La OPEP mantiene la producción de petróleo y enfrenta posible caída de precios

En la reunión mantenida por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena, los miembros han decidido mantener los actuales niveles de producción del crudo, que superan los 30 millones de barriles diarios. Pero, ¿cuál de ellos deberá reducir el bombeo de petróleo ante una posible caída de los precios?

Arabia Saudi versus Irak. Al país más poderoso del club le ha salido un nuevo rival en cuanto a producción de crudo, tras las nuevas sanciones de la Unión Europea a Irán. Como recoge el portal suizo Swissinfo, Irak, tras 20 años de guerra y sanciones que arruinaron a su industria petrolera, comienza a despegar y a posicionarse como el segundo productor dentro de la organización.

Durante la última reunión, la OPEP dictaminó que la producción de petróleo debe mantenerse en los niveles actuales de 30 millones de barriles diarios. En estos momentos el crudo alcanza los 109 dólares el barril, pero la desaceleración económica mundial y la producción de petróleo de esquisto de Estados Unidos, hacen plantearse el problema de quién se erigirá en el principal responsable de la bajada del bombeo de petróleo cuando caigan la demanda y los precios.

Irak no va a ceder en ese terreno, según declaró Falah Alamri. Para el gobernador iraquí, esa obligación corresponde a otros países, en clara referencia a Arabia Saudí. Según informa el rotativo Financial Times, este último país ha aumentado considerablemente su producción, favoreciendo la estabilidad de precios de la que ahora se beneficia la OPEP. Pero en noviembre alcanzaron su cifra más baja de este año, con un bombeo de 9.5 millones de barriles al día.

Riad vuelve a resaltar que sería Irak quien debería encabezar la próxima ronda de reducción de suministro de la OPEP. La respuesta iraquí no se ha hecho esperar y han advertido de que si los saudíes presionan con el tema, se avecinan “días sombríos”. En 2013 no piensan plantearse esta cuestión y no considerarían una disminución hasta 2014.

Además de la ratificación de mantener los 30 millones de barriles diarios, el grupo revalidó como secretario general de la organización al libio Abdalá El-Badri, al no llegar a un consenso sobre un nuevo candidato. A la incertidumbre económica se suman ahora tensiones políticas entre Irak, Arabia Saudí e Irán, que jugarán un papel importante en el futuro de la OPEP.

Tecnoil