Mendoza y Vale buscan reflotar el proyecto minero

El gobierno de Mendoza y la minera Vale lograron firmar anoche a última hora un acuerdo, después de una tensa reunión para destrabar el multimillonario proyecto de sales de potasio de US$ 5.900 millones en Malargüe, que está paralizado desde enero.

En alerta. Empleados de Vale seguirían cobrando./R SALVADORES

El Gobierno mendocino logró que la empresa brasileña garantizara por al menos 15 días más el pago de los salarios de 2.800 obreros, y que se pusiera al día con los proveedores. El plazo está atado a la reunión que mantendrán en El Calafate las presidentas Cristina Kirchner y Dilma Rousseff el 7 de marzo y que tiene a la megainversión como uno de sus temas centrales. Además, la empresa anunció que el futuro del proyecto será discutido el 11 de marzo, en reunión de directorio.

La empresa ha pedido una nueva prórroga que se vence a mediados de marzo y van a presentar una reingeniería del proyecto”, dijo anoche un vocero del Gobierno mendocino.

Entre las reformas al proyecto original que podrían encararse se menciona la obra del ferrocarril que une Neuquén con el puerto de Bahía Blanca, que sería rediseñada para reducir costos. Vale no tendría que invertir en un tren de pasajeros en Neuquén, como parte de un plan de Responsabilidad Social Empresaria. El Gobierno nacional intervendrá en las negociación por los terrenos por donde pasa la traza para que la empresa no deba abonar un alto costo por derechos de servidumbre, lo que significaría un ahorro de mil millones de dólares.

Vale –que perdió US$ 2.647 millones en el último trimestre de 2012– argumentó problemas financieros para hacer frente a la inversión, que se volvió más cara a causa de la inflación y el tipo de cambio retrasado.

La reunión entre ejecutivos de Vale y el Gobierno mendocino, que comenzó a las 15 y se extendió hasta pasadas las 22, se realizó en el ministerio de Planificación que conduce Julio de Vido. Estuvieron los representantes de la minera, el secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral, y el director de Minería de Mendoza, Carlos Molina.

Con la firma de este compromiso de continuar con la redefinición del proyecto, Mendoza prorrogó el emplazamiento a Vale, ya que el plazo para resolver si seguía con la concesión era el 28 de febrero. Cuando la suspensión de la obra se volvió “indefinida”, la compañía informó que estaba revisando “las variaciones en los fundamentos económicos”. Los trabajadores vinculados a la obra civil siguen cobrando. Pero se estima que de los 4.100 que había en diciembre, 2.800 reciben el pago. Esto debido a que se fueron venciendo contratos. Personal administrativo y gerencial de la compañía se ha sumado a la licencia forzosa.

iEco