Expendedores piden a Petrobras que busque alternativas para solucionar los faltantes

Hay dos opciones accesibles: que la empresa compre stock a otra petrolera – podría ser YPF – y entregue a las estaciones de servicio, o que pida cupo de importación al Gobierno para reemplazar, aunque sea en parte, el volumen que dejó de producir la refinería de Bahía Blanca desde que fue clausurada por incumplimiento a normas medioambientales.

Uno de los temas centrales que se discutió ayer en la reunión de comisión directiva de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA) tiene que ver con la situación de abastecimiento que atraviesan los operadores de Petrobras, ya que desde hace una semana dejaron de recibir productos y no están trabajando.

En respuesta la problemática, los dirigentes de la entidad solicitaron a la compañía que tome alguna medida para reemplazar el combustible que producía la refinería Ricardo Eliçabe ubicada en Bahía Blanca antes de que fuera suspendida por el Juzgado Civil y Comercial Nº2 de esa ciudad por supuesto incumplimiento del plan de seguridad – definido tras la muerte de un operario en la planta – y por presentar vencidos los certificados de descarga de efluentes gaseosos y de aptitud ambiental.

Una de las alternativas que se analizan para paliar el problema es que Petrobras le compre a otra petrolera del mercado que esté en condiciones de suministrarle combustible para luego distribuir a sus locales de bandera. La que consideran que podría llegar a un acuerdo es YPF, no sólo por su trascendencia en el mercado y el compromiso que mantiene, al ser estatal, con el abastecimiento general de naftas y gasoil, sino también por el hecho de que tiene una planta de procesamiento en Plaza Huincul, en Neuquén, a pocos kilómetros donde están instaladas el grueso de las bocas de expendio de la marca.

Otra opción, aunque algo más complicada, es que recurra a la importación y distribuya directamente a los locales del centro y sur del país. Esto implica pedir cupos no previstos a la Secretaría de Energía y organizar un plan de logística que permita trasladar el embarque a los camiones. En el rubro dudan que el Gobierno acepte destinar nuevos dólares para compras del exterior, además de que esta operación lleva un tiempo prudencial que los expendedores no están dispuestos a esperar.

Mientras tanto, la empresa presentó toda la papelería pertinente a la justicia con el objetivo de retomar las actividades y dar por terminado el problema. Hasta el momento no hubo dictamen sobre el caso, por lo que la destilería continúa clausurada y sin aviso de reapertura.

Surtidores