Brasil reduce los impuestos al etanol y sube su importancia en la mezcla para autos

La proporción obligatoria de etanol en la nafta pasa de 20% a 25%. El ministro de Hacienda dijo que es para reducir el precio de los combustibles y fortalecer al sector azucarero. Esperan producir 28.000 millones de litros en 2013.

El Gobierno brasileño anunció hoy que a partir de mayo se aumentará del 20 al 25 % la mezcla obligatoria de etanol con nafta en el país y se reducirán los tributos aplicados al combustible derivado de la caña de azúcar.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, explicó en una rueda de prensa que con esas decisiones se apunta a “disminuir el consumo de nafta” y a reducir el precio de los combustibles, así como dotar de mayor competitividad a los sectores industriales volcados a la producción de etanol.

“El aumento de la mezcla reducirá el precio de la nafta”, pero la intención final es darle una mayor fortaleza al sector azucarero volcado al etanol, que requiere de mejores condiciones para aumentar las cosechas y su competitividad, declaró el ministro.

Mantega dijo que esas medidas serán complementadas con la oferta de nuevas líneas de créditos estatales para el sector por un total de 4.000 millones de reales (unos 2.000 millones de dólares), que se destinarán a la financiación de las próximas siembras de azúcar y la expansión de las áreas de cultivo.

Asimismo, anunció una reducción del 5 % al 1 % en los impuestos cobrados a las industrias químicas asociadas a la producción de etanol, lo cual consideró un “estímulo adicional” para ese sector.

El ministro de Minas y Energía, Edison Lobao, declaró en la misma rueda de prensa que con ese “paquete de apoyo” se “consolidará al etanol en Brasil”, con la meta de llegar a una producción anual de 28.000 millones de litros este mismo año.

Elizabeth Farina, presidenta de la Unión de la Industria de Caña de Azúcar (Unica), valoró la exoneración tributaria, que se suma a las que el Gobierno ya ha aplicado en otros sectores económicos, como la industria automotriz, los productos de línea blanca y los alimentos que integran la canasta básica.

Esa política de reducción de impuestos, en la que el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff avanza desde inicios de 2012, persigue mantener controlada la inflación, que en el primer trimestre de este año llegó al 1,94 %, una tasa que elevó la variación interanual al 6,59 %.

Clarin