Flexibilizan normas para lograr una mayor producción de gas

El Gobierno suavizó las sanciones del esquema de incentivos para atraer más compañías.

Recalculando. Kicillof tuvo que morigerar las multas./AP

Ante una producción local que no revierte su tendencia negativa y una factura por importaciones cada vez más abultada, el Gobierno salió a morigerar las exigencias iniciales que había fijado para reconocer un mejor precio del gas natural a las petroleras que incrementen sus extracciones anuales.

Con el fin de hacer más atractivo la nueva versión del programa “Gas Plus”, la Comisión de Planificación de Inversiones Hidrocarburíferas que comanda Axel Kicillof decidió atemperar las penalidades para las empresas que no puedan cumplir con sus compromisos de mayores suministros de gas.

Con el sugestivo nombre de “Programa de Estímulo a la Inyección Excedente”, el Gobierno formalizó a principios de año una nueva estructura de precios e incentivos para que las petroleras incrementen su producción.

Con este esquema, las productoras pasarán a cobrar US$ 7,5 por millón de BTU (MBTU, la unidad de medida) por la “producción adicional” que obtengan por encima de sus niveles básicos de extracción de 2012. Actualmente, reciben entre US$ 2,5 y US$ 4,5 por MBTU por el gas que comercializan en el mercado interno. La diferencia entre esos precios y el nuevo valor será cubierta con subsidios del Estado.

Tras haber cerrado los primeros convenios con la reestatizada YPF, PAE y Total; el Gobierno intentó sumar al resto de las petroleras. La movida no tuvo el éxito deseado porque casi todas las empresas objetaron parte de los requisitos y las fuertes sanciones para los casos de incumplimiento de metas que habían impuesto los asesores de Kicillof.

Frente esos planteos y la creciente dependencia de las importaciones de Bolivia y de los barcos de GNL, ahora la comisión planificadora –que acaparó casi todas las funciones que eran de la Secretaría de Energía en materia de hidrocarburos– introdujo los siguientes cambios: La petrolera que no lograba elevar su oferta de acuerdo con lo pactado debía pagar una multa que surgía de multiplicar los volúmenes no entregados por el precio del GNL importado, que ronda los US$ 18 por MBTU. En cambio, ahora la empresa que no alcance el nivel comprometido podrá presentar “una o más metodologías de compensación” para cubrir los faltantes.

Otra modificación es la posibilidad de que una empresa pueda comprarle gas a otra para completar sus compromisos. La resolución 3 de la Comisión plantea que en los proyectos que figure expresamente esa opción, la misma será aprobada “en tanto y en cuanto la adquisición del gas no derive de la imprudencia o la impericia de la empresa”.

A eso se agrega otra corrección significativa. Antes todos los proyectos de inversión para pozos en actividad o nuevos eran tratados de la misma manera. A partir de ahora, los proyectos nuevos considerados de “alto riesgo” recibirán un tratamiento diferencial y una valoración específica.

iEco