Dos argentinas, entre las petroleras acusadas de poner en riesgo a indígenas de Perú

Pluspetrol y Tecpetrol participan de un consorcio para extraer gas en una reserva de la Amazonia donde viven pueblos aislados. Un comité de la ONU pidió que no se expandan las actividades.

Según la ONG Survival, la mitad del pueblo nahua fue exterminado después de abrir su territorio a la exploración petrolera (Johan Wildhagen, Survival)

Unas veinte personas se manifestaron hoy en Londres para entregar una carta a Ollanta Humala firmada por 121.455 personas. En ella, le pedían al presidente de Perú que impida la expansión de la explotación de gas Camisea, en la Amazonia peruana. Según la ONG Survival International, que organizó la protesta, el proyecto pone en peligro a las tribus indígenas aisladas de la zona.

Camisea es el mayor yacimiento gasístico de Perú y está en manos de un consorcio integrado por las argentinas Tecpetrol (Techint) y Pluspetrol. La española Repsol, la estadounidense Hunt Oil, la surcoreana SK y la argelina Sonatrach también participan del proyecto.

En marzo, un comité de la ONU ya había solicitado al gobierno peruano la suspensión inmediata de los planes de expansión de un proyecto que “amenaza la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas que allí habitan”.

Según Survival International, el proyecto se desarrolla en el corazón de la Reserva Nahua-Nanti, creada para proteger la tierra y la vida de los indígenas no contactados. “Ahora las empresas tienen previsto llevar a cabo pruebas sísmicas en la selva, para las que detonarán miles de explosivos, y perforarán más de una veintena de pozos de exploración.”

De acuerdo con la misma ONG, el gobierno está violando un decreto aprobado en 2003, que prohibía ampliaciones del proyecto: “El Ministerio de Energía y Minas de Perú aprobó parte de la expansión de Camisea en abril de 2012. Actualmente el Ministerio tiene previsto aprobar inminentemente la siguiente fase de la expansión”.

“Estos indígenas son la población más vulnerable del planeta actualmente, no están inmunizados a las enfermedades más comunes, o sea que cualquier contacto con ellos puede ser fatal”, dijo a la agencia de noticias AFP Rebecca Spooner, de Survival International. Según ella, en los años 80, cuando tuvo lugar la fase exploratoria inicial, murió “la mitad de la tribu Nahua”: “Además del contacto, también están las perturbaciones para la fauna de la que dependen las tribus, así como la polución del agua y del aire”.

El 16 de enero, el gobierno de Perú ratificó una multa de 29 millones de soles (11,37 millones de dólares) a Pluspetrol por incumplir las obligaciones ambientales en la reserva amazónica de Pacaya Samiria. La multa se aplicó por no cumplir con actividades de recuperación ambiental en el Lote 8, ubicado en el distrito de Parinari, en la provincia y departamento de Loreto, una zona comprendida en la Reserva Nacional Pacaya Samiria.

Descargar la carta del comité de la ONU al gobierno de Perú (pdf)

iEco