Brasil: VI Congreso de la Asibama pide una moratoria por fracking

Resolución del VI Congreso Nacional

Considerando que:

1) Los problemas y las demandas de la mayoría de la población brasilera no se deben al bajo desarrollo o “atraso” del país, pero exactamente a una cierta concepción de desarrollo económico, en la que campesinos, pescadores artesanales, indígenas, cimarrones y trabajadores urbanos se ven ante la violencia del mercado y la lógica del capital, que todo transforma en mercadería para mantener la siempre creciente acumulación privada.

2) Las subastas de petróleo y la concesión de las demás riquezas minerales presentes en el territorio nacional son un ejemplo de ese “desarrollismo” que sirve a los intereses de la acumulación privada de capital y no a la mayoría de la población.

3) La Agencia Nacional de Petróleo (ANP) anunció que se explotará gas no-convencional en bloques de la 12ª Subasta de Petróleo y Gas, prevista para Noviembre de 2013, a sabiendas de que este tipo de gas ya fue definido por la propia ANP como “gas de difícil acceso, y consecuentemente, poco atractivo económicamente” (Nota Técnica Nº 09/2010-SCM).

4) La 12º Subasta de Petróleo y Gas abarcará cuencas como las de Acre/Madre de Dios, en los Valles de Juruá y Javari, una de las regiones de mayor socio-biodiversidad de Brasil, con incontables registros de ocurrencia de poblaciones indígenas “aisladas”.

5) El método que se utilizará para explotar las reservas de gas noconvencional (como el “gas de esquisto”) es la fracturación hidráulica – fracking, que ya ha sido la causa de graves impactos socioambientales en las regiones donde actualmente se emplea, sobre todo por la contaminación de las aguas subterráneas, el compromiso de las reservas de agua potable e, incluso, por provocar temblores de tierra. Estos impactos han sido denunciados por varias organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo y algunos países, municipios y departamentos en Europa, América del Norte y América del Sur ya decretaron la moratoria del fracking. En Brasil, los impactos de esta actividad fueron reconocidos también por el Grupo de Trabajo Interinstitucional de Actividades de Explotación y Producción de Petróleo y Gas – GTPEG, del Ministerio del Medio Ambiente (MMA), que analizó previamente los bloques que se incluirán en la subasta.

Los empleados públicos federales del área ambiental reunidos en su VI Congreso Nacional deciden:

1) Apoyar la campaña “O Petróleo Tem Que Ser Nosso” (El Petróleo Tiene Que Ser Nuestro) y defienden el fin de las subastas de petróleo y que se restablezca el monopolio del estado, además de la completa reestatización de Petrobras y el efectivo control social de los recursos derivados de la explotación. Sin embargo, no dejan de destacar que: no alcanza que el petróleo sea nuestro; es necesario repensar el modelo energético, además del propio modelo de sociedad en que vivimos, pautado más en el “tener” que en el “ser”.

2) Asumir posición en contra de la explotación de gas noconvencional, por los graves impactos socio-ambientales que puede provocar a cambio de bajo retorno económico, aunque no se tomen en cuenta los daños a la vida. Mientras haya reserva de gas convencional no hay cualquier justificativa para explotar el gas no-convencional. ¡Moratoria del fracking ya!

Acadebio, 18 de octubre 2013.

[Descargar resolución en portugués]

Asibama