Vanguardia noruega: energías extremas en el Mar Argentino

El Mar Argentino es extenso, abundante, y no sólo hay peces en él: las potenciales reservas de petróleo y gas despertaron el interés del Estado argentino y de las grandes petroleras.

Foto: Clyde Thomas @Unsplash

Por Víctor Quilaqueo / OPSur

Las empresas que avanzan sobre los yacimientos ultraprofundos tienen diversos orígenes. Sin embargo, Equinor (la reconversión verde de la petrolera estatal noruega Statoil) y otras firmas del mismo país ocupan un lugar de vanguardia, no solo acceden a bloques para su exploración y explotación, también prospectan la plataforma continental, el paso previo para nuevas ampliaciones de la frontera de las energías extremas en el mar. La experiencia adquirida en el Mar de Norte la emplean para posicionarse en las aguas australes.

La explotación costa afuera en Argentina no tiene una historia de gran visibilidad. Por eso es que cuando en 2018 y 2019 se licitaron dieciocho bloques offshore a un puñado de grandes petroleras (ver mapa abajo), decidimos mirar con más detalle. Encontramos entonces que se habían dado pasos significativos para incorporar al mercado enormes porciones del mar. En 2016 sucedieron dos situaciones que grafican la velocidad y capacidad de maniobra de la campaña para ampliar la frontera extractiva en busca de yacimientos en aguas ultra profundas. En marzo la ONU ratificó los límites exteriores de la plataforma continental argentina, lo que significó que más de 1,7 millones de kilómetros cuadrados fueran reconocidos bajo la jurisdicción del país por la comunidad internacional. Un acontecimiento geopolítico de relevancia para Equinor, dado que el paso posterior a la validación de la soberanía fue la profundización de su presencia en Argentina.

Otro acontecimiento de relevancia geopolítica tuvo lugar en septiembre del mismo año. La Cancillería argentina arribó una serie de compromisos con representantes del gobierno de Gran Bretaña que fueron plasmados en el Acuerdo Foradori-Duncan. Entre los diversos asuntos, un punto fue clave: “Adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”. Era evidente que las intenciones sobre el Atlántico Sur y la plataforma continental argentina estaban tomando un impulso diferente.

El gobierno argentino autorizó en 2017 a la compañía noruega Spectrum ASA a cartografiar con sísmica 2D, en sucesivas campañas, tanto la zona norte de la plataforma continental como las cuencas Austral y Malvinas. En octubre del año siguiente dio otro paso en el mismo sentido, lanzó el Concurso Público Internacional Costa Afuera N°1, la política energética era alineada para la llegada de actores globales. Los resultados se publicaron en mayo de 2019, la ronda de licitación del Mar Argentino culminó con la concesión de 18 bloques, que se distribuyeron entre Equinor, YPF, Shell, Tullow Oil, Total, Wintershall, BP, Qatar Petroleum, Exxon Mobil, Pluspetrol, Tecpetrol y Eni. La compañía noruega concentró la mayor cantidad de concesiones, siete bloques, cuatro de manera exclusiva y en tres con participación compartida, dos con YPF, y  uno con Total e YPF. También ese año otra empresa noruega, TGS AP Investments, fue habilitada para realizar exploración superficial y sísmica 3D en la sección norte y en la cuenca Austral

Fuente: Ministerio de Hacienda Secretaría de Gobierno de Energía Resolución 276/2019 y Anexo, 16 de mayo de 2019 

Pocos días después de publicados los resultados de la licitación la cuestión Malvinas llegó directo a tribunales y medios de comunicación, lo que puso de manifiesto que el acuerdo firmado entre los representantes de los gobiernos argentino y británico sólo allanó el camino a las empresas. El intendente de Río Grande, en Tierra del Fuego, Gustavo Melella, interpuso una medida cautelar para declarar nulas e inconstitucionales la adjudicación de los bloques MLO-114, MLO-119 y MLO-122 a la compañía británica Tullow Oil, y los bloques MLO-121 y MLO-123 a Equinor. Aún cuando la acción fue desestimada por la Justicia, puso de relieve la memoria del conflicto bélico y el reclamo de soberanía argentino sobre las islas del Atlántico Sur y la plataforma continental. El intendente fueguino subrayaba que las compañías en sus operaciones iban a recabar información estratégica sobre la plataforma continental. En el caso de la impugnación de Tullow Oil era por su origen británico, mientras que respecto a Equinor, el motivo era que Anne Drinkwater, integrante de la junta directiva de la empresa, asesora al gobierno kelper en temas petroleros.

Fuente: Río Negro

A los siete bloques que accedió Equinor a través del Concurso Público Internacional Costa Afuera N°1, se suma el bloque CAN-100, al que accedió a través de una alianza con YPF, con una participación del 50%. De esta manera la empresa noruega está presente en la Cuenca Argentina Norte con cuatro bloques, dos en la Cuenca Austral y otros dos en Malvinas Oeste. 

Fuente: Equinor, 

Fuente: Equinor

Frontera Sur

Según el informe Compañías europeas a la conquista de Vaca Muerta, el arribo de Equinor al país se da en el marco de su expansión hacia Latinoamérica, iniciado a principios de milenio y orientado a bloques costa afuera y campañas exploratorias. La extracción de gas y petróleo a la que se dedica la compañía es una profundización de las políticas de promoción de energías extremas en un esquema de expansión de la frontera extractiva hacia territorios distantes o nuevos y con paquetes tecnológicos con una curva de aprendizaje reciente. 

Además de su presencia en el Plataforma Continental Argentina, Equinor es protagonista de la ampliación de la frontera offshore en Nicaragua, México y Brasil. En el caso de Brasil, Equinor confirma su vocación petrolera y su opción por las energías extremas, más allá de sus discursos de adecuación a la crisis climática. En ese país está presente en las cuencas de Campos, Santos y Espiritu Santo, lo que posiciona a la compañía como un importante actor en el megayacimiento de aguas profundas del presal. Según la empresa éste uno de sus proyectos más importantes de su portfolio internacional, de hecho el yacimiento Peregrino, ubicado a 85 km de la costa de Río de Janeiro, es el principal fuera de Noruega, de allí extrae entre 70 y 80 mil barriles diarios de crudo. 

Los efectos de esta expansión hacia el mar se han hecho sentir con fuerza en las playas, bahías, puertos y ciudades brasileñas. La violencia con que el sector energético que representan Equinor y Petrobras -entre otros- afecta cotidianamente a las miles de familias pescadoras que han quedado sin acceso a sus recursos o ven interrumpidas sus actividades por el tráfico marino de gran calado, las prospecciones sísmicas y la contaminación, entre otros efectos adversos. Según un el informe Extremas. Nuevas fronteras del extractivismo energético en Latinoamérica, realizado por Oilwatch Latinoamérica, en todas las etapas del desarrollo y explotación del presal “hay una permanente y sistemática violación de derechos humanos económicos, sociales y ambientales de pueblos tradicionales de pescadores, quilombolas, pueblos indígenas, campesinos y otros grupos sociales del campo y de los distritos urbanos industriales que viven en la región de los emprendimientos”.

Subsuelo y tierra firme

Equinor no solo participa en proyectos de energías extremas en el mar, sino también tierra adentro, en nuestro está presente en el megaproyecto Vaca Muerta, en las áreas Águila Mora Noreste, Bajo del Toro Este, Bajo del Toro y Bandurria Sur. Las primeras tres están en fase de exploración. No obstante, cabe destacar que se superponen parcialmente con la zona de afectación del Área Natural Protegida Auca Mahuida. En esta área de conservación, fuertemente impactada por la extracción de hidrocarburos, las petroleras Shell y Total han impulsado proyectos de fracking.

En el caso de Bandurria Sur, el área cobró gran notoriedad por un importante derrame ocurrido en 2018, cuando un pozo quedó fuera de control; un hecho previo a la asociación de Equinor y Shell con YPF, la operadora. Sí cabe destacar que en los primeros días de junio se reportaron 16 movimientos en la región, un verdadero enjambre, y el bloque en cuestión fue afectado por estos movimientos. A partir de 2015 en los alrededores de Añelo, la zona más caliente de explotación de la formación de lutitas Vaca Muerta, se registraron más de 150 sismos, 135 ocurrieron en los primeros diez meses de 2019.

Más allá de cada proyecto particular, la aplicación del fracking es cuestionada, entre otros aspectos, por la alta demanda de agua dulce, el cambio de uso de suelos aptos para la producción de alimentos, el avance sobre territorios comunitarios indígenas, la sostenibilidad económica de la actividad y la generación de grandes volúmenes de residuos tóxicos con el consecuente problema de su tratamiento y disposición final. En ese sentido cabe destacar que en 2018 el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas dejó en claro que, de avanzar en Vaca Muerta, “consumiría un porcentaje significativo del presupuesto mundial de carbono para alcanzar el objetivo de un calentamiento (no mayor) de 1,5 grados Celsius, estipulado en el Acuerdo de París”, por lo que consideró que Vaca Muerta es una bomba de carbono.

Es cierto que Equinor en Argentina también apuesta al desarrollo de fuentes renovables. En la provincia de San Juan, en alianza con la empresa noruega especializada en energía solar Scatec Solar, adquirió el parque solar Guañizuil 2A. Además había avanzado en el compromiso de asociarse a YPF Luz para desarrollar el parque Cañadón de León, en Santa Cruz, pero a fines de mayo trascendió que la empresa renunció a ese proyecto en el marco de una reestructuración de su plan de inversiones. En términos generales, Equinor en Argentina, más que una empresa de energía, se comporta como una petrolera que apuesta por la ampliación de la frontera extractiva hacia las energías extremas. La baja del precio del crudo y la reducción del consumo de hidrocarburos por la pandemia de COVID pusieron en crisis al sector hidrocarburífero, el tiempo dirá cómo resuelve su situación Equinor, en Argentina dio un señal, aunque quizá está a tiempo para cambiar de rumbo.

Fuente: Equinor.

Artículos relacionados