Más pagamos a Repsol, más perdemos Soberanía

Por Luz y Fuerza Mar del Plata

Tras 16 horas de debate, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó, con 135 votos a favor, 59 negativos y 42 abstenciones, el proyecto que convalida el pago al Repsol por el 51% de las acciones de YPF.

Como dijese José Rigane el 5 de marzo de 2014. “Este pago a Repsol no es otra cosa que una nueva demostración de que el gobierno decide y opta por favorecer a los grupos multinacionales. Recordemos que Repsol es una empresa que ha contaminado, que ha creado un escenario nefasto de vaciamiento premeditado y que no ha desarrollado la exploración e inversión que corresponde. Se ha llevado nuestra riqueza y se la premia con una millonaria suma de 5.000 millones de dólares, solo si contamos lo que corresponde a la parte de capital, porque en realidad se va a terminar pagando el doble por los intereses. El pago se hará con tres bonos diferentes, donde el último será en el año 2033. Se calcula que el pago total será cercano a 11.000 millones de dólares, teniendo en cuenta intereses y garantías”.

“El acuerdo es un nuevo prejuicio contra nuestra soberanía. Es una política de gobierno que demuestra la voluntad de quedar bien con los organismos internacionales. Después de Chevron y el Club de Paris, este acuerdo con Repsol es otra señal al mundo para que ingresen las grandes inversiones de los grandes capitales de las potencias. Pero, sobre todo, es una señal a los organismos de crédito internacional.

“Seguimos aceptando que las empresas multinacionales ganen cuando ingresan al país y lo continúen haciendo cuando se van. El pago a Repsol es una decisión política que no construye soberanía, sino que ratifica un modelo energético que necesitamos cambiar”.

Argenpress