Río Negro: Se reavivó la persecución judicial y policial contra el Lof Loncon en el paraje Tres Cerros

Con la excusa de la pérdida de 27 chivas

El extravío de varias chivas, hecho habitual en el trabajo de campo, reavivó la persecución judicial y policial contra el lof Loncón que mantiene un conflicto por su derecho al territorio desde hace años.

Laureno Avilés, lindero del lof Loncón en el paraje Tres Cerros, Comallo, denunció penalmente el extravío de 27 chivas preñadas. El juez Martín Lozada de Bariloche dispuso el allanamiento de galpones y corrales de las dos fracciones de campo que ocupa tradicionalmente el lof, pese a que los mapuche habían autorizado verbalmente que se revise en todo el campo la posible presencia de los animales perdidos del vecino.

Durante tres días, durante varias horas, móviles de la policía de Río Negro (de la comisaría de Comallo y de la brigada rural de Jacobacci), personal en moto y extraños a caballo, perturbaron la vida cotidiana de la familia y causaron la muerte de algunos animales en estado de parición, entre otros daños.

Este lunes, otro vecino del paraje, sin necesidad de ningún allanamiento, dio aviso de la aparición en su campo de los animales perdidos de Avilés, según le informaron hoy en la comisaría de Comallo al lof Loncón.

Este es el quinto allanamiento que sufre el lof Loncón desde 2008, cuando el juez Calcagno pretendió desalojarlos con gases lacrimógenos dentro de la ruka que después demolió la policía, para luego correrlos con armas a campo traviesa. Desde entonces, por su parte, Avilés cumple un papel estratégico a favor de los apropiadores del campo, haciendo numerosas falsas denuncias contra Loncón.

La cadena de hechos

El 13 de setiembre pasado policías de Comallo se acercaron a la ruka informando de la pérdida de animales menores de Avilés. El martes 18 hicieron lo propio dos hermanos de Avilés, los que maltrataron verbalmente a doña Pilar Norambuena, miembro del lof que los atendió junto a su nieto.

De todos modos, doña Pilar autorizó la búsqueda en todo el campo, como es práctica de toda la vida. Pidió solamente que no sea Avilés en persona, quien tiene una animosidad manifiesta contra los mapuche y es colaborador del juez Carlos Larroulet y el empresario Chechile, los apropiadores de una parte del territorio ancestral.

No obstante la buena predisposición del lof, el viernes 21 a la mañana se monta un dispositivo de allanamiento a cargo del oficial Mauricio Coñuel con una orden del juez Lozada de la que no entregaron copia. Un camión de la brigada rural de Jacobacci, dos motos, más el puestero de Avilés que portaba un arma de fuego a la vista. Revisaron el lugar entre las 10 y las 15 aproximadamente; luego un tiempo más en otro sector del campo.

El sábado 22 recorrieron el sector del territorio en conflicto con Larroulet-Chechile entre las 14 y las 19 aproximadamente, siendo llamativo el uso de GPS por parte de la policía para rastrear chivas. El domingo 23 se tomaron más o menos el mismo tiempo para rastrillar el lugar.

El uso de motos a campo traviesa y el tránsito inusual de vehículos provocó la muerte de al menos tres vacas y un ternero.

Entre los policías que participaron del procedimiento merecen destacarse Coñuel, que tiene animales a medias con Avilés; Diego Inalaf, que fue empleado del juez usurpador Larroulet y declaró contra el lof en 2007; y Gonzalo Avilés, primo hermano del denunciante.

La medida judicial del allanamiento para la búsqueda de animales perdidos en el campo es un golpe muy fuerte a las prácticas tradicionales entre vecinos, sean o no mapuche. En caso de pérdidas se da aviso a los vecinos, siendo frecuente en los avisos al poblador rural de las radios tanto los extravíos como los hallazgos. Aún cuando no haya confianza mutua, se busca en el campo con testigos.

La denuncia penal es la última instancia y el allanamiento un despropósito.

El ganado caprino exige un cuidado constante ya que no lo detiene el alambrado común de siete hilos, alcanzado con un viento fuerte para que se largue a andar mucha distancia. Aunque, en este caso, al ser animales preñados no podían andar muy lejos.

Desde el CAI, organización política de base del pueblo mapuche, interpretamos que estas acciones judiciales son parte del hostigamiento sistemático contra la lucha desigual que sostiene el lof Loncón contra el juez de Cámara Laboral de General Roca Carlos Larroulet, ahora protegido detrás de su socio el empresario Chechile.

Wüllayaiñ ta wallmapu!

Newentuaiñ chumngechi femkefulu taiñ fütake che yem!
(no entregaremos el territorio, resistiremos como nuestros mayores)

CAI
(contacto 0294-4455409)