Nafta, en alza: desde que fue expropiada YPF subió 25 por ciento sus precios

Después del alza de 7% que aplicó en diciembre pasado, los precios de las naftas se alinearon con los valores regionales, como Chile y Brasil.

La expropiación de YPF mejoró la rentabilidad de las petroleras en la venta de combustibles en sus estaciones de servicio.

Después de la suba de 7% que aplicó en diciembre pasado -impulsada por YPF y emulada por las otras compañías- los precios de las naftas se alinearon con los valores regionales, como Chile y Brasil, algo que las empresas anhelaban.

Incluso, el precio de la nafta súper ya supera el dólar oficial (está a $6 el litro) y el de la premium está más cerca del paralelo (el litro roza los $7). En Estados Unidos, el galón -3,78 litros- está algo por debajo de los u$s3,80 en Nueva York, pero el precio baja en los otros estados.

Desde su regreso al Estado, YPF aumentó los precios un 25%, con un pico de hasta 30% en algunas localidades del interior del país.

Los competidores ­como Shell y Esso también la siguieron. “Es un negocio saludable”, describió Miguel Galuccio, ­presidente de YPF. De esa forma, el ejecutivo quiso decir que es rentable para la compañía. Para que pueda seguir siéndolo, en el mercado estiman que YPF aplicará incrementos cercanos al 20% durante el resto del año.

El plan de YPF para el próximo quinquenio implica la inversión de u$s25.000 millones que saldrán de su propia caja. Los analistas estiman que eso se hará a través de aumentos de precios.

Aunque no lo dicen en voz alta, publica Clarín, los otros jugadores del negocio ­-Shell, Axion (Esso), Oil, Petrobras- también están satisfechas por el alza en los precios. Aunque los estacioneros tienen sus críticas, a las compañías les están cerrando los números y obtienen réditos en el despacho de combustibles.

El consumo de naftas creció un 8% hasta noviembre y habría mejorado más en diciembre, por los feriados. El despacho de nafta súper lleva una mejora de 10,7% y el de premium, un 5,8%, hasta noviembre, según datos que manejan en el sector privado.

“YPF tiene algunas caídas interanuales en naftas premium ante la mayor oferta de naftas súper. Esto causa un deterioro en su mix de ventas, que impactará en los resultados”, advirtió un consultor que pidió no ser nombrado.

“El hecho de que el precio de la nafta supere el dólar es decisivo”, puntualizan en una firma. La nafta es hoy más cara en la Argentina que en Estados Unidos. Y hasta con ciertas particularidades.

En la mayor economía del planeta, los precios de los combustibles son más altos en las grandes ciudades (como Nueva York) y bajan en estados con menos población, como Colorado, Wyoming, Utah, Oklahoma, Idaho, Minnesota. En todos ellos, el galón se consigue por debajo de los u$s3 ($15 al precio del dólar oficial, más de $21 del “paralelo”), lo que da un costo por litro de menos de u$s0,75 ($3,70 del dólar oficial; $5,40 del paralelo).

En la Argentina, pasa al revés. Buenos Aires es el mejor lugar para llenar el tanque, mientras que cuanto más lejos de la Capital se vaya, más caro se vuelve el combustible. Los precios que pagan en Formosa o Chaco superan entre 10% a 20% los abonados por los porteños.

iP