Pichetto descalificó a la comunidad mapuche que impugnó el acuerdo con Repsol

El representante de la comunidad “Kaxipayin” aseguró que el convenio por la expropiación de YPF no contempla los intereses indígenas y la preservación del medio ambiente y aparte denunció que “la economía se está yendo al carajo”. El senador dijo no entender que “prefieran vivir con una economía pastoril”.

Gabriel Rolando Cherqui, de la comunidad mapuche “Kaxipayin”, desató una polémica con el bloque kirchnerista al denunciar que el Gobierno nacional firmó el acuerdo con Repsol sin contemplar los intereses de los pueblos originarios y la preservación del medio ambiente.“Dentro de todo este arreglo, ¿está incorporada la remediación de nuestro espacio, de nuestros hijos, o sólo están contemplados los intereses del Estado?”, cuestionó y aseguró que “todo lo que están haciendo va en contra de nuestro principio como pueblo y como vida”. También pidió “saber si (en el convenio) está incluida la remediación de nuestro espacio territorial y se si descontó el daño ambiental, como dijo la presidenta”.Además, afirmó que “es necesario que tengamos en claro que se sanee el espacio territorial de las comunidades y que se haga la consulta antes del ingreso (de las petroleras) a nuestro espacio para no corromper una filosofía y manera de vida”.

En tal sentido, el representante indígena advirtió que “venimos diciendo desde hace 14 años que Repsol contaminaba y siempre el Gobierno provincial y el nacional lo defendió”, al tiempo que le pidió a los senadores que “se acuerden de nosotros, hay mucha gente que se está muriendo”.

“Siempre dijimos que estamos en contra de la explotación, no de la extracción. Pero obviamente el país necesita el progreso y necesitamos convivir. Pero ese progreso se está llevando la vida no solo de los mapuches”, reforzó el mapuche y continuó: “hoy hablan de los pasivos ambientales y de la plata que va a entrar al país, pero no se ponen a pensar en los miles y millones de litros de agua que se contaminan día a día por la explotación hidrocarburífera”.

Cherqui aprovechó la situación para llevarle a los senadores una botella de agua natural de Neuquén, supuestamente contaminada, y lanzó duras críticas al acuerdo con Chevron por “su reputación en el mundo” en lo relacionado al medio ambiente. “Y aparte de eso la economía del país se está yendo al carajo”, completó.

Ante estas palabras, el presidente del bloque oficialista, Miguel Pichetto, no tardó en recoger el guante y, de manera templada, preguntó “por qué no podemos compatibilizar los intereses de los pueblos originarios, los del país y el cuidado del medio ambiente”. Acto seguido, el senador le recordó al representante mapuche que su comunidad tiene acuerdos de trabajo con Repsol, algo que Cherqui reconoció porque “no nos han dejado ninguna otra forma de vida”. “Estamos de acuerdo en defender la economía del país pero no a costa de nosotros”, insistió.

Fue entonces cuando Pichetto descalificó a los pueblos originarios al decir no entender que “prefieran vivir con una economía pastoril”. “Es la forma de vida que elegimos”, le respondió Cherqui.