La caída del crudo complica la búsqueda de socios para YPF

La rentabilidad de Vaca Muerta no cierra con un barril a menos de U$S 60. Pero las petroleras reciben un subsidio.

En la mira. El yacimiento de Vaca Muerta es la joya para la cual YPF pretende atraer inversores. AFP

El banco de inversión Morgan Stanley cree que el yacimiento de Vaca Muerta es rentable –o alcanza su punto de equilibrio, como mínimo– con un barril de petróleo por arriba de los US$ 84. En ese escenario, la búsqueda de socios para YPF será complicada, ya que el importe del crudo internacional estuvo toda la semana pasada debajo de los US$ 60 y ayer cerró a US$ 55. Sin embargo, otro informe reciente –de Goldman Sachs– brinda otra perspectiva: los “shales” (como se denomina las extracciones de petróleo no convencional) argentinos serían rentables con un barril entre US$ 60 y US$ 70.

Cuando le preguntaron en el Congreso por los resultados obtenidos en la asociación con Chevron, Miguel Galuccio –titular de YPF– sostuvo que “con precios a US$ 84-US$ 85, los resultados económicos son marginales”. En ese sentido, las previsiones de Goldman Sachs (publicadas el viernes pasado por Bloomberg) estarían superando las expresiones de Galuccio.

Dos expertos que suelen ser consultados por la industria y políticos sobre el escenario energético descreen de las cifras que barajan los analistas de Wall Street. “El Gobierno nacional paga US$ 84 el barril de Medanito, un tipo de crudo liviano con características similares al WTI, y oriundo de la cuenca neuquina, mientras que el petróleo WTI se encuentra en US$ 55”, describe Fernando Rodríguez, analista de Mercados para el Departamento de Energía de los Estados Unidos.

Los precios que reciben las petroleras locales por su crudo están desacoplados de los internacionales desde 2007. Cuando el petróleo valía US$ 140, las firmas que operan en el país recibían menos de la mitad. Pero ahora, con el crudo a US$ 55, el Gobierno le asegura a las compañías que les pagará US$ 84. “Con la generosidad de este subsidio que pagan todos los argentinos a la empresa más grande del país (YPF), entre otras, cualquier inversor debería llegar a la conclusión que producir petróleo en la Argentina es un negocio extremadamente atractivo y rentable gracias a la garantía del precio de venta”, sostiene Rodríguez.

“Pero la economía argentina seguirá perdiendo competitividad, mientras paga los precios más altos para los combustibles, plásticos y fertilizantes, todos derivados de los hidrocarburos”, critica.

En el Ministerio de Economía quieren anunciar una rebaja de precios de los combustibles en los próximos días. Para compensar los menores ingresos que tendrían las petroleras, ya que tendrían que bajar los importes en surtidores, el Gobierno realizaría modificaciones en las retenciones a las exportaciones. Mientras que el precio internacional del crudo bajó un 45% en cuatro meses, el beneficio que se le trasladaría a los consumidores en el país sería de entre 5%-7%. La nafta súper está a cerca de US$ 1,50 por litro, uno de los precios más altos de América y la “premium” llega a US$ 1,60.

La capitalización bursátil de YPF en Nueva York llegó a superar los US$ 20.000 millones cuando arregló con Repsol. Con la caída del crudo, la acción bajó un 40% y el valor de mercado según la cotización es cercano a los US$ 12.500 millones.

Clarín