Kicillof convoca a empresarios de energía para anunciar nuevas reglas

El control total de Cammesa y la estatización de las distribuidoras, bajo estudio.

El viceministro de Economía reunirá hoy a los principales representantes del sector energético. Las compañías esperan anuncios por parte del Gobierno

Por CARLOS ARBÍA (Buenos Aires) – El viceministro de Economía, Axel Kicillof, sorpresivamente convocó para hoy a los principales referentes de las empresas del sector energético a una reunión en el Palacio de Hacienda. “Esperábamos una convocatoria para despejar la incertidumbre que existe en el sector, pero no sabemos de qué se trata”, confió a El Cronista uno de los hombres convocados. Y agregó: “Estamos en alerta y por la información que nos llega del sindicato de Luz y Fuerza estimamos que en los próximos meses podría haber anuncios de estatizaciones en el sector de distribución y transporte, pero solo son rumores”.

Lo concreto es que desde la llegada a fines de mayo pasado de Juan Manuel Abud, un dirigente de “La Cámpora”, como Gerente General de Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico) –que administra el mercado eléctrico mayorista– el sector eléctrico es rehén de un avance de esa organización política. La irrupción de este joven abogado en el organismo significó el desplazo de Luis Beuret, un hombre del ministro de Planificación, Julio de Vido y la llegada de funcionarios del viceministro Kicillof, como ocurrió con el sector de los hidrocarburos. Abud –que estuvo anteriormente en el ENRE– es un hombre que responde directamente a Kicillof y participó del desembarco en YPF. También llegaron a la compañía los economistas camporistas Juan José Carbajales y Paula Español, que dejó la subsecretaria de Comercio Interior.

Kicillof, junto a su lugarteniente el subsecretario Augusto Costa, están analizando con suma profundidad el sector eléctrico y en particular el funcionamiento de Cammesa. Uno de las alternativas que se comenta en las compañías es controlarla totalmente y unificarlo con Transener, que es la transportadora que une a distribuidores y generadores de energía y está en poder de Pampa Energía, cuyo dueño es Marcelo Mindlin que también es el propietario de Edenor. Con respecto a este empresario, fuentes del sector apuntan a que habría perdido su buena relación con el Gobierno luego del fallecimiento de Néstor Kirchner, tal como ocurrió con otros amigos como el dueño del Grupo Petersen Enrrique Eskenazi.

Este diario adelanto el pasado viernes 8 de junio un informe muy duro elaborado por el ENRE en el que se acusa al dueño de Edenor, entre otras cosas, de endeudar a esa empresa y a Transener por motivos que no están relacionados con la prestación de un servicio público. El texto también critica el acuerdo realizado entre Pampa y el Grupo Ashmore, que le posibilitó comprar empresas como Emdersa con fondos de Edenor.

Sectores cercanos a “La Cámpora” también ponen en duda la forma en cómo Mindlin adquirió Transener luego de su pelea con el fondo Eaton Park. Ese informe casualmente fue elaborado por profesionales de “La Cámpora” y lleva la firma del entonces director del ente, Juan Manuel Abud, uno de los hombres que probablemente estará mañana junto a Kicilllof en la reunión con los empresarios del sector.

Cammesa es una sociedad mixta que comparten el Estado nacional y las empresas. Es la encargada de los despachos de energía a nivel nacional, y decide a quién le vende la energía y como se cobra la misma. Los economistas de Kicillof sostienen que “esta compañía administradora del mercado eléctrico, es un producto de los años 90 del neoliberlsimo, y hay que modificarla”. En su directorio tienen representación el Gobierno, a través de la Secretaría de Energía, y los principales actores privados del segmento: generadores, como Endesa, AES y Sadesa; transportadores, la principal empresa del segmento es Transener y Transba), distribuidores, como Edenor, Edesur, y Edelap, y grandes consumidores, como siderúrgicas y cerealeras, entre muchos otros.

Cronista