De lo que nadie habla

Situación de la explotación hidrocarburífera provincial y nacional

1) Contaminación hidrocarburífera en los departamentos Pehuenches, Añelo y Confluencia.

El MRP pone en conocimiento del público en general que ha requerido mediante notas a los poderes ejecutivos y legislaturas nacionales, provinciales y municipales que investiguen e informen a la población de la provincia de Neuquén sobre la contaminación de metales pesados y otros tóxicos en los departamentos Pehuenches, Añelo y Confluencia. Esto porque el pasado 28 de mayo en un diario nacional se publicaron datos de contaminación grave, corroborados por la División Delitos Ambientales de la Policía Federal y el Laboratorio de Toxicología y Química Legal de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ya ha sido reconocido por autoridades de los gobiernos de Neuquén y otras provincias que las empresas privadas han dejado un pasivo ambiental multimillonario, cuyo principal perjuicio es para la salud de la población. Para el MRP este es otro dato que no deja lugar a dudas que la única manera sustentable para la explotación hidrocarburífera es bajo monopolio estatal excluyente, con sistemas de contralor donde los trabajadores y las organizaciones ciudadanas, tengan protagonismo eficaz. A la vez el remedio del pasivo ambiental debe ser puesto en marcha sin más demora, a costo y cargo de las empresas causantes, con similar sistema de contralor. Ello redundará además en nuevos y numerosos puestos de trabajo.

2) Explotación hidrocarburífera por medios no convencionales.

Dentro del mismo marco el MRP comparte su alarma por la creciente explotación por medios no convencionales (fracking), sin haberse hecho los debates y asambleas públicas que demandan las leyes ambientales en vigencia, especialmente siendo que en todo el mundo hay reacciones crecientes e indicadores de la contaminación que las empresas privadas vienen provocando donde se las ha dejado actuar con estas técnicas. Es imposible creer que las mismas autoridades, nacionales y provinciales, que no controlaron el tema ambiental, las inversiones, las reservas y ni siquiera la producción de las empresas privadas vayan a hacerlo ahora. Menos teniendo en cuenta las condiciones leoninas que exigen las empresas para hacer inversiones, que son inaceptables.

3) Política hidrocarburífera provincial anacrónica y perjudicial.

Si señalamos los perjuicios de la política del gobierno nacional, a nuestro juicio insuficiente, mucho más debemos decir de la política privatizadora anacrónica que impulsa el gobierno de la provincia, que a todo vapor promueve la venta de las acciones –privatización- de la empresa Gas y Petróleo de Neuquén. El gobernador Sapag no parece reconocer el fracaso y error de su política de “alianza con las empresas petroleras”, bajo la cual él y la mayoría de los diputados otorgaron prórrogas de concesiones que aseguraban que traerían nuevas inversiones y puestos de trabajo crecientes. Ya cuando esto no sucedía él como otros políticos vernáculos (p.ej. diputados y senadores del MPN, Sobisch y Pechi Quiroga) alentaban la suba de precios en boca de pozo, que sólo beneficiaría en forma directa para las empresas, desconsiderando los perjuicios para la economía general. En eso estaban cuando el gobierno nacional –reconociendo el fracaso de 20 años de privatización y mercado de hidrocarburos que los mismos Kirchner promovieron en los 90’s, dio el paso referido del cambio de política en la materia, expropiación mediante La venta de las acciones de Gas y Petróleo de Neuquén permitiría que mismas o nuevas empresas extranjeras controlen los yacimientos que la misma tiene bajo su dominio, en forma diametralmente opuesta a la política nacional, y en anacrónica sintonía con las privatizaciones cuyos daños de difícil y costosa reparación ya se comprobaron.

4) Es IMPOSIBLE recuperar la Soberanía Hidrocarburífera sin el control total del sector.

Es un avance la recuperación de lo que quedó de YPF. Es importante además el cambio legislado mediante la Ley 26.741, de la Soberanía Hidrocarburífera de la República Argentina, que declaró de “interés público nacional el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos”. Sin embargo no vemos que sea posible conseguir estos objetivos si en la práctica se mantiene el 70 % de la industria petrolera en manos de poderosas empresas internacionales privadas y menos si seguimos haciendo nuevos acuerdos con ellas. Argentina logró la Soberanía Hidrocarburífera y el autoabastecimiento cuando manejó el 100% de los recursos petroleros con YPF a partir de 1920 hasta 1990. Así pudimos desarrollar nuestra economía nacional con energía a muy bajo costo. Esta gran ventaja se perdió por no haber seguido los consejos de quienes lo habían logrado con gran esfuerzo. Al respecto el Gral. Enrique Mosconi nos advirtió: “Los grandes trusts son organizaciones insaciables, difíciles de dominar una vez que han tomado posesión de las tierras y se les han acordado facultades o derechos.” nos dejó dicho, el creador de YPF. La señora presidenta y sus funcionarios mencionan repetidamente el nombre de Mosconi, sin embargo pero el rumbo de su política lo contradice. Los argentinos sabemos de sobra que no vamos a lograr la Soberanía Hidrocarburífera con la “ayuda” de compañías norteamericanas como Exxon, Chevron o Apache, inglesas como BP, francesas como Total ni con los chinos o los rusos. Ya lo experimentamos. Sólo tomando el control total y sobre la base de nuestro esfuerzo propio podemos conseguir recuperar nuestra necesaria soberanía hidrocarburífera. Este será el único medio de financiar el autoabastecimiento, y a la par financiar también una sostenida diversificación de la matriz energética, con predominio creciente de las fuentes de energía renovables. Son falsas las barreras tecnológicas y financieras que se plantean como impedimento para lograr el objetivo. Más críticas eran las barreras que superó Mosconi y nuestra gente en 1920.

5) La memoria histórica.

No estaría completo ni satisfecho este documento si no señalar al público, para su consideración, lo vertiginoso que pueden ser los cambios en las políticas, cuando hay decisión política. A partir de la expropiación de YPF quedaron sepultados todos los mitos que se levantaban para justificar las privatizaciones y su mantenimiento en el tiempo: “si se van las empresas privadas: ¿cómo sacaremos el petróleo?” “la nacionalización de YPF es impensable” (Guillermo Pereyra antes de marzo 2012) “si nacionalizamos el petróleo nos aislarán del resto del mundo” “el estado no tiene plata para invertir en petróleo” (y termina importando U$S 10 mil millones / año)

Y mentiras o temores similares QUE ESTE MOVIMIENTO SIEMPRE DENUNCIÓ Y COMBATIÓ.

Por todo eso y como siempre, decimos con fuerza
¡volvamos a la YPF de MOSCONI!

Coordinadora del Mov. para la Recuperación de Nuestro Petróleo y demás Recursos Energéticos

Recuperemos nuestro petróleo