Una plataforma encallada

La compañía anglo-neerlandesa Shell debió remolcar su plataforma Kulluk, en Alaska, debido a que la estructura encalló frente a la isla de Kodiak.

La plataforma fue trasladada a una bahía segura, a unos 38 kilómetros de distancia.

La enorme estructura se soltó de una de sus líneas de remolque y se dirigió a un sitio rocoso situado frente a la isla de Kodiak, donde encalló con más de 500.000 litros de diésel a bordo y 45.000 de otros productos petrolíferos.

Los tanques que contenían el combustible han permanecido intactos.

Rio Negro