Encuentro de la REDH: hacia un nuevo paradigma para la vida colectiva

Con la participación de más de 130 invitados e invitadas internacionales, se desarrolló en Caracas elEncuentro de la Red de Artistas, Intelectuales y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad (REDH), a diez años de su fundación. Como un símbolo de la unidad entre pensamiento y acción, durante la última jornada la REDH asistió a la marcha que recorrió el centro de Caracas, a 15 años del referéndum aprobatorio de la Constitución Bolivariana.

El encuentro de la REDH tuvo varias aristas para analizar. Durante cinco días se realizaron paneles de discusión, conversatorios, visitas a experiencias colectivas, actos de solidaridad y presentaciones artísticas. Además, se abordó el debate sobre la proyección y ampliación de la REDH, en una etapa que varias voces -entre ellas la del presidente Nicolás Maduro- definieron como de “revitalización”.

Los temas abordados en los foros de debate van desde la crisis económica mundial hasta la guerra por la energía, pasando por la situación en Europa y en África y el problema de los migrantes a nivel mundial, entre muchos otros.

La llamada “guerra de cuarta generación” tuvo un panel de lujo, con experiencias de Venezuela, Siria, Rusia, Gran Bretaña y el Estado español. El cambio climático y las alternativas para el buen vivir tuvieron su mesa, donde participaron Francois Houtart, de Bélgica; Liliane Ghamen, de Líbano y Lilian Álvarez, de Cuba. En este foro también estuvieron Tamara Perelmuter, de la Campaña argentina contra la ley “Monsanto” de Semillas; Mónica Pérez, de la Campaña por una nueva Ley de Semillas de Venezuela; el argentino Martín Mullaly, del Observatorio Petrolero Sur; el venezolano Andrés Bansart y el ministro de Vivienda, Ecosocialismo y Hábitat de este país, Ricardo Molina.

Además, hubo debates sobre género y poder, experiencias de educación para el pensamiento crítico, movimiento estudiantil, comunicación gráfica y audiovisual, un encuentro de mujeres y visitas a experiencias de organización popular, como una base de misiones. La solidaridad con México por Ayotzinapa y con Palestina por la ocupación y las agresiones de Israel dieron lugar a dos actos político-culturales, realizados en la sede de la Universidad de las Artes (Unearte).

La palabra y la acción

Uno de los momentos destacados fue el cierre formal de la reunión, realizado el sábado 13 de diciembre en el Cuartel de la Montaña, el lugar donde descansan los restos de Hugo Chávez. Allí, la REDH fue recibida por Maduro. Se encontraban también el vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, y los ministros de Cultura, Reinaldo Iturriza y de Planificación, Ricardo Menéndez.

Luego de varias presentaciones musicales -entre ellas la del dúo Blanco y Negro, de Bolivia, y la de Gabo Sequeira, de Argentina-, y del bautismo del libro El pensamiento económico de Hugo Chávez, escrito por Alfredo Serrano Mancilla, el mexicano Gilberto López y Rivas leyó la declaración aprobada durante los debates, que incluyó el respaldo a la Revolución Bolivariana, a las demandas del pueblo palestino y una dura condena a los crímenes de Estado en México.

“Hoy más que nunca la humanidad vive asedios y agresiones de tal magnitud que ponen en grave peligro la existencia de nuestra especie. El planeta mismo ha llegado al límite de su capacidad para la reproducción de la vida”, expresa un fragmento del texto.

“No obstante esta vorágine destructora desplegada por el capital, los pueblos han sabido resistir y construir alternativas, contra las cuales el sistema de dominación se ensaña. Se trata, hoy como ayer, de seguir asumiendo y multiplicando la estrategia ofensiva en defensa de la humanidad, como lo propugnó Chávez. Nuestro desafío fundamental es la búsqueda de un nuevo paradigma de la vida colectiva de la humanidad en el planeta, ya que las regulaciones del sistema capitalista no han sido suficientes para encontrar soluciones”, agrega.

El documento también afirma que “es prioridad histórica y estratégica defender a Venezuela y apoyar al presidente Maduro, quien es un estadista surgido de esta revolución. La red expresa su ternura solidaria y fraterna a las víctimas de las guarimbas, a sus familiares, y al pueblo que ha soportado sabotajes, insultos, falacias y humillaciones, así como los costosos daños económicos de los neofascistas”.

El presidente bolivariano agradeció la solidaridad y señaló que el reimpulso a la REDH “es una oportunidad para articular nuevas formas de batalla en el campo de la cultura y de las ideas”. Maduro se refirió a la necesidad de alcanzar la máxima unidad posible de quienes se encuentran a favor del cambio social. “Para que sea humana la humanidad, tenemos que unir a todas las fuerzas de la nueva humanidad”, consideró.

Álvaro García Linera señaló que “el intelectual revolucionario es aquel que nos ayuda a entender el mundo, para transformarlo”. Además, convocó a los presentes a la acción: “Los intelectuales tenemos que ir más allá de la palabra”, expresó. El cierre de la jornada estuvo a cargo de la artista venezolana Cecilia Todd.

La espada de Bolívar, por la soberanía y la democracia

Dos días después, el lunes 15, el pueblo venezolano celebró los 15 años del referéndum que aprobó la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que entre otros muchos avances en cuanto a los derechos políticos, económicos y sociales, incorporó el concepto de democracia participativa y protagónica, característico del proyecto socialista del siglo XXI. En diciembre de 1999, el 72% de la población aprobó el nuevo texto, en un acto histórico: por primera vez una Carta Magna era decidida con participación popular.

En 2014, el aniversario de ese acto democrático encuentra a la Revolución Bolivariana bajo asedio, en un año marcado por las guarimbas, la guerra económica y la injerencia de EEUU. Por esta razón, la consigna del acto central del 15 de diciembre, al que concurrieron los integrantes de la REDH, fue “Venezuela se respeta”.

Ante el apoyo de cientos de miles de personas, que se movilizaron desde temprano con la alegría y el color característico del pueblo venezolano, Nicolás Maduro realizó un enérgico discurso, en el que rechazó las sanciones impuestas a Venezuela por el Congreso norteamericano. Empuñando la espada de Simón Bolívar, juramentó al pueblo en defensa de la Constitución, mientras flameaban las banderas y se podían escuchar consignas a favor del socialismo, la independencia y la unidad de América Latina y el Caribe.

 

Fernando Vicente Prieto – @FVicentePrieto

Notas