Presidente de Chevron: “La Argentina no tiene otra opción que desarrollar sus yacimientos no convencionales”

Ali Moshiri, presidente de Chevron para América Latina y África fue el orador principal del Congreso Shale Gas Argentina 2013 que se realiza hoy en el Sheraton Libertador Hotel, en Buenos Aires. El Inversor Online intentó consultarlo al final de su presentación, pero el directivo iraní prefirió no realizar comentarios.
A continuación, sus principales declaraciones en el congreso:

Nicolas Gandini

  • “La Argentina debe aspirar a la independencia energética. En Neuquén y Chubut hay oportunidades para desarrollar yacimientos no convencionales, en un camino similar al que tomó EE.UU. Argentina puede convertirse en un país exportador de hidrocarburos. Cuenta con recursos por 800 trillones de pies cúbicos (TCF’s) de shale gas. Hasta ahora fueron identificados seis formaciones shaleVaca Muerta es el más conocido y por sí solo podría ser la llave para que la Argentina alcance la independencia energética, cuenta con 300 TCF’s de shale gas
  • “Hace falta tecnología, organización, capacidad, inversión, paciencia y colaboración. Se debe identificar los sweet spot de los yacimientos no convencionales, a fin de poder explotarlos de manera económicamente sustentable. La asociación entre empresas es la llave para lograr el desarrollo. Por eso, hay que definir que es lo mejor para el país, para el ambiente y para la ciudadanía”
  • Moshiri destacó las políticas dictadas de manera reciente para incentivar la producción. “YPF tiene un managment muy sólido, conducido por Miguel Galuccio. Es una relación win-win para la Argentina”
    “Es claro lo que la Argentina ofrece a los inversores: recursos, infraestructura y recursos humanos. Sobre el potencial de los yacimientos no convencionales, hay mas optimismo fuera de la Argentina que adentro y eso debe cambiar, no puede suceder. Hay que definir que hacer. Si no, la Argentina pagará cada vez más por importaciones de energía, tal como marcan los pronósticos. El Gobierno esta tomando fuertes decisiones para ser competitivos. El decreto 929, que otorga la posibilidad de exportar un 20% de la producción sin retenciones y girar utilidades fuera del país”
  • “La demanda global crecerá un 40% hasta el año 2035. La Argentina deberá prepararse para enfrentar esa situación. El primer paso es que todos estén de acuerdo y apoyen el objetivo. Eso tiene que pasar, todos deben tener en claro qué implica el desarrollo de los no convencionales. Hoy hay mucha información incorrecta sobre elfracking. Por eso es necesario informar sobre lo que se ha hecho y entender que el desarrollo no convencional no es a corto plazo”
    “La Argentina no tiene otra opción más que desarrollar Vaca Muerta. La pregunta que deben hacer en el país es: ¿queremos seguir pagando los precios de importación? Es una decisión sencilla. ¿Se quiere gastar dinero para que otro país desarrolle recursos energéticos, cree empleos, impulse la tecnología? ¿O queremos hacerlo en el país? Es difícil hablar sobre horizontes de tiempo. En el 2000 las petroleras nos lanzamos a construir plantas para exportar LNG a EE.UU. Diez años después, EE.UU. quiere convertirse en un exportador de gas a partir del desarrollo de shale gas. Creo que la Argentina puede convertirse en un exportador de LNG a futuro. Tienen 800 TCF´s de gas no convencional
  • “En 2030, EE.UU. será independiente en términos energéticos, eso va camino a pasar”
  • “El proyecto piloto con YPF se esta desarrollando de manera rápida. El objetivo no es conocer la información geológica de Vaca Muerta, que ya se conoce, sabemos que la formación es muy productiva. La meta es encontrar la forma adecuada de desarrollar los recursos. No sabemos si es necesario colocar pozos verticales u horizontales, si se precisan 3 u 8 fracturas. Todo eso está en estudio”
  • “Hace décadas que estamos en la Argentina, hoy hay oportunidades. El desarrollo de los campos no convencionales es a largo plazo, y se requiere una inversión día a día. Si en algún momento se corta la inversión, la producción cae rápidamente. En el caso de los yacimientos convencionales, si la empresa corta la inversión, en tres años la oferta quizá caiga un 20%. Por el contrario, en el caso de los yacimientos no convencionales, la declinación es inmediata”

El Inversor