quieren para sus hijos el modelo de progreso que les fue impuesto a sus padres.

Son los jóvenes que padecen la precarización laboral y entienden que las mismas multinacionales que se adueñaron de sus costas son las que buscan menoscabar su dignidad de trabajadores.

HAY DAÑOS IRREPARABLES… PERO TAMBIÉN ESTÁN ESTOS JÓVENES, Y ES TAREA DE TODOS QUE CADA VEZ SEAMOS MÁS LOS QUE DECIDAMOS UNIRNOS A LA LUCHA QUE ELIGEN LLEVAR ADELANTE.

DECIMOS NO AL DRAGADO, NO A LA CREACIÓN DE UN SEGUNDO POLO PETROQUÍMICO Y CONTROLES ESTRICTOS PARA EL ACTUAL, BASTA DE PRECARIZACIÓN LABORAL, BASTA DE “CULTURA PROFERTIL”, RESPETO A LAS LEYES AMBIENTALES Y LABORALES, NO MÁS MUERTES!!!

ASAMBLEA AMBIENTAL BUENOS AIRES SUR

http://www.dragadoencerri.com.ar