Concejales de Vista Alegre que prohibieron el fracking: “Defender la ordenanza es defender la salud”

Seis meses después de prohibir el fracking, la localidad de Vista Alegre aún tiene la ordenanza en suspenso. El gobierno neuquino busca declararla inconstitucional para poder avanzar con pozos de tight gas en la zona. Hablamos con los y las concejales que aprobaron el proyecto, que sustentan su decisión en la necesidad de proteger la actividad productiva frutícola en la zona, así como la salud de sus habitantes. “El petróleo nos perjudica en Vista Alegre porque están destruyendo tierra productiva y acá no queda nada”, sostiene el concejal Hugo Olivera.

Movilización en contra del fracking en Vista Alegre / Negro Ramírez

Por: Fernando Cabrera y Martín Álvarez

El Concejo Deliberante de Vista Alegre aprobó por unanimidad la prohibición del fracking en el municipio a fines de 2016. Aunque la ordenanza 783 fue la respuesta a una demanda popular, rápidamente el Ejecutivo provincial presentó un pedido de inconstitucionalidad en el que argumentó que la legislación sobre hidrocarburos es competencia provincial. El apuro oficial se debe a que los límites municipales se superponen con dos áreas donde la provincia y las empresas pretenden explotar “tigth gas” mediante la técnica de fracking.

En respuesta, el Tribunal Superior de Justicia dejó en suspenso la ordenanza hasta resolver la cuestión de fondo. Mientras esperan el fallo, el OPSur conversó con cinco de siete ediles municipales. Como  representantes de los dos bloques que componen el Concejo (cuatro del Movimiento Popular Neuquino y tres del Partido Justicialista) aseguraron que están tranquilos porque hicieron lo que los y las vecinas querían: proteger la tierra, el agua y la salud.

“Nosotros no entendemos por qué perforar cerca del río. Este es el vallecito nuestro y no queremos la actividad de riesgo. Nos dicen ‘es una actividad de riesgo pero con los controles’. No, nosotros no queremos el riesgo acá”, fundamentó Sergio Parra, uno de los ediles del MPN, partido que gobierna la provincia casi sin interrupciones desde de la década de 1960 y que es uno de los principales promotores del desarrollo de explotación hidrocarburífera mediante fracking en Argentina.

“Defender la ordenanza es defender la salud. No podemos enfermar a la gente y después, porque una empresa petrolera nos trae una ambulancia, decir ‘estamos trabajando’. Primero que nada que no se enfermen”, propuso dejando al descubierto la lógica que prima en la política provincial.

A Parra le reclamaron la ordenanza sus compañeros de fútbol y asado. “Son quienes nos votaron, porque no les daba lo mismo”, aseguró. Después de referirse a las dificultades económicas que imposibilitan la realización de obras, explicó: “una de las pocas cosas que le hemos podido dar desde la gestión a las vecinos es la ordenanza”.

Chacras o el petróleo

Vista Alegre se ubica en la margen este del río Neuquén, unos 25 kilómetros al norte de la capital provincial. Es una zona frutícola, pese a la crisis que vive el sector, hay tres galpones de empaque de fruta para exportación. En los últimos años se ha convertido, junto a Centenario y Chañar, en un eje hortícola.

“La mayoría de la gente acá trabaja en la chacra, esa era una de nuestra preocupaciones. Después nos preocupaba que si las perforaciones son en planicie [en la altura] por lógica las aguas que se usan para los pozos bajan a las napas y por el declive del suelo vienen a parar al río”, señaló Rosa Loncoy, presidenta del Concejo y compañera de bloque de Parra. “Cuando la gente no puede laburar en la chacra, termina cayendo al municipio a pedir un contrato, una ayuda económica”, acompañó Parra.  

Según información oficial en el ejido municipal hay 111 pozos. La mayoría fueron perforados en la década de 1970 por la estatal YPF y sólo cuatro se realizaron desde el 2007 por la empresa Petrobras. Las expectativas empresariales y gubernamentales en el yacimiento de “tight gas” son muchas, así como las preocupaciones de las y los vecinos de Vista Alegre. Temen que ocurra algo similar a la zona de chacras de Allen -distante a unos 45 kilómetros de Vista Alegre- encendieron rápidamente la alarma entre los vecinos.

Recorrido aéreo por las chacras de Allen, donde los pozos amenazan la producción frutícola, una de las principales preocupaciones de los y las vecinas de Vista Alegre

Loncoy subrayó, además, la incómoda situación de indefinición en la que les deja la suspensión judicial: “Llegamos a una ordenanza todos conscientes de qué era lo que queríamos defender y qué era lo que queríamos dejar asentado. Pero hoy está en la justicia y el futuro de Vista Alegre sigue siendo incierto”. “Vista Alegre no vive del petróleo, lo vemos pasar”, agregó.

Desde el bloque minoritario, Hugo Olivera (PJ) es más taxativo en sus apreciación: “El petróleo nos perjudica en Vista Alegre porque están destruyendo tierra productiva y acá no queda nada. Las escuelas son de hace 80 años, la salita de primeros auxilios también”.

Los y las concejales se enteraron por los medios de comunicación de la suspensión de la ordenanza. “Parece que estamos pintados”, bromearon sobre el accionar del TSJ. También subrayaron que hay una tensión entre la obligación de cuidar la salud de los y las vecinas y las dificultades que tienen como municipio para regular la actividad hidrocarburífera, cuya potestad es de la provincia.

“Por un lado nosotros somos los responsables de velar por la salud, pero de alguna otras forma nos están limitando. Tenemos que ocuparnos de la salud de la gente pero con el petróleo no podes meterte”, sostuvo Parra. “Se sacrifica a Vista Alegre en pos del bienestar de todo el resto. Se deja de ver a las personas como personas y simplemente pasan a ser un número”, cuestionó.

En el mismo sentido, Loncoy opinó: “Por un lado te dicen a vos te eligen, que tenés el poder de policía dentro de tu pueblo, sobre lo que les conviene. Resulta que lo que le conviene a la provincia es otra cosa, entonces sacrificamos al pueblo este. Es medio contradictorio, incoherente”.

La génesis

La sanción de la ordenanza demandó un largo recorrido, que comenzó con dudas y preguntas informales por parte de vecinos y vecinas que se convirtieron en pedidos de informe desde el Deliberante. Mientras tanto, desde la Asamblea Vista Alegre Libre de Fracking invitaron a sectores críticos y a funcionarios que promocionan el desarrollo de hidrocarburos no convencionales. Con toda esa información lograron fundamentar su posición y redactar la normativa. Desde el Concejo pretendieron hacer frente común con otras instituciones similares como la de El Chañar y la de Centenario pero, más allá de las buenas intenciones, no pudieron avanzar conjuntamente.

Sobre las respuestas oficiales a los pedidos de información, la presidenta del Concejo señaló: “nosotros queríamos saber información básica sobre nuestro ejido y ellos nos decían que todavía no tenían un plan desarrollado de en qué lapso de tiempo o en qué lugar específicamente de Vista Alegre”. Tratábamos de hacerles entender que a nosotros nos interesa el pequeño valle de Vista Alegre, que es lo que nos da solvencia económica. La mayoría de la gente acá trabaja en la chacra. Después nos preocupaba porque si las perforaciones son en planicie [en la altura] por la simple lógica las aguas que se usan para la perforación bajan a las napas y por el declive del suelo vienen a parar al río. El municipio de Vista Alegre es un proveedor de agua para el consumo humano”, continuó.

Si bien los concejales reconocen que hay “mucho enojo” por parte del Ejecutivo provincial con la ordenanza niegan haber sentido presiones o sanciones.

La ordenanza se fundamenta en dos anteriores: la 183 que se aprobó en el 2000 cuando también querían perforar en las chacras -que en su articulado prohíbe perforar en ellas- y la 353 de 2004, que tiene el mismo objetivo pero en esa oportunidad el principal inconveniente tenía que ver con los loteos. En ninguno de los dos casos se puso en cuestión la constitucionalidad de las normas.

El progreso petrolero

“Es medio doloroso ver la contraposición de que a la provincia no le importó la situación de Vista Alegre. ‘Hay otras cosas más importantes, como el progreso’, decían ellos. ¿El progreso de quién?”, se pregunta la presidenta del órgano legislativo. “Nosotros acá al petróleo lo vemos pasar, al progreso lo vemos pasar. Seguimos viviendo la pera, de la manzana, hoy la verdura entonces no le veo la lógica a esto”, sentencia la concejal Loncoy

“El gobierno provincial te habla de millones de dólares que uno no llega a dimensionar cuánta plata es. Y te habla de todo lindo y en definitiva nosotros que somos criados acá, vamos al río el fin de semana, el verano, el invierno, en otoño… Tenemos que cuidar las tierras productivas”, sostiene Olivera en el mismo sentido.

Parra comparó la situación que podría vivirse en Vista Alegre con la que ya ocurre en la zona donde se desarrolla el fracking; “en Añelo dan clases en un trailer, en un casa, la gente no tiene gas, las calles son un desastre, la ruta igual. Igual que en Vista Alegre. Entonces no hay progreso. El progreso que ellos nos quieren vender, no es tal”.

 
 
Links de interés

Resolución del 12 de mayo el Tribunal Superior de Justicia en la que reitera la suspensión de la ordenanza.

El fiscal de Estado, Raúl Gaitan, dio declaraciones al respecto en radio Universidad Calf.

Por su parte, MIlton López de la Asamblea de Vista Alegre Libre de Fracking opinó también sobre la situación.