Todas las entradas de: Talcahuano

El Conde Drácula revela en un libro para los niños los impactos de fracking

Por Eliana Gilet / Sputnik Mundo .- El libro “El fracking, una historia esdrújula contada por el Conde Drácula” busca explicar a los niños cómo funciona una técnica extractiva que cambió la cara de los pueblos del sur argentino.

Foto : Pixabay/lumpi

La publicación impulsada por el Observatorio Petrolero Sur y Ediciones Pachamamita libros repasa las principales consecuencias socio-ambientales que se han experimentado en Argentina tras el uso de esta forma de explotación de hidrocarburos de difícil acceso.

Cuenta con ejercicios y dinámicas que buscan facilitar su uso en los entornos educativos, así como juegos como sopas de letras, trabalenguas y crucigramas referidos al tema.

El trabajo es producto de un proyecto colectivo que fue escrito por Martín Crespi e ilustrado por Diana Chereu. Contó con la edición de Fernando Cabrera, Leonora Jáuregui y Martín Álvarez. Fue traducido al mapudungun, el idioma originario compartido entre Argentina y Chile, por Héctor Painen.

Fue presentado a su vez en formato de audiolibro de libre acceso cuya música y realización sonora estuvo a cargo de Diego Domínguez, la narración fue hecha por Diana Tarnofky.

Pluspetrol evade su responsabilidad de remediar impactos por el Lote 192

Por Servindi .- Organizaciones indígenas de la Amazonía peruana con el respaldo de numerosas asociaciones de la sociedad civil acusan a Pluspetrol de promover una campaña agresiva para evadir su responsabilidad de enmendar 1199 sitios impactados, causados por su operación en el Lote 192.

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) determinó responsabilidad a la empresa internacional por producir contaminación producto de sus actividades. Pluspetrol niega los pasivos.

Pluspetrol tiene una agresiva campaña contra el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) motivada por el fallo del Poder Judicial que deniega una medida cautelar para suspender su responsabilidad de remediar lugares impactados en el Lote 192 (ex-Lote 1AB).

Ello se indica en un comunicado conjunto de las cuatro federaciones indígenas que integran la Plataforma del Observatorio Petrolero Puinamudt y que lleva el respaldo de numerosas instituciones de la sociedad civil y defensoras de los derechos humanos.

Para las referidas organizaciones, la resolución del Poder Judicial confirma la decisión en primera instancia de agosto del 2019, que rechaza la medida cautelar.

Pluspetrol evade su responsabilidad de remediar 1199 sitios impactados en el Lote 192 (Loreto), aducen las federaciones indígenas.

La Plataforma Puinamudt está integrada por la Federación Indígena Quechua del Pastaza (Fediquep), la Federación de Comunidades Nativas de la Cuenca del Corrientes (Feconacor), la Organización de Pueblos Indígenas Kichuas, Amazónicos Fronterizos del Perú y Ecuador (Opikafpe) y la Asociación Cocama de Desarrollo y Conservación San Pablo de Tipishca (Acodecospat).

Antecedentes

Para Pluspetrol, el problema surge cuando OEFA comienza a exigirle cubrir los pasivos, que no le corresponden –según la compañía–, causados por el Lote 192.

Este lote venía siendo manejado desde la década de 1970 por otras entidades, y la operación de Pluspetrol del Lote 192 fue entre el 2000 al 2015, refiere la empresa internacional.

La situación se agudiza cuando OEFA emitió una resolución en julio del presente año en la que se faculta dos multas a Pluspetrol por 76 millones de dólares, además de multas coercitivas.

“OEFA nos está exigiendo remediar los pasivos de forma ilegal y antitécnica. Por ejemplo, nos solicitan remediar los suelos dejándolos a nivel agrícola”, menciona Pluspetrol.

Y continúa que ello “no tiene sustento en la ley y supondría intervenciones peligrosas para el sistema amazónico”.

Pluspetrol no es víctima de la OEFA

Las organizaciones nativas recalcan que “Pluspetrol no es la víctima de la OEFA ni de los pueblos indígenas. Puede tratar de engañar a la opinión pública, pero nosotros somos testigos del daño”.

La Fediquep, Feconacor, Opikafpe y Acodecospat acusan, además, de que la Sociedad Peruana de Hidrocarburos apoya la posición de Pluspetrol.

Esto “evidencia la posición del sector por reducir los estándares y las responsabilidades ambientales de las empresas petroleras en el país”, mencionan.

También cuestionan a la empresa de hidrocarburos por su intento de esconder la contaminación, “ha enterrado petróleo y nos ha tratado de desaparecer cochas como Shanshococha y Ushpayacu”, refieren.

“Sumado a ello, la empresa salió del lote sin cumplir con muchos de los acuerdos que había firmado con las comunidades. La consideramos una empresa poco confiable”, puntualizan.

Foto: http://portal.andina.com.pe/EDPFotografia3/thumbnail/2016/03/11/000345515M.jpg

OEFA desmiente a Pluspetrol

A través de un pronunciamiento, OEFA desmintió a Pluspetrol. El organismo público menciona que esta empresa asumió las operaciones del Lote 192 en 1985.

Ello en virtud de la cesión de posición contractual en el contrato suscrito entre Petróleos del Perú – Petroperú SA y Occidental Petroleum Corporation of Perú, Sucursal del Perú.

OEFA también aclara que Pluspetrol se respalda en el laudo arbitral emitido en el arbitraje sostenido ante la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial entre Perupetro y Pluspetrol.

Respecto de la cual, la empresa hace una lectura parcial e incorrecta, pues en dicho pronunciamiento, el tribunal menciona lo siguiente:

“[Pluspetrol] asumió contractualmente una obligación de cumplir la normativa ambiental y de acatar las decisiones de las autoridades competentes, toda vez que son vinculantes”.

De esta forma, OEFA determinó la responsabilidad de Pluspetrol por los impactos generados por el desarrollo de sus actividades y por no cumplir con remediar las áreas contaminadas.

Libro: 10 mitos y verdades de las megafactorías de cerdos que buscan instalar en Argentina

Por Pacto Ecosocial y Económico .- A fin de informar a la opinión pública, hemos elaborado un libro colectivo cuyo título es 10 mitos y verdades de las megafactorías de cerdos que buscan instalar en Argentina.

En dicho texto se analizan los impactos sociales, ambientales, sanitarios y económicos de las megafactorías de cerdos, las resistencias a nivel mundial, su relación con la zoonosis y las pandemias, hasta las razones de por qué en realidad estamos frente a una falsa solución, un modelo de maldesarrollo que en nada ayudará a la recuperación del país.

Este libro de descarga y difusión gratuita, que cuenta con las ilustraciones de María Alcobre, Che Alejandra, Ezequiel García, Isol, Mariana Ruíz Johnson, Maitena, Power Paola, Daniel Paz, Gabriel Serulnicoff y Tute; es el resultado del trabajo colectivo de Soledad Barruti, Inti Bonomo, Rafael Colombo, Marcos Filardi, Guillermo Folguera, Maristella Svampa y Enrique Viale.

Descargá el libro gratis

Estudios Latinoamericanos: América Latina y el Caribe ante el colapso ambiental

Leé esta revista semestral editada por la Universidad Nacional Autónoma de México con análisis del capitalismo, la política global, el cambio climático y otros procesos.

Ingresá al sitio

Coyuntura hidrocarburífera: los desafíos de la reactivación del sector

Frente a la caída de la extracción de gas, el gobierno se trazó el objetivo de recuperar las inversiones del sector. Esta tarea enfrenta a dos grandes desafíos.

Leé el informe completo

En primer lugar, la apuesta por Vaca Muerta en los últimos años aparece hoy como un problema: los pozos no convencionales, que ya explican el 44% del total de gas extraído, se agotan rápido y las empresas deben perforar continuamente para sostener los niveles de extracción. Es así que el sector requiere cada vez un mayor nivel de inversiones para evitar la caída de su producción.

Por otra parte, hay una tensión, que se profundiza en un escenario de inestabilidad cambiaria, entre los estímulos dolarizados que piden las empresas y las tarifas pesificadas que necesitan los sectores productivos de la economía.

Durante los gobiernos kirchneristas las inversiones se sostuvieron con subsidios a las empresas. En la gestión de Cambiemos se optó por reemplazar los aportes estatales por un cuadro tarifario que permitiera transferir del Estado a los usuarios la carga de los estímulos. La pertinencia de estos estímulos no estuvo en discusión, cambió la forma de financiarlos.

En ambos casos, sea por subsidio o por tarifas, los estímulos se pagaron en pesos, pero su monto se fijó en dólares. Cuando el país entró en un ciclo de fuertes devaluaciones, a partir de 2018, el equilibrio se volvió inalcanzable: los estímulos se redujeron, las inversiones se frenaron.

El gobierno trabaja sobre un nuevo programa de incentivos para evitar que las importaciones de gas se disparen el año que viene. Nuevamente se trataría de un esquema de estímulos fijados en dólares. El Estado, mediante subsidios, se haría cargo de la diferencia entre el precio que pagan los usuarios, congelado hasta fin de año, y el precio que reciben las empresas.

Este plan precisa de una relativa estabilidad cambiaria. Frente a una devaluación importante, el monto de los subsidios estatales crecerá rápidamente y la sostenibilidad del esquema entraría, una vez más, en tensión.

Se presentó el primer libro infantil sobre fracking

El fracking, una historia esdrújula contada por el Conde Drácula es un cuento infantil orientado a niños y niñas de entre 7 y 11 años que cuenta con traducción al mapudungun, un glosario, actividades didácticas e ilustraciones. Desarrolla la posibilidad de migrar a una matriz energética sustentable a través de la historia ilustrada de un Conde Drácula muy particular que atraviesa un proceso de concientización sobre los impactos del Fracking.

Mirá el video de la presentación:

Participantes

Ailin Piren Huenaiuen – Kimeltucefe Educadoras del Lof Puel Pvjv

Peti Pichiñan – werken del Lof Puel Pvjv

Martín Crespi – Pachamamita Libros

Martín Álvarez Mullally – OPSur

Además, el cuento se lanzó junto a un audiolibro con narración infantil:

Audiolibro: Música y realización sonora: Diego Domínguez / Narración: Diana Tarnofky

El Fracking, una historia esdrújula contada por el Conde Drácula, es el primer libro infantil sobre fracking traducido al mapudungun. Este método de extracción de gas y petróleo no convencional tiene serias consecuencias socioambientales como contaminación, sismos o desplazamiento de comunidades enteras. Cuenta la historia ilustrada de un Conde Drácula muy particular que atraviesa un proceso de concientización sobre los impactos del Fracking.

Está orientado a la práctica pedagógica sobre la temática en el aula o en las casas, ofrece actividades y ejercicios para entender el fenómeno y pensar estrategias de explotación energética sustentable.

Incluye, además, un glosario que desarrolla conceptos como calentamiento global, combustibles fósiles, fenómenos meteorológicos, entre otros, y, explica el autor, “distintas actividades didácticas que hacen referencia a la problemática. Sopa de letras, laberintos, trabalenguas, crucigramas”. También contiene una versión traducida al mapudungun.

Descargalo: El Fracking, una historia esdrújula contada por el Conde Drácula

Este trabajo es un proyecto colectivo escrito por Martín Crespi, ilustrado por Diana Chereau, traducido al mapudungun por Héctor Painen, editado por Fernando Cabrera Christiansen, Leonora Jáuregui y Martín Álvarez Mullally e impulsado por el Observatorio Petrolero Sur. Ediciones Pachamamita Libros. La publicación fue realizada con el apoyo de la Fundación Heinrich Boll y Global Greengrants Fund.

Mara Rivera: de Avellaneda a la Internacional de Servicios Públicos, de Sandro a Virginia Bolten

Por Ana Flores Sorroche / InfoGremiales .- Mara Rivera es Subsecretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la Secretaria de Relaciones Gremiales de la Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE). Su participación activa fue cooperativa con otras mujeres sindicalistas y protagonizaron gran parte de la resistencia a la gestión macrista y de la articulación entre el movimiento feminista y el movimiento obrero.

Su vida empezó marcada por el día de la mujer y el retorno de la democracia. Le tocó vivir parte de su infancia y adolescencia viendo poco a su papá que resistió todo lo que pudo la privatización de Segba en manos de capitales chilenos hasta que en 1995 se fue con un retiro “voluntario”. Conseguir otro trabajo no fue nada fácil por un par de años por lo que cuando apareció una oportunidad en Río Gallegos, se fue. Mara Rivera, con sus 37 años, recuerda el episodio con mucha bronca: “Yo tenía como una carga muy metida de pensar ‘estos son los que echaron a mí papá’. Así me fui metiendo, me fui metiendo…”

No entró a Edesur gracias a su papá sino a pesar de él, que no quería ver a su hija convertida en “un número más” al que después desecharían. Pero Mara siempre hizo la suya y se anotó junto a otras 20 compañeras para hacer una pasantía, a través del secundario Normal de Avellaneda ENSPA, en el área comercial de la empresa. “Tomaban mujeres porque tenía el plan de dar esa imagen, de que nosotras estemos como niñas de 17 años dándole la bienvenida al cliente cuando entraba, entonces iba a haber una supuesta calidez, una contención y no te iban a insultar, no te iban a pegar. Atrás estaban las empresas que no invertían y el sistema eléctrico estaba a punto de entrar en una debacle entonces ellos guardaban la imagen de la distribuidora poniéndonos a nosotras en la primera línea de batalla.”

Luego de trabajar en la absoluta precarización y de recibir pagos de 200 pesos con cheques, siguió la pasantía a través de la universidad, en una contratista en la que molestó tanto pero tanto al dueño corrigiendo los “errores” en los recibos de sueldo que cuando se abrió una oportunidad para sacársela de encima, la metió sin dudarlo: “Me dijo ‘Decime que estás recibida’, le dije que sí y me dijo ‘Bueno, chau, no te quiero ver más'”. Con 26 años y un título de Martillera Pública entró como supervisora en un área comercial. “Trabajé 8 años, en los que en vez de estar afiliada con todos mis derechos al convenio de Luz y Fuerza, estuve precarizada”. Se perdió la militancia de base, lo que podría haber sido una continuidad familiar no buscada con la militancia de su papá en Luz y Fuerza pero se cortó y nació por otro lado. En APSEE y con más fuerza.

Ví luz y entré

Mara Rivera entra en la ola de efectivizaciones que impulsa el Gobierno de Néstor Kircher para ordenar a las empresas que estaban nadando en precariedad. “Empiezan a efectivizar como una política del gobierno, no del sindicato de Luz y Fuerza. O sea, no fue una lucha.” Se abre un puesto en ventas en la sede central que queda enfrente a la sede del sindicato que le correspondía y un día fue. Pero cuando estuvo adentro entendió que no sabía bien dónde iba a encajar siendo mujer y siendo muy joven para el promedio de edad que solía tener el personal jerárquico. “Y ¿Dónde voy a militar yo?, me pregunté”.

La Internacional

La oportunidad la encontró en el lugar indicado: “Nosotros (Apsee) estábamos afiliados desde el año ’80 en la Internacional de Servicios Públicos y ahí, a nivel mundial se bajó una línea de que si no participaban mujeres no podían ir a las instancias de votación mundial cada cuatro años, que se elige una secretaria o secretario general”. Con Mara mataban dos pájaros de un tiro, empezaban a tener representación en Juventud de Energía y en Mujeres. “Entonces, mi militancia sindical la empecé en la parte internacional y la verdad que conocí mujeres increíbles y me dio mucha fuerza. Me ayudó muchísimo y me dio otra mirada, porque muchas veces cuando trabajás ejes internacionales acompañás políticas de ONU, de la misma internacional tuya, que acá adentro, a nivel país, creo que nos abocamos mucho a la militancia política, territorial pero no teníamos esa mirada.”

Mara está entre quienes activan fuertemente la aprobación del Convenio 190 de la OIT contra la Violencia y el Acoso Laboral “Es una lucha de mil años y se invisibiliza porque acá siempre hay temas más urgentes, aunque hoy se ve que estos temas, como visibilizar la cantidad de femicidios, también es urgente. Como militante sindical, vas entrelazando cuestiones, que hoy las podemos ver en las políticas públicas”. Cuenta que ese día justamente salió en el Boletín Oficial que el Ministerio de las Mujeres de Nación junto a la cartera laboral aprobaron un programa para trabajar la equidad en el trabajo.

“Obviamente se harán mesas interministeriales porque desde Trabajo como que lo va chupando el mismo día a día”. Mara va a formar parte de esas mesas.

Se rompe el techo de cristal… pero se regenera unas categorías más arriba

En las distribuidoras de energía hay un 20% de mujeres jerárquicas en todas las empresas, generadoras y distribuidoras, de las cuales el 17% están en la parte comercial y administrativa. “Tenemos mujeres en la parte técnica pero hacen tarea administrativa, de supervisión, pero tarea administrativa. Entonces no tenemos mujeres en terreno que salgan a supervisar. Por eso me da mucha bronca cuando las empresas adhieren a programas de ONU pero después sale una salida laboral, una búsqueda interna y si sos mujer, no te toman”, asegura.

El convenio del personal de conducción tiene categorías de la C a la H pero las mujeres sólo llegan hasta la F. Las categorías más altas, por ende mejor pagas son en centros de control, lugares donde requieren de un entrenamiento técnico. “Si me decís que son todos ingenieros lo entiendo pero es un trabajo que se puede hacer sin serlo”.

Una palabra que Mara repite es “revancha”. Ella no se inmola a todo o nada, espera a que la oportunidad llegue. Si no sale la primera vez, ya saldrá. “Yo soy de la idea de que no soy eterna y puedo mañana volver a la empresa. Si perdemos una elección, yo quiero volver a un sector técnico para dar revancha”.

Las excusas para que no haya mujeres en las categorías más altas (que tienen turnos rotativos, trabajo nocturno, viajes) están relacionadas con cierta raigambre machista, pero también con cuestiones reales. Mientras no haya una política pública de sociabilización de las tareas de cuidados, las mujeres, en las que siempre recaen estas tareas, no van a poder llegar a los puestos mejor posicionados, por más que tengan sobradas capacidades. “Si hay un acompañamiento de una política pública de cuidados se puede llegar a eso. Entonces me parece super importante que el Ministerio de Mujeres lo trabaje desde ahí este punto. Si va a ser una política de cuidado tiene que acompañar la actividad laboral.”

La Asociación del Personal Superior de Empresas de Energía (APSEE) tiene esta dificultad para sumar mujeres a la militancia sindical. A las mujeres el ascenso les cuesta más y nunca sueltan esa doble jornada laboral entre el trabajo dentro y fuera de la casa. “Las mujeres llegamos del sindicato y empieza la tercera jornada con la casa y los hijos y agregale una cuarta jornada que es el cuidado de una. Ir al médico, por ejemplo. La militancia de las mujeres en APSEE es de las que no tenemos hijos o las que ya tienen hijos grandes. Hay que ir de a poco y escuchar esa demanda y acompañarlas en su camino. A los varones no les pasa eso, ellos tienen mil cosas y van para adelante. Tienen tiempo para ir a jugar al tenis, a la pelota y en la mayoría de los casos llegan a la casa y la comida está lista.”

De Sandro a Virginia Bolten 

En 2015 APSEE cambió el estatuto de Género e Igualdad de Oportunidades. “Hay muchos sindicatos en la CGT que tienen mujeres eternas y no hay un cambio en el sindicato. Yo creo que la voluntad política de nuestro secretario general (Carlos Minucci), es un compañero, dio lugar, él abrió ese camino y me dejó trabajar mucho”.

Mara entró como subsecretaria de Género a la Comisión Directiva “Él (Minucci) sabía cómo era yo, sabía a dónde apuntaba, pero no se espero que fuera tan chocante, porque imaginate que estás levantando la mano ante hombres que están sentados acá hace 20 años pero esa frescura de la juventud y de ser mujer creo que me lo dejaba hacer. Un par igual te hacen igual la cruz, pero bueno, si yo voy a firmar un balance, lo voy a firmar con responsabilidad.”

Cuando ella era militante, para el Día de la Mujer la propuesta del sindicato era armar un evento en un teatro con un imitador de Sandro que hacía trencito en el escenario con las militantes y siempre de regalo la flor al final del evento. Esa era la jornada de lucha. “Y todo bien pero tenemos que reflejarlo de esa manera” Ahí nomás habló con Minucci que entonces era el adjunto y le dijo “Mirá, hay que cambiar esto” y le dijo “Bueno, el año que viene organizalo vos.”

“El primer año que yo asumí pasé ‘Ni Dios ni patrón ni marido’ que no llegó a salir en ningún lado. Es una película argentina, la historia de Virginia Bolten. Fue un estreno porque la película no se vio en ningún lado, la productora española estafó a todo el mundo y no estrenó. Estuvo bueno el evento pero fue un choque cultural acá adentro”. Al año siguiente le cancelaron el evento. 

Mujeres Sindicalistas

En 2016 se juntó con Vanesa Siley que estaba buscando armar algo de mujeres dentro de la Corriente Federal. Mara, además, entró en la secretaría de Finanzas de la Corriente: “fue estratégico que esté yo en Finanzas”, hizo las cosas más sencillas.

Con esta organización pudieron contener a la marea de mujeres que se sumó a militarlo todo luego del estallido de las marchas de Ni Una Menos y la lucha por la legalización del Aborto y que se juntaron a las que, como ella, ya tenían años de experiencia sindical. Podría haber salido muy mal, pero salió bien: “Tenés dos escenarios: las mujeres que ya están militando en el sindicato, que no les puede faltar esa formación, esa discusión, y el otro universo de las mujeres que recién se inician. Nosotras tratamos de cubrir esos dos escenarios, entonces no dejás afuera a nadie.”

“De las peleas que hay en el movimiento obrero, las mujeres salimos por arriba, en unidad”. Acaso la lucha que comparten por el acceso a los espacios de toma de decisión les haga ver con más claridad dónde está la verdadera lucha, acaso el proceso de socialización de los cuerpos feminizados favorezca el trabajo de cooperación.

Sin embargo Mara no ve que sea posible la unidad del movimiento obrero en el corto o mediano plazo: “Creo que no es posible y en este contexto menos, porque estamos muchos sindicatos en muchos frente de batalla a la vez por la pandemia. UPCN cerró ayer por el 7% y ATE no, entonces cómo vas a crear una unidad si no hay consenso ni en los reclamos gremiales. Es muy difícil. Pero las mujeres, así y todo seguimos apostando a esa unidad.”

Mujeres dirigentes, legisladoras y funcionarias

Las elecciones de 2019 le abrieron paso a varias dirigentes de Mujeres Sindicalistas en cargos legislativos o en los nuevos Ministerios de la Mujer de Nación y Provincia, pero Mara asegura que esto, lejos de sacarles fuerza, las fortaleció: “Hay un tema de la información. Vos al estar metida en Ministerios, en el Congreso manejás otro tipo de información y esa articulación te permite moverte más rápido.”

Pasa en el Congreso: “La polémica ley de Teletrabajo capaz que no convenció a todos pero marcó una base y, a su vez, potenció al sindicalismo porque estos temas se debaten en cada convenio colectivo. Esas peleas con la perspectiva de género la podemos dar porque tenemos compañeras en el Congreso, si no, es tocar la puerta, convencer al diputado o diputada que no es del espectro sindical, al que tenés que darle una perspectiva de género, es una pérdida de tiempo.”

Pasa en los Ministerios: “Cuestiones que nos hacen falta en el sindicalismo, que vemos que no salen desde el sindicalismo, poderlas apuntar desde una política pública para dar esa fuerza para adentro. Muchas veces dicen ‘Se tienen que mover las bases’ y otras tiene que venir una política como herramienta, porque no te asegura nada, pero después está el trabajo nuestro de militancia, de empujar para que se mueva.” Puso como ejemplo la Ley de Cupo Trans que fue activada por los sindicatos que están en el Estado.

Mara, por su parte, desde noviembre de 2019, salió de esa especie de jaula rosa en la que muchas veces quedan encasilladas las sindicalistas, y la subsecretaría de Género que antes estaba en la Secretaría de Organización pasó a depender de la Secretaria de Relaciones Gremiales. Ella sigue formando parte de la Comisión Directiva de APSEE pero ahora junto a otras once mujeres que se sumaron.

Reestatización o desprivatización

Hace un tiempo circuló la idea en algunos dirigentes políticos y sindicales de reestatizar Edesur por los frecuentes cortes de luz. “Yo antes de hablar de reestatizar, empezaría por desprivatizar, pensar esquemas. Pero también estoy recontra convencida, estoy trabajando mucho con el ENRE, estoy como asesora desde APSEE, creo que es muy importante el organismo de control que es el ente regulador. Yo creo que lo que le falta a esas empresas es más control, hacerles poner la plata porque son empresas privadas, exigirles que hagan las inversiones. Si les sacás la concesión, te comprás un problema más grande.”, afirmó.

Acaso Mara logre una revancha nacional con las ex Segba y se hagan las inversiones que nos deben a todos los argentinos porque se viene diciembre, no va a haber éxodo vacacional y el consumo va a ser mayor. “Hay que ir con pasos cortos pero firmes pero el camino es la regulación”, cerró.

Aplican la receta de Macri para Vaca Muerta: más flexibilización laboral

Por Esteban Martine / La Izquierda Diario .- El Sindicato de Petroleros Privados conducido por Guillermo Pereyra, aceptó una vez más la precarización de las condiciones de trabajo, a cambio de sumas no remunerativas. Un acuerdo logrado por YPF con el aval de Omar Gutiérrez y Alberto Fernández.

Termina una partida de casi tres meses en el tablero de Vaca Muerta. La Sociedad Anónima YPF, controlada por el estado nacional (pero con un 49% de accionistas privados), jugó para los pesos pesados de la industria, enarboló la bandera de la “reducción de los costos” y logró su objetivo. La plana mayor del Sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, aceptó una nueva ronda de flexibilización laboral a cambio de sumas no remunerativas que dan por cerradas las paritarias de 2019 y 2020 (dos pájaros de un tiro).

El paquete, que consta de cuatro partes, fue acordado en una reunión de la que participaron el Secretario General del Sindicato, Guillermo Pereyra (junto a los miembros de la Mesa Directiva Marcelo Rucci, Daniel Andersch y Richard Dewey), el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, el flamante Secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, y el CEO de YPF S.A., Sergio Affronti. Este último habló en representación de la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) y la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE).

Por la senda de Macri y Aranguren

La reunión ratificó el “Acuerdo para la Sustentabilidad y el Empleo” que se mantuvo en stand by desde fines de agosto. “Sustentabilidad” es un eufemismo para no hablar de ajuste.

El acuerdo ratifica explícitamente la vigencia de la adenda flexibilizadora del convenio petrolero para los no convencionales (fracking), firmada en 2017 y extiende su alcance para la actividad hidrocarburífera convencional.

Es decir que generaliza para todos los pozos las condiciones que impusieron Macri y el entonces Ministro de Energía, Juan José Aranguren (ex-CEO de Shell).

Cabe recordar que dicha adenda incrementó los riesgos y accidentes laborales, al reducir dotaciones, aumentar la tolerancia para el trabajo con vientos de hasta 60km/h, implementar la polifuncionalidad y las “tareas simultáneas”, entre otras cosas.

Desde ese momento murieron en los pozos: Agustín Navarrete (56 años, el 3/9/2017), Matías Sánchez (37 años, el 22/5/2018), Daniel Torres (26 años, el 10/7/2018), Miguel Angel Fernández (35 años, 17/8/2018), Mario Segura (28 años, 1/11/2018), Ariel Marcelino Sajama (41 años, 18/3/2019), Maximiliano Francisco Zappia (24 años, 5/5/2019)) y Cristian Nicolás Baeza (34 años, 5/5/2019).

En 2017, Darío Martínez denunciaba la adenda como “un experimento de flexibilización laboral”, para “dejar gente en la calle, perder condiciones laborales, resignar derechos de los trabajadores”. Agregaba que Neuquén se convertía en un “ratón de laboratorio” para la reforma laboral, comparándola con las reformas menemistas. Lo que se dice coherencia.

Mirá el análisis sobre el acuerdo entre YPF y los sindicatos petroleros de la Patagonia: flexibilización macrista.

Para las petroleras toda crisis es una oportunidad

Desde que comenzó la pandemia las petroleras lograron reducir los “costos salariales” de todas las formas posibles. Al recorte de un 40% en el neto percibido por cada obrero suspendido en el marco del Art. 223 Bis, hay que sumar que parte de los salarios fue depositada por la ANSES por medio de la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción. Pero además, las empresas, que cotizan el petróleo y el gas en dólares y pagan los sueldos en pesos, se ahorran billetes con cada devaluación. Si a eso sumamos el impacto de la inflación, para los trabajadores fue todo pérdida. A su vez, miles de obreros fueron “desvinculados” con retiros voluntarios.

Pero las empresas, encabezadas por YPF, aprovecharon la crisis para imponer conquistas más estructurales y retomar su propia reforma laboral. El plan es que trabajen menos personas, más intensamente y con mayores riesgos. ¿Cómo?

  • Profundizan la reducción de las dotaciones impuesta en 2017. En el caso de mecánicos, eléctricos y soldadores, las dotaciones se adecuarán a las necesidades de los equipos de perforación y work over, pudiendo ser compartidas por más de un equipo según lo defina la empresa o sus contratistas (el acuerdo no dice nada del control del sindicato).
  • Se acuerda la realización de desmontaje, transporte y montaje (DTM) nocturno, sin especificar las tareas habilitadas.
  • Se eliminan las “restricciones de atención exclusiva entre yacimientos en un mismo ámbito”. Los trabajadores podrán ser convocados a realizar sus tareas diarias en lugares distintos a los habituales, y la empresa podrá asignarles tareas distintas cada día.
  • Se establece la posibilidad de subcontratación de PYMES que emplean personal fuera del convenio por períodos de hasta 30 días.
  • Además, buena parte de los items que componen el sueldo pasarán a tener carácter no remunerativo. Es decir que no aportarán a la seguridad social ni se tendrán en cuenta para el cálculo de aguinaldos o indemnizaciones. Se insiste en eliminar las “horas taxi” (es decir, del tiempo que requiere el viaje de las bases a los yacimientos).

¿Pan para hoy…?

A cambio de este paquete de flexibilización, las empresas “reconocen” un 16% de aumento, adeudado de la paritaria 2019, a pagar como suma no remunerativa (y que sólo percibirán completo quienes no se encuentren suspendidos). Otra de las actas firmadas establece un bono no remunerativo de $60.000 a cobrar en dos cuotas: una en noviembre de 2020, y otra en febrero de 2021. Con esos $60.000 se da por finalizada la paritaria 2020 ($5.000 por mes).
Para las grandes multinacionales se trata de un vuelto con el que pretenden suavizar un ataque que sin dudas durará mucho más que $60.000.

Siempre del lado de las petroleras

En un audio dirigido a los afiliados, Pereyra afirmó que recibió llamados del presidente Alberto Fernández interesado en el acuerdo. La precarización se sirve en la mesa de los “inversores” que, según el gobierno, traerán los dólares que necesita la economía.

La actividad en Vaca Muerta comienza a recuperarse lentamente, las petroleras exportan petróleo sin pagar retenciones y acceden a un precio sostén para el barril “criollo”. La flexibilización laboral podría ser el primero de una serie de beneficios en puerta, como el nuevo plan de subsidios a la producción de gas, o incluso mayor flexibilidad para la disponibilidad de dólares. A su vez, de aprobarse el limitado “aporte extraordinario por única vez” presentado por el oficialismo en el Congreso, un cuarto de lo recaudado iría a financiar a la Sociedad Anónima YPF (con mitad de accionistas privados, incluyendo fondos buitres). Alberto Fernández, que en 2012 cobraba un sueldo como lobbysta de la española Repsol y se oponía a la compra del 51% de las acciones de YPF por parte del estado, hoy utiliza a la empresa de bandera como mascarón de proa de un nuevo ataque a los trabajadores que beneficiará a las grandes multinacionales, fugadoras seriales. Otro capítulo en esta historia de saqueo titulada Vaca Muerta.

Luego de la audiencia, comunicado contra la megarepresa del Río Santa Cruz

Comunicación del Movimiento Patagonia Libre y organizaciones a favor del río Santa Cruz .-Una vez terminada la Audiencia Pública de 5 horas de duración, no podemos dejar de resaltar el contundente rechazo al avance de las obras para el proyecto h​idroeléctrico Cóndor Cliff – La Barrancosa. El resultado de esta instancia fue claramente a favor de la vida del río Santa Cruz y​ en contra de invertir en tecnologías obsoletas, como son las mega represas hidroeléctricas.

Foto: Canal Abierto

Quienes participamos de la Audiencia coincidimos de manera absoluta, en que esta instancia no fue representativa y​ debemos sumar a nuestra opinión, la de Néstor González, Intendente de Puerto Santa Cruz y la única persona que se expresó a favor de esta obra, quien aseveró conocer mucha gente interesada en este proyecto pero que no tuvo recursos para participar​. En otras palabras, nos dio la razón cuando insistimos repetitivamente en la falta de legitimidad de la Audiencia por no ser representativa ni accesible para todos.​ En relación al contenido del resto de sus expresiones, las repudiamos y lamentamos que haya utilizado su “privilegio” de poder participar en una Audiencia en la que además, no estaba debidamente inscripto, ni registrado ni constaba su participación en el Orden del Día.

Además, frente a los intentos de quienes organizaron el evento por intentar distraer el eje de la cuestión llevando el objetivo de la Audiencia a dialogar meramente el impacto del Tendido Eléctrico, encontraron la rotunda respuesta de les oradores que no dejaron pasar la oportunidad para decir que estas dos obras (Tendido Eléctrico y Mega Represas) no son paralelas, sino complementarias, son dos instancias de una misma obra. Dejando en claro que el debate abierto en esta Audiencia, debería haberse puesto sobre la mesa 3 años atrás cuando se discutió en el Senado de la Nación el Complejo Hidroeléctrico que el Gobierno Nacional quiere construir sobre el río Santa Cruz. Debate que además, tuvo origen hace 3 años en un proceso judicial, es decir, que no fue convocada a instancia de las Autoridades que tenían la obligación ineludible de hacerlo.

Una vez más, el último río glaciario que corre libre en la Patagonia, ha expresado su voz frente a un Gobierno que continúa obstinadamente sosteniendo el mal desarrollo, mediante un modo de producción energética antiguo, obsoleto, destructivo e ilegal. Las mega represas hidroeléctricas no son consideradas energía renovable para nuestra Constitución Nacional.

Queremos que nos escuchen, queremos que tengan en cuenta nuestra postura a la hora de tomar decisiones que nos afectan directamente y queremos que el río Santa Cruz siga corriendo libre desde la Cordillera de los Andes hasta el mar.

Radiografía del avance del fracking en Río Negro

Vaca Muerta es un mega proyecto que incluye a varias provincias, pero esta vez analizaremos su desarrollo en Río Negro. Allí hay una sola área en escala masiva de explotación de hidrocarburos no convencionales realizada con fracking. Estación Fernández Oro, en Allen, tiene más de 200 pozos activos, una planta de procesamiento de gas de grandes dimensiones, un basurero de residuos industriales y kilómetros de ductos.

Mapas: Javier Grosso

Por OPSur .- La frontera del extractivismo petrolero en la provincia también incluye basureros petroleros en Catriel Servicios Ambientales/Crexell -300 hectáreas- y en Campo Grande Treater -45 hectáreas-. A su vez, hay un verdadero loteo de áreas para exploración no convencional, incluso en lugares donde nunca hubo explotación como las áreas Villa Regina y Chelforo. Van por el valle desde Godoy hasta más allá de Choele Choel y desde el río Negro al Colorado. O Cerro Manrique, que es un área que va desde el ejido General Roca a Fernández Oro por la barda norte, llegando a la pretendida Área Natural Protegida del Cerro Azul. Para la explotación en el margen sur del río Negro, por otro lado, llevaron los equipos, insumos y obreros en un sinnúmero de camiones,atravesando el Área Natural Protegida Paso Córdova.

Los insumos son un grave problema en la provincia, en arenas de sílice tenemos proyectos activos de extracción en canteras, transporte -en camiones y trenes-, en Stefenelli hay una planta de acopio y distribución, y se planea que ocurra lo mismo en Chelforo. Esto es un peligro directo por el impacto del sílice en la salud e indirecto por el daño de las rutas y las calzadas en las ciudades generando mayores posibilidades de muertes por accidentes de tránsito. La planta de acopio y distribución que químicos de Quinpe, ubicada en plena ciudad de Fernández Oro, pertenece a la empresa de Dina Migani, la secretaria de Ambiente, es decir, del organismo de control y aplicación en materia ambiental. Por último, el tren y los ductos de gas y petróleo y el proyecto del arenoducto son parte de este nuevo escenario del fracking en la provincia.