Para leer y pensar sobre los hidrocarburos

“EJES es una iniciativa entre el Taller Ecologista y Observatorio Petrolero Sur (OPSur) cuyo objetivo principal es dar seguimiento y generar herramientas de análisis y de intervención política en torno a la aventura de los hidrocarburos no convencionales, especialmente Vaca Muerta, que es la punta de lanza, la estrella, la de mayor desarrollo productivo y de nivel de intervención territorial”. Así definió Diego Di Risio, integrante de OPSur, al Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental (EJES), en una entrevista de Red Eco Alternativo.

ejes 2

(Red Eco) Argentina – Un boletín mensual ha comenzado a distribuirse y es la herramienta comunicacional de este espacio que articula organizaciones involucradas en el debate energético y socioambiental de la Argentina desde una mirada interdisciplinaria y federal.
Su contenido está dirigido a un primer grupo al que definen como prioritario, constituido por las organizaciones movilizadas que intervienen en los debates o que están directamente afectadas por este tipo de explotación: “organizaciones de bases, cámaras de agricultores, sindicatos estatales,  donde la economía de la región gira alrededor de los hidrocarburos”, detalló Diego Di Risio.

El boletín se nutrirá en una primera instancia con investigaciones propias elaboradas por quienes conforman EJES desde las ramas universitarias de Ciencias Políticas, Comunicación, Economía e Ingeniería. Pero el objetivo es ir sumando a otros grupos y personas a quienes Di Risio definió como “los que están del otro lado del pozo” en esta problemática en la que intervienen múltiples dimensiones.  “No tenemos un grado de respuesta acabada o conclusiva sino que hay suficiente información para decir la poca información que tenemos”, afirmó el integrante de OPSur.

Otro de los objetivos de EJES es mostrar que en el debate energético no solo deberían sentirse involucrados los afectados directos: “todos, en alguna medida, tenemos un grado de imbricación con este debate, desde asociaciones de consumidores hasta todos los que se están movilizando en contra de los tarifazos”, agregó Di Risio.

Además del boletín mensual, donde se da una abordaje general y sistemático de la coyuntura sobre ciertas líneas temáticas que van desde la macroeconomía hasta los afectados en forma local con la explotación de los hidrocarburos, se plantean a futuro realizar informes y actividades públicas “de estudios realizados con mayor profundidad y de temas que no se están debatiendo con la fuerza que nos parece crucial para dar resoluciones más estratégicas como pueblo”, explicó Di Risio.

Hoy el tema de las tarifas ocupa no solo los medios sino la preocupación y cierto grado de organización de los afectados. La explicación de la alianza Cambiemos parte de la definición de una “crisis”. Red Eco consultó a Di Risio quien manifestó que el actual gobierno adopta medidas pensando en los “costos” desde un punto de vista economicista y de las empresas, viéndola en función de tasa de ganancias y de cómo mejorárselas para solucionar la tan mentada crisis.

“Hay que abrir la discusión de los ‘costos’ para ver qué implican para una empresa petrolera. Y que no es únicamente la empresa petrolera la que paga costos. Por eso tratamos el tema de los grupos en la localidad de Allen que se estaba viendo destruida su fuente de trabajo, su medio de vida y cómo esto también provocaba que ciertos costos quedaran ocultos como pueden ser los pozos abandonados”, dijo a Red Eco.
Respecto a la “crisis”, Di Risio afirmó que lo que existe es una búsqueda solamente de las situaciones más críticas: “por eso para nosotros era un punto importante discutir qué tipo de solución se iba a buscar y para quién. Acá hacíamos foco en lo que era la composición y una radiografía del gabinete nacional y las empresas controladas por el estado nacional, como también los subsidios, de los que solo se discute un tipo y no la totalidad, como los que reciben las empresas petroleras que no son informados”.

La crisis no es de las petroleras

En su boletín de julio, EJES da cuenta de cómo la devaluación y el precio interno del barril generan millonarias transferencias en favor de las compañías petroleras que representan entre diciembre 2014 y enero 2016 el equivalente al presupuesto 2015 para todas las Universidades Públicas. Así lo explica:

Entre diciembre de 2014 y enero de 2016 existió en Argentina una trasferencia por diferencial de precios interno e internacional de petróleo de 4.166,34 millones de dólares (40.527,67 millones de pesos). Esto ocurre ya que el precio internacional comenzó a bajar desde el segundo semestre del año 2014, mientras que la comercialización interna se mantuvo a un precio por encima del internacional.

Cabe destacar que el precio del barril interno se fija en dólares. En consecuencia, la sociedad argentina en su conjunto transfirió recursos a la actividad petrolera en dicho período y llegó a pagar en enero de 2016 un barril de petróleo crudo un 89% más caro que internacionalmente. Los 40 mil millones de pesos equivalen al presupuesto 2015 de todas las Universidades Públicas de Argentina, y más de una vez y media al presupuesto de la Asignación Universal por Hijo.

El shock devaluatorio del 17 de diciembre de 2015 significó una transferencia al sector extractivo de petróleo de 5.277 millones de pesos, un monto equivale a la construcción de 34 hospitales como el de Allen Dr. Ernesto Accame. Ese valor surge de comparar las facturaciones de los meses de noviembre y diciembre del 2015 y enero de 2016 de la actividad petrolera con el tipo de cambio anclado a noviembre de 2015, y las facturaciones más la devaluación.

Cabe destacar que el precio internacional del petróleo cayó en esos meses, por lo tanto si no fuera por la política de sostenimiento de precios en el mercado interno hubiera habido una fuerte caída de la facturación de las petroleras. A su vez como el precio interno acompañó (en una proporción menor) la baja de precio internacional, la facturación de las petroleras debió caer en 1.043 millones de pesos. Pero, por el contrario, debido al shock devaluatorio, las petroleras aumentaron su facturación 2.635 millones de pesos entre noviembre de 2015 y enero de 2016.

El gas no se queda atrás

Las empresas petroleras fueron subsidiadas por la extracción de gas durante 2015 por un importe equivalente al presupuesto de Pro.Cre.Ar, más el Programa ARSAT, más Fútbol para Todos. Así lo explica EJES:

Desde la implementación del “tarifazo” el gobierno de la alianza Cambiemos afirma que las empresas petroleras no reciben suficiente incentivo para aumentar la dotación de energía. Sin embargo, desde 2013 la Argentina subsidia la extracción de gas. Solo en 2015 se destinaron más de 15 mil millones de pesos, es decir que el subsidio representó el 51% de la facturación por extracción de gas natural. Si además sumamos los ingresos por gas natural en boca de pozo, la facturación promedio sería de 3,15 dólares por millón de BTU, superior al precio internacional de 2,62 dólares por millón de BTU. Para alcanzar el monto del subsidio a las petroleras en 2015 tendríamos que sumar el presupuesto de Pro.Cre.Ar (10.000 millones de pesos), más el Programa ARSAT (4.000 millones de pesos), más Fútbol para Todos (1.634 millones de pesos).

Red Eco Alternativo