El Gobierno busca más inversión petrolera con un nuevo esquema de impuestos

La AFIP retendrá la diferencia entre el precio internacional, en torno a u$s90 por barril, contra u$s70 y no frente a los u$s42 anteriores. La medida aumenta el ingreso de las petroleras. PAE, la más favorecida.

El Gobierno busca más inversión petrolera con un nuevo esquema de impuestos

La Argentina dispuso este lunes un nuevo esquema para los impuestos que aplica a las ventas externas de crudo, un cambio que aumenta el ingreso de las petroleras y busca impulsar las inversiones del sector.

Las empresas recibirán a partir del martes 70 dólares por cada barril de petróleo exportado, frente a los 42 dólares actuales, según el detalle de la norma publicada el lunes en el Boletín Oficial.

Las exportaciones de petróleo están reguladas en Argentina porque el Gobierno busca garantizar el abastecimiento doméstico ante la persistente caída en la producción desde 1998.

Hasta ahora, el Estado retenía la diferencia entre el valor efectivamente pagado por el petróleo en el exterior por el crudo argentino, que actualmente ronda entre 80 y 90 dólares por barril, y 42 dólares, que era lo que recibían las petroleras.

Pero a partir de ahora el fisco sólo percibirá la diferencia entre el precio internacional y u$s70, siempre que el precio internacional supere a los u$s80 por barril.

La medida favorece principalmente a Pan American Energy
(PAE), que es la mayor exportadora de crudo del país. La gigante británica BP tiene el 60% de los activos de PAE, mientras que el 40% restante está en manos de Bridas, que en un 50% pertenece a la china CNOOC.

La semana pasada, YPF anunció un acuerdo preliminar con Bridas para desarrollar hidrocarburos no convencionales en la formación Vaca Muerta, con una inversión inicial de u$s1.500 millones en dos años.

La francesa Total y la china Sinopec también resultan beneficiadas por la medida. PAE exportó 2,3 millones de metros cúbicos de petróleo entre enero y noviembre del 2012. Argentina exporta alrededor del 10% de su producción de crudo.

En busca de inversiones

Desde la nacionalización de YPF, en mayo del año pasado, el Gobierno busca revertir la caída de la producción de hidrocarburos que obligan al Estado a desembolsar cifras millonarias en importaciones energéticas.

“Son medidas del Gobierno para fomentar que haya inversiones. Para que se mueva la industria, tenés que dar precios. Esto da estímulo a la inversiones y va a permitir que se recupere la industria petrolera“, dijo a Reuters el analista Víctor Bronstein.

En noviembre del año pasado, el Gobierno subió los precios de la nueva producción del gas natural en boca de pozo a 7,5 dólares por millón de unidades térmicas británicas (BTU), desde el máximos de 5 dólares que se pagaba hasta entonces.

La producción local de gas está en retroceso desde el 2004 debido a la falta de inversiones en el sector, según analistas.

Infobae

———–

Las petroleras cobrarán hasta un 66% más por cada barril que exporten

El gobierno modificó el esquema de retenciones: si el precio internacional supera los 80 dólares, cobrarán 70, en lugar de los 42 actuales. Pero ya no tendrán las compensaciones vigentes hasta ahora.

El Gobierno cambió desde hoy el régimen de retenciones y compensaciones a las exportaciones de petróleo y empezó a implementar un sistema que les garantiza a las petroleras un precio fijo de venta al exterior de 70 dólares el barril (frente a los 42 actuales) siempre que el valor internacional esté por encima de 80 dólares. Eso sí, ya no podrán cobrar compensaciones por esas ventas al exterior.

Las exportaciones de hidrocarburos tienen desde hace años un sistema de retenciones móviles. Hasta hoy, si el precio de venta era de 60,9 dólares por barril o menos, la retención era fija del 45%. Pero si el precio de venta era mayor, la alícuota era móvil para que el productor cobrara 42 dólares (“valor de corte”) por barril. Con los precios actuales, esto establecía un valor fijo de 42 dólares.

Pero al mismo tiempo, los exportadores podían recibir, bajo ciertas condiciones, 28 dólares de compensación por barril en créditos fiscales aplicables a las retenciones. Así, en teoría, podían terminar cobrando 70 dólares por barril (42 de la venta menos las retenciones y 28 por los reintegros). Pero los trámites eran engorrosos y no todos los exportadores llenaban los requisitos, en particular el de haber aumentado la producción.

Ahora, a través de una resolución firmada por el secretario de Energía, Daniel Cameron, y publicada hoy en el Boletín Oficial, el Gobierno derogó el régimen de compensaciones pero subió el “precio de corte” de las exportaciones a 70 dólares y el valor de referencia (por debajo del cual la alícuota es fija del 45%) a 80 dólares.

Con precios de menos de 80 dólares por barril, la alícuota queda en 45%; sólo en ese caso, los que hasta ahora se beneficiaban con compensaciones terminarían cobrando menos por barril que hasta hoy. Y si el precio bajara de 76 dólares, también cobrarían menos los demás, ya que dejarían de tener garantizado un piso de 42.

Pero con precios petroleros elevados (de por lo menos 80 dólares el barril), como los actuales y los que se prevén, todas las petroleras que exporten se garantizan 70 dólares por barril.

iEco