El freno de Salud a Vaca Muerta cumple dos semanas

Un proceso sindical inédito motorizado por quienes trabajan en el sistema de Salud Pública acota los márgenes de extracción de hidrocarburos en la provincia de Neuquén. Después de 40 días de paro por un aumento acorde a la inflación, les trabajadores de Salud autoorganizades en la asamblea Interhospitalaria comenzaron el bloqueo a las rutas petroleras mientras el gobierno nacional empezaba a celebrar el repunte extractivo atribuido a la implementación del PlanGas.ar.  Este 21 de abril se cumplen dos semanas de cortes que llegaron a ser más de treinta en toda la provincia. 

Por OPSur / Fotos: Flor Salto .- Quienes trabajan en el Estado neuquino durante 2020 no recibieron ningún aumento salarial y sus ingresos se depreciaron más del 30%. Por eso, el incremento del 12% aceptado por la conducción de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en las paritarias de febrero fue ampliamente rechazado por quienes combatieron sin freno la pandemia desde la primera línea. Lo que empezó como un paro en los centros urbanos, impulsado al margen de la conducción del sindicato, se profundizó con cortes de rutas y se dispersó por toda la provincia, con foco en los ejes nodales de Vaca Muerta.

“La parálisis de los trabajos de perforación de pozos de gas, que con gran esfuerzo venían desarrollando los trabajadores y todas las empresas del sector, retrasará y disminuirá la producción de gas argentino, cuando tanto lo necesitamos siempre, y este invierno en particular”, alertó ya hace unos días el secretario de Energía nacional y referente del PJ neuquino Darío Martínez. El gobierno nacional corre contrarreloj, su objetivo de aumentar la extracción mediante fracking en Vaca Muerta para minimizar la erogación de dólares en importación está en riesgo. Mientras que el provincial ansiaba sostener la recuperación de ingresos vía regalías, que se constató como una meta posible en los primeros tres meses del año, luego de la caída abrupta de 2020. Los dos objetivos se toparon con un movimiento inesperado. Ningún hospital de la provincia aceptó el acuerdo salarial alcanzado por ATE y hace 50 días comenzó un paro que fue creciendo con el correr de los días. Desde hace 13 días los bloqueos se sostienen sobre un inusitado apoyo popular.  

La situación reviste tal gravedad que, luego de desconocer el movimiento, y por medio de una extraña mediación judicial, el Ejecutivo provincial debió sentar a las ministras de Gobierno y de Salud a negociar con 20 representantes de la asamblea interhospitalaria. Y posteriormente, el titular de la cartera de Economía anunció la entrega de un bono COVID, no remunerable, en tres cuotas de 10 mil pesos que, ante el rechazo de les trabajadores, fue ampliado a una cuarta cuota. Sin embargo esas propuestas fueron desestimadas de plano, la Interhospitalaria anticipó que no negociará sin un aumento del salario básico y propusieron que la próxima vez que convoquen a una mesa de negociación sea Añelo, la capital del fracking, donde hay cinco cortes permanentes.

Los sindicatos de docentes, ATEN, el judicial, Sejun, y el de legislativos, ANEL, junto a los universitarios, Adunc y Apunc, se solidarizaron con la demanda y convocaron a un paro el viernes pasado. En tanto, este lunes ATE, que hasta el momento había despreciado el accionar de les autoconvocades, llamó a una movilización para el jueves. Ese mismo día, la Interhospitalaria realizará una nueva marcha de antorchas.  

Los impactos del petróleo

 “Somos una zona de sacrificio y eso lo sabemos bien. La pandemia que azota a toda la población mundial, nos generó la condiciones a toda la población de Neuquén para decirles basta. No queremos seguir muriendo y enfermando por las condiciones en que este gobierno mantiene al sistema público de salud. Sabemos la cantidad millonaria de dinero que mueve esta provincia”, cuestionó Sol Martin, representante de la asamblea Interhospitalaria en un intervalo, durante la cuarta reunión de la mesa de negociación con el Ejecutivo provincial realizada el viernes por la noche. 

Al informar los pormenores de la negociación, vinculó la situación con los impactos a la salud de la explotación petrolera. “La población se enferma y se muere como primera causa de muerte de situaciones de cáncer”, denunció Martin y subrayó: “Lo único que deja en claro el gobierno, una vez más, es que es fiel representante de los intereses del resguardo de las ganancias millonarias de las empresas petroleras nacionales e internacionales”. Criticó, además, que el gobierno nacional no habilita un camino de resolución aunque, a costa de la salud y la vida de toda la población de la provincia, se sirve de Vaca Muerta.