La UE dice que peligra "la prosperidad argentina" por expropiación de YPF

Lo afirmó el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, quien calificó la medida del Gobierno de CFK como “desafortunada”

El comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, advirtió hoy de que la decisión de Argentina de expropiar el 51% del capital de YPF, controlado por Repsol, es una medida “desafortunada” que “pone en peligro” la futura prosperidad del pueblo argentino.

“Estoy seguro de que estarán tan impresionados como he estado yo por la reciente acción de Argentina en relación con Repsol”, señaló De Gucht en una intervención ante los eurodiputados en la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo.

“Éste ha sido un paso muy desafortunado desde la perspectiva del pueblo argentino, cuyo Gobierno está poniendo en peligro su prosperidad futura”, comentó.

En cambio, también señaló que la acción es “desafortunada” desde el punto de vista de España y del conjunto de la Unión Europea.

“Les aseguro que estamos mirando atentamente todas las herramientas de las que disponemos para dar una respuesta eficaz”, señaló, y afirmó que esa respuesta “tendrá en cuenta, ciertamente, el hecho de que esto (el caso de Repsol) sigue a una serie de injustificadas y perjudiciales medidas proteccionistas introducidas recientemente por Argentina”.

De Gucht apuntó igualmente que la expropiación de YPF “también debería recordarnos la importancia de actuar rápido para equipar a la UE con todos los medios que necesita para implementar una política de inversiones eficaz, sobre la base del Tratado de Lisboa”.

Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, en diciembre de 2009, la UE pasó a adquirir competencias en el ámbito comercial y de inversiones en países terceros.

En cambio, aún no ha desarrollado la legislación necesaria para poder aplicar, con el respaldo de una base jurídica, ese nuevo poder.

Actualmente, los Estados miembros y el Parlamento Europeo, como colegislador, trabajan en una propuesta de la Comisión Europea para fortalecer y dar un contexto comunitario a los tratados bilaterales de protección de las inversiones que tienen firmados los Estados miembros con países terceros.

Estas declaraciones del comisario europeo de Comercio se producen después de que haya enviado una carta a las autoridades argentinas para expresar su preocupación por el caso de YPF, así como por la escalada de medidas restrictivas a las importaciones, que perjudican a Europa.

En ese contexto, De Gucht apuntó a que la UE estudiaba acciones de respuesta “a nivel bilateral y multilateral”, lo que podría implicar llamar a consultas a Argentina ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por sus obstáculos a las importaciones.

Esta madrugada, el Senado argentino dio media sanción al proyecto gubernamental de ley que dispone la expropiación del 51% de las acciones de YPF a Repsol, que tras ese trámite pasará ahora a la Cámara de Diputados.

Cronista Comercial

En busca de una solución política

“La Unión Europea no se va a quedar de brazos cruzados ante esta expropiación”, afirmó ayer el vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani. El funcionario italiano consideró que “hay que buscar una solución política”. Mientras que la UE continúa con sus amenazas de represalias, el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, respaldó la decisión soberana del gobierno argentino y advirtió que la Unasur “debe estar atenta al desarrollo de los acontecimientos”. Para Patiño, las diferencias deben ser “atendidas y resueltas” en forma bilateral. El funcionario sostuvo que el gobierno de Rafael Correa “respeta la decisión que el gobierno argentino tome en función de sus leyes, Constitución y soberanía”.

Según consignó ayer el portal del diario brasileño O Estado de Sao Paulo, la presidenta de Petrobras, Maria das Graças Foster, habría señalado durante una visita a los diputados del país vecino que “no rompemos contratos como sucede en otros países, invertir en petróleo y energía en Brasil es seguro”. La funcionaria sostuvo que no hay perspectivas de aumentar las inversiones en Argentina y que la prioridad de la empresa es explotar las gigantescas reservas de crudo descubiertas en aguas ultraprofundas de la capa presal del litoral brasileño.

Página/12