España: Miranda rechaza el 'fracking' y exige que se revoque el permiso a Frontera Energy

La empresa tiene autorización por 6 años para realizar prospecciones y extraer gas con el uso de esta técnica 

Por Salvador Arroyo.- El Ayuntamiento sacará adelante este jueves una moción que convertirá a Miranda en ‘Municipio libre de fracturación hidráulica (fracking)’. Con esta declaración oficial, promovida por los dos grupos políticos que forman parte del equipo de Gobierno, la ciudad se sumará a otras localidades del entorno que ya se han posicionado en contra de esta técnica empleada para la extracción de gas mediante la rotura de pizarras y esquistos; la roca madre del subsuelo. PSOE e IU reclaman tanto al Gobierno central como a la Junta que cancele los permisos en vigor y, especialmente, a Frontera Energy Corporation.

 

El Ayuntamiento sacará adelante este jueves una moción que convertirá a Miranda en ‘Municipio libre de fracturación hidráulica (fracking)’. Con esta declaración oficial, promovida por los dos grupos políticos que forman parte del equipo de Gobierno, la ciudad se sumará a otras localidades del entorno que ya se han posicionado en contra de esta técnica empleada para la extracción de gas mediante la rotura de pizarras y esquistos; la roca madre del subsuelo. PSOE e IU reclaman tanto al Gobierno central como a la Junta que cancele los permisos en vigor y, especialmente, a Frontera Energy Corporation.

La compañía obtuvo autorización gracias al Real Decreto 1301/ 2011, otorgado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, entonces ligado al Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. La empresa obtuvo carta libre para realizar una investigación sobre hidrocarburos por un periodo de seis años y en una zona que incluye un pequeño porcentaje del término municipal. El conocido como Expediente 1654, permiso ‘Libra’, hace referencia a una superficie de 37.893,109 hectáreas que afecta a la provincia de Álava y al norte de Burgos.
«Las consecuencias que ocasiona la fracturación hidráulica han llevado a la Asamblea Francesa a prohibir en todo el territorio nacional la exploración y explotación de minas de hidrocarburos líquidos o gaseosos por medio de perforaciones seguidas de fracturación hidráulica de la roca», se argumenta en la moción. Un escrito que hace referencia también a que las dudas que genera esta técnica novedosa han llevado a Suiza, a algunos landers alemanes y al Estado de Nueva York a implantar una moratoria sobre su uso.
Movilización ciudadana
La Plataforma Fracking EZ Araba, integrada por «distintas asociaciones, sindicatos, partidos políticos, colectivos y particulares» fue una de las primeras en suscribir un manifiesto contrario a la utilización de esta fórmula de extracción de gas, en la zona afectada por el Real Decreto de septiembre de 2011. Pero este fin de semana, ha sido la Asamblea contra la Fractura Hidráulica en Burgos, también un movimiento surgido de forma espontánea, e integrado por particulares y asociaciones agrarias, se ha movilizado en Las Merindades.
Pese a que diputaciones como las de Valladolid o Soria han expresado también formalmente su rechazo, otras como la de Burgos, no se ha posicionado con tanta rotundidad. La Junta de Castilla y León estaría valorando en estos momentos alrededor de una decena de peticiones para investigar en los subsuelos de Soria y Palencia, además de en Burgos. El pasado mes de junio el PSOE de la provincia anunciaba también la presentación de una Proposición No de Ley para solicitar la paralización de todos los permisos.
El fracking busca la extracción de gas mediante la introducción de cantidades importantes de un líquido compuesto por agua, arena y productos químicos que, inyectado a una gran presión rompe las rocas bituminosas y libera el gas natural y otros gases y líquidos que se encuentran retenidos en el subsuelo. «La tecnología ha sido ampliamente utilizada en los últimos años en Estados Unidos ocasionando graves problemas», exponen los dos socios de Gobierno en la moción. Los detractores hacen referencia a los niveles altos de contaminación de suelo y subsuelo detectados en aguas subterráneas y superficiales por los gases y sustancias químicas empleadas.
Se apoyan, en este sentido, en un informe emitido en junio por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad del Parlamento Europeo. Este estudio concluye que con la fracturación hidráulica se produce una «emisión de contaminantes a la atmósfera, contaminación de las aguas subterráneas debido a caudales de fluidos o gases provocados por escapes o vertidos, fugas de líquidos de fracturación y descargas no controladas de aguas residuales, así como la utilización de más de 600 productos químicos para liberar el gas natural».
Argumentos suficientes, defienden IU y PSOE, para oponerse a cualquier licencia de investigación y explotación de hidrocarburos en el término municipal y exigir la denegación de los permisos ya concedidos. «Es evidente que el desarrollo de un proyecto como este perjudica gravemente tanto a nuestro municipio como a todo el entorno, con especial incidencia en una de las principales fuentes de riqueza de nuestra comarca», se concluye. Miranda, al fin y al cabo se surte de dos acuíferos naturales: Valverde y La Calera.