Llegaron los equipos para el fracking a Allen y la situación promete conflictos

El acuerdo YPF – Chevrón (denunciado por el gobierno ecuatoriano) promete conflictos en todas las provincias que usarán el sistema de Fracking, sistema que en muchos países está prohibido por supuestos riesgos de alta contaminación, especialmente en los acuíferos.

En este contexto, el viernes llegaron a la zona de chacras de Allen camiones e instrumental destinado a la hidrofractura para extraer gas y petróleo (fracking).

Este método tiene un alto grado de contaminación de las aguas de los ríos y acuíferos,  dañando los frutales de pepita (manzanas y peras) y de carozo (duraznos, pelones y ciruelas), actividad centenaria en la región.

Ya se observan equipos de fractura hidráulica trabajando dentro de las chacras y el venteo del gas sobre los frutales y cerca de la población.

Oportunamente los concejales Héctor Fernández Da Silva, Guillermo Pennesi y Gladys Nestares, consideraron que en Allen “existe la posibilidad de que se utilicen métodos de hidrofractura para extraer gas y petróleo”. En el proyecto plasmaron que la explotación de yacimientos no convencionales a través de la técnica del fracking provoca serios riesgos para la salud como por ejemplo la contaminación de las napas acuíferas y del suelo, la emisión de gases contaminantes, la generación de residuos peligrosos y el uso indiscriminado del recurso hídrico.

Además los concejales expusieron que la metodología del fracking fue prohibida en distintos países por considerarla “altamente contaminante” y plantearon que es “incomprensible” que en Allen se le permita utilizar ese método a las petroleras cuando la localidad posee una matriz histórica y económica que está trazada por la actividad frutícola.

Las redes sociales de esa localidad multiplicaron su rechazo con comentarios como…”Chau río, tarde o temprano el agua contaminada con 400 químicos, algunos radioactivos se va a filtrar en los acuíferos y de ahí al río”, o, “Che, nadie se opone? Ningún partido de la zona que se movilice? Se los comen los piojos”

El candidato a Senador por UNEN y líder de Proyecto Sur, Pino Solanas afirma: “[El fracking] está prohibido en varios estados de los Estados Unidos, en Francia, en varios países de Europa”

“El fracking, hacer extracción de gas y de petróleo en el subsuelo (…), en varios estados de los Estados Unidos, en Francia, en varios países de Europa está prohibido”, así lo denunció en una entrevista en Radio Continental el diputado Fernando “Pino” Solanas.

Efectivamente el debate sobre este tipo de exploración llevó a que se prohibieran o se declararan moratorias en varios países de Europa y algunos estados de Estados Unidos hasta que se cuente con mayor información y evaluaciones del impacto ambiental de la técnica.

Este método de extracción, utilizado para el gas y el petróleo no convencional, implica insertar un tubo varios kilómetros bajo tierra hasta alcanzar la roca que contiene el hidrocarburo, y luego instalar una tubería horizontal, perforada. A través de sus agujeros se lanza agua con arena y sustancias químicas a gran presión, para poder extraer los hidrocarburos.

Quienes se oponen afirman que se trata de un procedimiento altamente contaminante por varias razones. Estas son algunas de ellas:

Contaminación del agua

Parte del agua mezclada con químicos queda debajo de la tierra, y se teme que pueda contaminar las napas y acuíferos subterráneos, o que los hidrocarburos se filtren en el agua.

Uno de los casos emblemáticos es el de Wyoming, en los Estados Unidos. Allí la Agencia de Control Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) encontró hidrocarburos en el agua y algunos químicos asociados con el fracking. La empresa encargada de la explotación alega que esos elementos se encontraban en el agua antes de que comenzara la explotación de gas. La EPA decidió llevar a cabo un informe detallado, cuya publicación está prevista para 2014, acerca de los posibles impactos del procedimiento.

Contaminación ambiental

Este tipo de extracción libera metano, uno de los gases que producen el efecto invernadero, con propiedades más destructoras que el CO2, como lo explica el ingeniero Víctor Bravo, especialista en fracking de la Fundación Bariloche.

Por otro lado, en el proceso de producción una práctica común es la quema de los gases de desecho (flaring), lo que aumenta la emisión de partículas tóxicas a la atmósfera. Un informe de la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos concluye que “según observaciones satelitales, las emisiones resultantes del flaring en los Estados Unidos están aumentando, con una fuerte suba del 50% en 2011. La causa principal es el marcado aumento del uso del fracking hidráulico o fracking para la producción de shale oil.”

En Europa se prohibió en varios países. Desde 2011, en Francia esta práctica es ilegal, al igual que en Bulgaria. En Alemania un proyecto de ley para prohibirlo fracasó, pero el estado de Renania del Norte-Westfalia, el más rico en este recurso, declaró una moratoria. En el Reino Unido se levantó una moratoria en diciembre pasado y en España algunas provincias, como Cantabria, están en el proceso de prohibir estas explotaciones.

En los Estados Unidos, el estado de Vermont fue el primero que prohibió la práctica, pero varios estados decidieron impedir su uso hasta tener pruebas de que no es altamente dañino para el medio ambiente.

En la Argentina no existe una legislación nacional sobre el tema. Solanas presentó un proyecto de ley para prohibirlo.

Por su parte, la socióloga Maristella Svampa, afirmó… “El fracking en Allen es la vuelta al páramo”

“Genera mucha impotencia ver cómo en Argentina se avanza de manera ciega y descontrolada, sin abrir la discusión, ignorando todos los informes que hay, que son altamente negativos respecto de lo que ha sucedido en Estados Unidos, donde ha habido un fuerte impacto ambiental con la contaminación del agua, en la salud de las personas, los animales y también con la lubricación de fallas sísmicas. Y ni que hablar de la emisión de gas metano. El panorama es contundente en términos negativos.”

“En el caso de Argentina, en un par de años, podemos sufrir la contaminación cuando Chevron ya no esté más en el país y no le podamos reclamar. Hay que pensar en escenarios de alta incertidumbre, porque se desconoce lo que puede suceder a 3.500 metros de profundidad. La fractura hidráulica estimula fallas sísmicas y puede haber una migración de ese retorno hacia otras formaciones. Trabajar sin certezas en este tema constituye casi un suicidio.”

“Hay que informar a la población con una tarea muy masiva, involucrando a los fruticultores, defendiendo la matriz productiva. En la medida en que los propios fruticultores y la población de Allen y de otras ciudades tomen conciencia de que estamos ante un modelo de ocupación territorial que es incompatible con esta economía regional, la resistencia se hará más visible. Pero espero que no sea demasiado tarde. Después de la recorrida que hice por la zona de la costa en Allen noté que ese lugar se trasformó en una zona de sacrificio. Mi padre me mostró una foto de la chacra de mi abuelo, tomada en 1935, cuando los frutales recién comenzaban a crecer. Ahora pasás por esa chacra y ves todo desmontado. Es la vuelta al páramo. Lo único que ves es la casa, el tinglado y la torre de gas. Lo que seguramente va a quedar es el terreno pelado, altamente contaminado.”

El Ciudadano, Bariloche

[related_post themes="flat" id="55493"]