Duro cruce entre YPF y Repsol por Vaca Muerta

La petrolera nacional desestimó los datos y le recordó a los españoles la sobreexplotación que hizo de los yacimientos.

La guerra entre YPF y Repsol no da tregua y se libra en varios planos: el judicial, el político y el de los negocios. Ahora se sumó una batalla en torno al rendimiento de los pozos en Vaca Muerta.
La empresa nacional inició una contraofensiva para rebatir uno de los boletines confidenciales que Repsol emite desde septiembre de 2012 y que están destinados a horadar la gestión de Miguel Galuccio ante banqueros, fondos de inversión, periodistas y analistas.

YPF devolvió las atenciones con la misma moneda. Difundió un newsletter, al que accedió La Mañana de Neuquén, mediante el cual responde a la publicación de julio de este año en la que Repsol compara la performance de los pozos puestos en producción por la petrolera nacional en Vaca Muerta a partir de la expropiación con los que realizó la empresa española y que sirvieron para incorporar reservas en los libros de la compañía.
El boletín de julio difundido por Repsol, denominado “YPF en Vaca Muerta, o la destrucción del valor de un campo petrolero supergigante”, señala que los pozos verticales perforados por la nueva gestión tienen menos rendimiento que los que se hicieron antes.

Se indica que “de los pozos horizontales, sólo la puesta en producción por el Grupo Repsol YPF antes de la confiscación cumple con las expectativas de productividad” y que los realizados bajo la dirección de Galuccio incluso son menos productivos que los verticales.
En general, los pozos perforados de forma horizontal en formaciones shale son más productivos porque abarcan una mayor superficie productiva y se le realizan más fracturas para liberar los hidrocarburos. Eso hace que sean mucho más caros que los verticales.

“Ahuyentan socios”

Repsol aseguró que “como consecuencia de esta situación, YPF ha reducido sus reservas probadas en esta área en un 75%”. Además señaló que la empresa es incapaz de atraer socios y de administrar el proyecto de Loma La Lata.
Indicó que los pozos verticales de la gestión estatal producen la mitad que los suyos y destacó que los pozos horizontales dan “resultados desastrosos”.
“La confiscación de YPF a Repsol, realizada menos de medio año después del descubrimiento de Vaca Muerta, ha puesto de manifiesto la incapacidad de la empresa estatal de gestionar un proyecto que estaba destinado a redefinir el mapa energético del país y que hoy parece el mundo como un gran engaño”, indica el boletín de Repsol al que tuvo acceso este diario.
Y agrega que la inseguridad jurídica ahuyenta a los potenciales socios internacionales que cuando YPF pertenecía al Grupo Repsol, “habían expresado interés en participar en el proyecto, y ha obligado al gobierno argentino a someterse a las exigencias de la empresa norteamericana Chevron”.

“Falsificación de información”
La gestión de Galuccio recogió el guante y emitió un duro boletín donde rechaza “la falsificación de información en la que incurre Repsol”.
Entre otras cuestiones, les recordó durante el período 1999-2011 de gestión de Repsol, las reservas probadas de líquidos cayeron 49%, y las de gas 74%, lo cual “muestra  la sobreexplotación sin inversión de los campos descubiertos en el pasado”.
Y aseguró que los pozos verticales que puso en producción en 2013, al octavo mes ya habían acumulado 3.300 barriles más que los que puso en producción Repsol en 2011 y que se proyecta que la brecha se amplíe a 5.000 barriles a fin de año.
Agregó que no sólo se mejoró la curva de aprendizaje sino que también este año incrementó su actividad en Vaca Muerta, ya que en tan solo 8 meses puso en producción 36 pozos, contra los 10 del año anterior.
Con respecto a los pozos horizontales, la empresa nacional recuerda que tres de ellos fueron perforados completamente por Repsol, dos fueron incluso fracturados hidráulicamente por esa compañía y uno fue puesto en producción unos días antes de la intervención a YPF. “Por lo tanto, Repsol omite decir que varios de los pozos horizontales a los que llama de baja calidad, fueron de su entera autoría”, aseguró.

La Mañana de Neuquén