Por ahora, los precios máximos de Moreno para la nafta son una incógnita

Desde el jueves pasado, rige un esquema que en teoría pone tope a los aumentos. Pero varias empresas subieron los precios y el Gobierno no informó claramente hasta dónde pueden hacerlo.

Aumentaron los combustibles. (L.Merle)

A casi una semana del nuevo esquema tarifario que dispuso el Gobierno, tanto para los consumidores como para las empresas sigue siendo un misterio cuáles son exactamente los precios máximos hasta los que las petroleras pueden seguir subiendo los combustibles en los surtidores.

Una resolución firmada la semana pasada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, dispuso un congelamiento por seis meses en el precio de los combustibles, pero solo para los valores máximos de cada una de las seis regiones en las que la misma resolución divide al país.

En los hechos, no se trata de un congelamiento sino de un esquema de precios máximos por el cuál las distintas compañías pueden subir los valores pero sólo hasta el valor más alto vigente en cada región el 9 de abril (es decir, que pueden aumentar todas menos la que ese día tenía el precio más alto). De hecho, tras el mentado “congelamiento”, subieron los precios de sus naftas primero YPF y luego Shell, Esso y Oil.

Para establecer el tope hasta el que pueden aumentar los combustibles en cada región, Moreno les requirió a las petroleras que le informaran a la Secretaría de Comercio Interior cuáles eran los precios más altos que tenían en cada zona el 9 de abril.

De esa información saldrían los precios máximos que ninguna petrolera podrá superar hasta octubre. Pero, al menos por el momento, esos valores no figuran en ninguna resolución, ni fueron informados a las petroleras, ni están publicados en la página web de la Secretaría de Comercio Interior, que hasta ahora no respondió a la consulta de Clarín.

Así, mientras en Córdoba y Rosario la nafta premium ya superó los 9 pesos, nadie fuera de la oficina de Moreno sabe cuánto más pueden seguir aumentando los combustibles en medio del esquema de precios máximos congelados.

iEco