ODHPI repudia enérgicamente la represión policial

El Observatorio de Derechos Humanos de Pueblos Indígenas (ODHPI) repudia enérgicamente la represión policial desatada el miércoles 28 de Agosto contra el pueblo neuquino y las comunidades mapuce que se manifestaban contra el acuerdo YPF-CHEVRON y la explotación de hidrocarburos no convencionales.

Respuestas estatales como la ocurrida, con saldo de más de 25 personas heridas (uno de ellos con bala de plomo), 2 detenidos, y un hostigamiento constante durante más de 8 horas de tareas de los grupos policiales dispuestos por el Ejecutivo provincial, demuestran la ausencia de garantías en esta provincia para ejercer derechos humanos como el de libertad de expresión y el derecho constitucional de peticionar a las autoridades.

Es profundamente lamentable que en un debate público trascendental para la comunidad neuquina, y para el Pueblo Mapuce como lo era este proyecto, no se le haya dado ningún lugar a la participación popular, ni mediante un plebiscito, ni una audiencia pública, ni siquiera permitiendo que los manifestantes participaran en la sesión de la legislatura. Particularmente grave es además, el hecho de que no se haya realizado el procedimiento obligatorio de consulta con las comunidades indígenas afectadas, de manera previa a la aprobación del proyecto de explotación de hidrocarburos no convencionales (con el método de fractura hidráulica) y de extensión de plazos de concesión de las áreas en cuestión.

Reafirmamos la necesidad de garantizar y respetar los derechos de los pueblos indígenas, a la participación en la gestión de sus recursos naturales (artículo 53 de la Constitución de Neuquén), a ser consultados con carácter previo a cualquier explotación de recursos minerales (artículo 15.2 Convenio 169 de la OIT), pero también a manifestarse sin ser por ello objeto de represión y criminalización.

Llamamos a las autoridades del gobierno provincial y nacional a responsabilizarse por los hechos de violencia perpetrados en defensa de un acuerdo que ambos impulsaron.